El pívot ucraniano Artem Pustovyi lanza a canasta en el encuentro entre el Joventut y el Gran Canaria el pasado jueves. / acb photo / d. grau

El Gran Canaria, obligado a repetir otra gran vuelta para ir al Playoff

El combinado claretiano, décimo a un triunfo de la octava plaza, afronta 12 finales para cumplir el objetivo. El pasado curso se impuso en 11 de sus últimos 15 partidos de la fase regular de la ACB

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

El Olímpico de Badalona frenó la racha de cuatro victorias consecutivas del Gran Canaria en la Liga Endesa. Una dinámica que catapulta al equipo claretiano a la carrera por asaltar las posiciones que dan derecho a disputar las eliminatorias por el entorchado de la competición doméstica.

Y es que tras imponerse al Monbus Obradoiro, Urbas Fuenlabrada, Casademont Zaragoza y Unicaja, el Joventut Badalona despertó al Granca en plena remontada para evidenciar que no será fácil el objetivo ineludible de estar en el Playoff de la ACB.

A falta de diez fechas para la conclusión de la presente fase regular, aunque el plantel amarillo tendrá que disputar también los compromisos aplazados frente al Hereda San Pablo Burgos y el MoraBanc Andorra, la recta final se presenta eléctrica, empezando por la visita al Barça este domingo, a partir de las 17.30 horas, y una cita de vértigo frente al Lenovo Tenerife en el Gran Canaria Arena el próximo sábado, a partir de las 19.45 horas.

A partir de ahí, el Burgos, el Bitci Baskonia, el UCAM Murcia, el Monbus Obradoiro y el Coosur Betis lejos de la isla y el Andorra, el Surne Bilbao Basket, el Río Breogán, el Valencia Basket y el Real Madrid en el recinto de Siete Palmas serán los rivales a sortear.

Se da la circunstancia de que el Gran Canaria está obligado a repetir una segunda vuelta como la que realizó el pasado ejercicio, donde firmó un ciclo ganador de 11 triunfos en los últimos 15 envites de la fase regular, pasando de coquetear con la zona movediza de la tabla a competir con los ocho mejores.

La escuadra insular pasó del 7-14 al 11-4 para poner la directa al Playoff. Fue una demostración de conjura y de poderío para concluir la segunda vuelta en la octava posición con un balance de 18 triunfos y 18 derrotas. O lo que es lo mismo, 11 victorias y siete tropiezos. Ahora toca firmar unos números similares.