Los jugadores del Granca celebran la victoria en el primer compromiso de la pretemporada. / CB CANARIAS

El Gran Canaria busca cimentar las bases en un curso ilusionante

El combinado claretiano, con seis incorporaciones, pisa el acelerador en su puesta a punto de cara a una semana con dos duelos amistosos más.

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

El reto de mirar alto. Chris Kramer, Dylan Ennis, Miquel Salvó, Nicolás Brussino, Ilimane Diop y Artem Pustovyi aterrizan en el Club Baloncesto Gran Canaria para multiplicar la competitividad de un proyecto de Porfi Fisac que alcanzó las semifinales de la Eurocopa y el Playoff por el entorchado de la ACB el pasado curso.

El club claretiano busca cimentar las bases lo antes posible para arrancar la competición sin sobresaltos y en eso insiste sin paliativos el preparador segoviano. Tras imponerse al Lenovo Tenerife por 68-70 en el primer choque de la pretemporada el pasado viernes, esta semana toca afrontar otras dos pruebas: la primera será ante el mismo rival mañana, a partir de las 12.45 horas en el Gran Canaria Arena, mientras que la siguiente será ante el Hereda San Pablo Burgos el viernes, a partir de las 19.15 horas, en el Polideportivo Magariños de Madrid.

En una entrevista a este periódico el pasado 21 de agosto, el máximo responsable de la parcela deportiva del Club Baloncesto Gran canaria, Willy Villar, destacó que «la idea del proyecto era un cambio de tendencia y ya espero que se empiece a visualizar. Ya con el Playoff y las semifinales de la EuroCup fue el principio de algo diferente y de volver a ilusionar. En esa idea hemos incorporado a muchos, incluso a AJ Slaughter y a John Shurna, quienes también están por dos años. Ojalá seamos capaces de que la gente se enamore de este equipo y, lo que no suele pasar nunca, que si eso sucede que encima lo puedan disfrutar más de un año, eso es un proyecto y que sea con el mismo entrenador».

«Eso hace tiempo que no pasaba, que podamos tener muchos jugadores reconocibles en la plantilla, que nos sepamos los nombres y con un mismo entrenador. Eso es crear un proyecto y ojalá nos respalden los resultados porque le dará sentido a todo, la gente disfrutará y se terminará enganchando mucha gente para llenar el Gran Canaria Arena. Hemos empezado poco a poco, poniendo la primera piedra y espero que no se caiga este edificio. Todo lo contrario, que vayamos poniendo las puertas, las ventanas y veamos algo guapo las dos próximas temporadas», agregó.