«Ha sido un placer jugar en el Granca»

12/06/2019

El Herbalife Gran Canaria prescindió ayer de los servicios de su director de juego durante las últimas seis temporadas, Albert Oliver. El jugador catalán, de 41 años, proseguirá su carrera profesional lejos de la isla, pero antes se despidió de la entidad claretiana y de sus aficionados. «Vine por competir y no me imaginé nunca lo que hemos llegado a conseguir», dijo

No os podéis imaginar el placer que ha sido para mi familia y para mí estar en Gran Canaria. Nunca pensé estar aquí tantos años y estar tan bien. Primero era por dos años y hemos estado seis. Agradezco a toda la gente de la isla cómo nos han recibido a mi mujer, a mis hijos y a mí, tanto en el baloncesto como fuera de él», aseguró ayer emocionado el director de juego del Herbalife Gran Canaria, Albert Oliver, en su despedida como jugador de la entidad claretiana después de seis temporadas.

El club amarillo prescindió ayer del base catalán, de 41 años, para su próximo proyecto en la Liga Endesa. El ciclo de Oliver en la isla finaliza, pero su retirada queda aún muy lejos. «Ha sido un gran placer jugar para este club y esta isla. En ningún momento pensé que jugaríamos finales, ganaríamos un título, llegaríamos a jugar la Euroliga y jugaría con la selección», Apuntó.

«Valoraremos con la familia lo que salga y después decidiremos. Tengo claro que quiero seguir jugando, quiero seguir dando guerra lo que pueda y más y, como dijo mi hijo, cuando venga aquí meteré 40. Seguiré dando guerra y no os podéis imaginar lo que he disfrutado jugando tanto en el CID como en el Gran Canaria Arena», añadió sonriente el jugador.

Oliver, muy emocionado desde que pisó la sala de prensa del recinto de Siete Palmas, se mostró «molesto» por no continuar defendiendo la camiseta del Granca, pero aseguró que entendía la decisión tomada por la dirección deportiva liderada por Berdi Pérez.

«Hablé con Berdi, pero tampoco hacen falta muchas explicaciones porque esto es deporte. El club hace lo que cree mejor para ellos y si piensan que otro aportará más es así, no hay más. Tampoco hacía falta que me dieran una explicación y Berdi me la dio, y se lo agradezco», argumentó, al tiempo que ahondó en que «ahora piensan que hay otra opción mejor para ellos, pero me quedo con el trato de todo el mundo en estos seis años».

«Te molesta que no te quieran, pero no estoy enfadado porque es una cosa más del deporte. Le decía a mis hijos que me quedo con el trato que han tenido conmigo durante esos seis años», valoró.

Oliver, quien disputó 334 partidos de amarillo, explicó que lo más complicado tras conocer la noticia fue «decírselo a mi mujer que la llamé cuando salí, fue duro, y después a mis hijos porque se enfadaron y es normal. Ya lo entenderán».

De su etapa en el Gran Canaria, el director de juego de Terrassa, que no cree que «sea uno de los jugadores para retirar la camiseta», se queda «con el título de la Supercopa, jugar la Euroliga, llegar a las finales de la Eurocup, de la Copa del Rey y de la Supercopa, pero más con cosas de equipo y de vestuarios, con el cariño de la gente, el respeto del club y de mis compañeros».

Volver a competir

Oliver estaba en el Divina Seguros Joventut cuando recibió la llamada de Berdi Pérez y Pedro Martínez hace seis campañas para que se uniera al Herbalife y, como afirmó, «ni en mis mejores sueños esperaba lo que pasó».

«Estaba muy adaptado en Badalona y viviendo en casa, pero la Penya no me ofrecía lo que el Gran Canaria, que era estar casi siempre en la Copa del Rey y en el Playoff. Quería competir, lo hago cada día en cada entrenamiento. Competía con Paulí hasta por ver quién llegaba primero a la guagua», señaló acompañado de sus compañeros Eulis Báez, Xavi Rabaseda, miembros del cuerpo técnico y médico y de su mujer Cristina Gracia.

«Vine por competir y no me imaginé nunca lo que hemos llegado a conseguir. Si cuando fiché me dicen que iba a pasar todo esto, le habría dicho que estaba loco, que dejará de fumar lo que estaba fumando», dijo.