Examen para nota en el Palau

20/10/2019

Los amarillos visitan este domingo al Barça más galáctico de los últimos años, donde está brillando un Mirotic sublime en su regreso a la ACB. Katsikaris, entrenador jefe de los isleños, no contará con Beirán ni con Rabaseda, y se lleva en su rotación al joven Jovan.

Primer grande de la temporada. El Herbalife Gran Canaria visita este domingo (19.00 hora canaria, Movistar Deportes) al Barça más galáctico de las últimas temporadas. Una examen para nota en el Palau, allí donde de momento nadie –ni en la ACB ni en la Euroliga– ha logrado salir con una sonrisa. Pero no tiene nada que perder el cuadro amarillo en una ciudad convulsa, pero que no impedirá, al menos eso parece, que los isleños jueguen en una Ciudad Condal revuelta en sus calles. Allí se planta un Granca venido a más en las últimas fechas, metido en puestos de Copa del Rey y, sobre todo, muy consciente de que para tumbar al excelente grupo de Svetislav Pesic no le basta con hacer un partido cualquiera.

Describir al Barça de este curso es fácil. Más de lo habitual. El calificativo que mejor le va es el de equipazo. Uno hecho, una vez más, a base de talonario. Empezando por Nikola Mirotic, al que han sacado desde la mismísima NBA para mirar cotas, si caben, más altas todavía. El ala-pívot montenegrino, de momento, ha regresado a la ACB a ritmo de récord. Sus números asustan al mirarlos, pero no menos que el resto de la plantilla. Porque no es solo Mirotic lo que brilla en una rotación catalana que se mire por donde se mire le sobra calidad por todos lados; Davis, Hanga, Abrines, Higgins, Delaney, Kuric –examarillo-, Clavel, Tomic... Demasiada dinamita para un solo equipo, para un Barça, sin embargo, aún en proceso de cohesión –al igual que el Herbalife– pero con mucho más talento para resolver cualquier partido a base de tener, simplemente, un día bueno de un par de sus figuras.

Contra todo eso le toca lidiar al Granca. Sin miedo y, sobre todo, sin nada que perder. Se presenta, eso sí, sin sus dos campeones del mundo. La baja de Xavi Rabaseda ya estaba cantada desde la semana pasada, y esta se suma la de Javier Beirán, con un esguince reciente en su tobillo izquierdo. Para suplir los contratiempos, Fotis Katsikaris vuelve a reclutar a Nikola Radicevic, el base serbio que poco a poco se está haciendo un hueco en la rotación del preparador griego. También se lleva a Fabio Santana, que no está teniendo minutos para demostrar su categoría, que la tiene. Y mete por primera vez en su rotación al joven Jovan Kljajic, el escolta montenegrino que se ha ganado ese privilegio desde la pretemporada, donde demostró su gran calidad y, sobre todo, que está preparado para dar el salto cada vez que se le requiera. El resto de la plantilla –donde una vez más no estará Luke Nelson– estará disponible esta noche para intentar dar la campanada. Porque no le vale otra que hacer un partidazo al Herbalife para poder tener opciones a la victoria. El mismo que solo hace dos días pasaba por encima del Alba Berlín de Aíto García Reneses, al que le enchufó nada menos que 103 puntos (recibió 84), con protagonismo para Tomic (15 tantos y 6 rebotes), Mirotic (18 y 3) y, sobre todo, Higgins, que anotó 22 puntos.

«Hay que cuidar dos aspectos, sobre todo: el balón en ataque, no volvernos locos, y ser agresivos, verticales...», receta Katsikaris para poder tener alguna opción en el Palau.

Seguro que son muchas más cosas, pero no hay que ser adivino para saber que de la guarida blaugrana solo se sale con una sonrisa haciendo un partido muy completo. Y que ellos no tengan su día... El reto es mayúsculo, pero no imposible. Ya ha ganado el Gran Canaria cinco veces allí. La última vez, eso sí, en la temporada 2012-13 por tres puntos (70-73). Ya va tocando ganar de nuevo.