Baloncesto: Liga Endesa

Guiño al pasado y pulso al futuro

15/03/2019

Fue tan plácido el debut de Pedro Martínez en su regreso a Gran Canaria, que para ponérselo un poco más difícil solo dos días después le toca recibir al Unicaja de Luis Casimiro, el técnico que llevó al club a jugar la Euroliga, esa que ahora parece una pesadilla pero que se recordará para toda la vida como el logro extraordinario que es.

Fue tan plácido el debut de Pedro Martínez en su regreso a Gran Canaria, que para ponérselo un poco más difícil solo dos días después le toca recibir al Unicaja de Luis Casimiro, el técnico que llevó al club a jugar la Euroliga, esa que ahora parece una pesadilla pero que se recordará para toda la vida como el logro extraordinario que es. El guiño al pasado y el agradecimiento a la persona y el trabajo de Casimiro es tan justo como irremediable. El profesional de Ciudad Real ganó la Supercopa nada más aterrizar en la isla y en su despedida dejó al club en lo más alto de Europa... Casi nada para no contar con el agrado de muchos.

Aplauso merecido para su figura en la presentación, a partir de ahí toca mirar el futuro, ese que se ha complicado el Granca en una Liga Endesa más loca e igualada que nunca. Casimiro ya es historia y este sábado (19,30 horas, Movistar Deportes, dial 53) regresa con la intención de llevarse la victoria para Málaga, donde las aguas andan muy revueltas tras su eliminación en la Eurocopa. Tras el suspenso copero (cayó en cuartos ante el Iberostar) y europeo, al Unicaja solo le salva la temporada meterse, como mínimo, en la semifinal de ACB, un objetivo posible si tenemos en cuenta tanto su notable plantilla como su actual clasificación (quinto).

Pero la exigencia en Málaga es mucha, y Casimiro ha ido perdiendo confianza con el paso de las jornadas. En Gran Canaria se presenta con el palo europeo aún muy reciente. El esfuerzo en Alemania y la merma anímica pueden pasarle factura ante un Gran Canaria con la inercia totalmente opuesta tras su victoria ante el Darussafaka y el chute de energía que le ha inyectado en solo unos días Pedro Martínez.

Pero no tendrá el Herbalife un duelo tan fácil ante el Unicaja como lo tuvo con lo turnos. De eso nadie tiene duda. Sobre todo el propio Martínez: «Jugaremos contra rivales mejores, sin ir más lejos el sábado. Seguramente nos anotarán más», advirtió tras el paseo con los otomanos.

Aunque sin Jaime Fernández ni Alberto Díaz, bajas por lesión, posee la escuadra malagueña un grupo muy físico y con calidad de sobra en todas las posiciones: Roberst, Salin, Shermadini, Lessort, Wiltjer, Suárez... Una plantilla compensada se mire por dónde se mire.

Ante todo eso, y mucho más, no le queda otra al Granca que doblar esfuerzos teniendo en cuenta los problemas físicos que arrastra Xavi Rabaseda, el alero que no participó el jueves precisamente para forzar hoy ante los malagueños si hiciera falta.

Los que no estarán seguro serán Eulis Báez, Pasecniks y Fischer, los dos últimos suplidos para este tramo final por un cada vez más integrado Jacob Wiley y un Cory Jefferson al que se le presume calidad aunque aún falte por enseñarla.

El plácido duelo ante el Darussafaka, además de romper la racha negativa de resultados, permitió a Pedro Martínez dosificar su rotación, con reparto de minutos para todos, incluido para el vinculado Olek Balcerowski, el joven pívot polaco que no desentonó para nada y que, según propias palabras del preparador catalán, podría ser a partir de ahora un habitual en los partidos oficiales.

Sean los que sean los que se vistan este sábado, lo que está claro es que tendrán que vaciarse al máximo para luchar ante el Unicaja. Partiendo siempre desde una defensa al límite, condición fundamental para jugar en cualquier equipo bajo la dirección técnica de Pedro Martínez.