En busca de la identidad añorada

02/11/2019

Tras dos derrotas consecutivas, el Herbalife Gran Canaria busca este domingo en Valencia una victoria de prestigio que le valga para no perder la estela de los puestos de Copa. La suma coral, fundamental para lograr ganar en La Fonteta.

óscar hernández romano las palmas de gran canaria

Sigue buscando el Herbalife Gran Canaria este curso su identidad más añorada. Seis jornadas no les han valido para enseñar sus mejores garras y, lejos de rendir en grupo, al menos las individualidades –que las tiene y muchas– le valen, de momento, para estar cerca de los puestos de Copa –a un solo triunfo–, pero a sabiendas de que debe mejorar a marchas forzadas su rendimiento para no meterse en un lío, uno que lo lleve a los puestos bajos.

Y Valencia es hoy (19.00 horas, Movistar Deportes2) un buen lugar para dar un paso al frente. Así lo espera Fotis Katsikaris, su entrenador jefe, el mismo que mantiene la fe intacta sobre un grupo sobrado de calidad al que, sin embargo, le falta entenderse dentro de la cancha para, sumando en grupo, volver a ser el equipo temido en la galaxia ACB.

El rival es de los grandes. De Euroliga. Esa competición que casi le cuesta el rango ACB al cuadro claretiano la pasada temporada y que este curso le está pasando factura a la escuadra valenciana, que solo hace dos días sumó su primer triunfo en el exigente torneo.

Sin embargo, tiene el grupo de Jaume Ponsarnau dinamita de sobra para jugar tres partidos a la semana, como lo hará hoy, y no morir en el intento. De los ya conocidos (sin Van Rossom, lesionado), poco más hay que decir. A los Dubljevic, Vives, San Emeterio, Labeyrie o Doornekamp se les han unido talentos como Quino Colom –que está atravesando un momento dulce–, Marinkovic, Loyd o Motum, un equipazo más temible aún en La Fonteta, al amparo de una fiel afición que incluso en un inicio de liga irregular no duda en ofrecerle su mejor apoyo.

El Granca se presente casi al completo. La baja de Xavi Rabaseda ya es habitual, lo que le da minutos a Radicevic, el base serbio que, de momento, ha dejado pocas razones para ganarse el puesto hasta final de temporada.

Un Herbalife que necesita mucha más suma coral para meter miedo a cualquiera. Un objetivo que está costando más de la cuenta, siempre teniendo en cuenta las numerosas caras nuevas (nueve) y el nuevo estilo de juego que pretende Katsikaris.

Pero las jornadas pasan y las excusas se agotan. Estima Katsikaris que la última derrota ante la Penya debe servir para aprender. Pero no solo tiene cosas que aprender el Granca. Además necesita el paso adelante de muchas de sus piezas fundamentales para poder rendir a tope. De Bouroisis y Okoye, por ejemplo, se echan en falta mucha más participación. Más puntos. Más rebotes... más de un poco de todo.

Sin embargo es mucho más el Herbalife que dos jugadores. Y de ahí que necesite más que nunca la suma de todos para no solo dar la cara en La Fonteta sino luchar por un triunfo necesario para seguir cerca de los puestos de honor, de los ocho primeros. Mimbres hay de sobra. Lo sabe el preparador griego más que nadie. Y su fe en el equipo es el primer paso para lograr, de una vez por todas, hacer funcionar al equipo como equipo. Valencia puede ser una gran oportunidad para encontrar esa versión esperada. Esa que tarde o temprano deberá aparecer. ¿Por qué no hoy?