El base catalán del Granca, Ferran Bassas, deja la bandeja en el último duelo liguero. / acb Photo / M. Henríquez

A por un golpe de autoridad en un Miribilla en ebullición

El Granca persigue este sábado (17:00 horas, Movistar Deportes -dial 59-) su cuarta victoria seguida en el torneo doméstico para multiplicar sus opciones de estar en la Copa del Rey

Óliver Suárez Armas
ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Un pulso entre dos equipos en racha. El Club Baloncesto Gran Canaria, cuarto clasificado en la Liga Endesa con un balance de siete triunfos - acumula tres de forma consecutiva- y dos derrotas, se enfrenta este sábado (17.00 horas, Movistar Deportes -dial 59-) al Surne Bilbao Basket, octavo con un balance de cinco victorias -dos seguidas- y cuatro tropiezos-, en el exigente Bilbao Arena, en un duelo trascendental en plena carrera por estar en la próxima edición de la Copa del Rey.

El combinado claretiano, que cayó en la pista del Dolomiti Energia Trento italiano el pasado miércoles, afronta una cita de altos vuelos en un fortín de Miribilla que espera la presencia de 9.000 aficionados y que, de ganar, multiplicaría las posibilidades amarillas de estar en febrero de 2023 en el Olímpico de Badalona.

El máximo responsable técnico del Granca, Jaka Lakovic, apuntó este viernes que «tenemos que ser conscientes de que Bilbao es un buen equipo, equilibrado y que juega muy estructurado. Saben a qué quieren jugar y cómo jugar, y están bien entrenados. Además aquí en Bilbao, junto a su afición, estarán muy duros».

«Será un partido muy complicado y, por eso, tenemos que estar con la mentalidad perfecta, e intentar jugar nuestro mejor partido para competir y llegar al final con opciones de ganar», agregó el preparador esloveno.

Asimismo, manifestó sobre Oliver Stevic, quien disputó sus primeros minutos este curso en Italia, que « está recuperado, pero después de ocho semanas fuera está cogiendo el ritmo de juego y de equipo. Esto no vendrá de hoy para mañana. Hay que ir paso a paso. Siempre es buena noticia cuando el equipo está sano y preparado para jugar».

Por su parte, la escuadra bilbaína de Jaume Ponsarnau y de los examarillos Xavi Rabaseda y Nikola Radicevic asaltó la zona de privilegio tras tumbar al Carplus Fuenlabrada y al Casademont Zaragoza, iniciando ahora la defensa de una plaza que da derecho a estar en el torneo copero.

Precisamente, el preparador catalán destacó que su rival «está muy bien hecho. Muy ajustado, sólido, equilibrado y sin fisuras. Es un equipazo y tenemos que dar nuestra mejor versión».