El Granca, sin fuelle y sin suerte en La Fonteta (83-67)

13/01/2019

Tras acabar el primer tiempo igualados en el electrónico (41-41), el Herbalife terminó diluyéndose ante el acierto taronja. De poco sirvieron los puntos de Paulí (14) y Strawberry (12) en un duelo en el que los pupilos de Ponsarnau destilaron toda su artillería tras el descanso, con Dubljevic en plan estelar: 18 puntos y 24 de valoración.

En un arranque vertiginoso y lleno de alternativas, el conjunto isleño se mostró más enchufado en ataque en el primer cuarto, merced a los puntos de Strawberry en el exterior y la mejoría sustancial de Balvin en la zona, refrendado con dos mates del checo casi consecutivos.

Dubljevic y Thomas intentaron minimizar la cicatriz, labor a la que se sumó en los últimos instantes Van Rossom, cerrándose el asalto inicial con un más que ajustado 19-21 en la Fuente de San Luis.

En el segundo periodo fue el turno de Paulí, que se animó en ataque destilando su polivalencia, alternando la dirección con su solvencia en la pintura, sumando siete puntos y colocando en el electrónico un más que elocuente 21-27.

Sin embargo, el chicle seguía contrayéndose. Sastre reducía la distancia al mínimo (29-30), tomando oxígeno los amarillos -en esta ocasión, vestidos de azul- con un triple de Tillie (29-33).

El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Víctor García, aplaude a sus jugadores en el partido ante el Valencia Basket. / Efe.
El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Víctor García, aplaude a sus jugadores en el partido ante el Valencia Basket. / Efe.

Labeyrie, con 6 puntos y 3 rebotes, asumía galones en el juego interior valenciano, mientras que Will Thomas seguía erre que erre arañando números, hasta que los levantinos tomaron la iniciativa a 2 minutos para el descanso (34-33) con dos tiros libres del norteamericano.

A partir de ahí, el ritmo se tornó aún más espumoso. Un parcial de 12-0 para los locales fue respondido por dos triples seguidos del Granca, ejecutados en esta ocasión por Oliver y Strawberry (41-39).

Y en el suspiro final, un costa a costa de Paulí permitió a los isleños sellar el empate antes del descanso (41-41), elevándose el catalán como el máximo realizador de la primera parte con 9 puntos.

En la reanudación, el Valencia reseteó su esquema y puso tierra de por medio, con un parcial de 16-6 que permitió a los locales superar así la barrera de los diez puntos (57-47), con Dubljevic y Vives como estiletes.

El pívot montenegrino del Valencia Basket, Bojan Dubljevic (i), trata de anotar ante la oposición del interior checo del Gran Canaria, Ondrej Balvin. / Efe.
El pívot montenegrino del Valencia Basket, Bojan Dubljevic (i), trata de anotar ante la oposición del interior checo del Gran Canaria, Ondrej Balvin. / Efe.

Sin embargo, los pupilos de Víctor García supieron reaccionar mejorando sus guarismos de tiro, igualando la contienda al inicio del último cuarto (57-57), pero resultó todo un espejismo. Un nuevo arreón desde el exterior de los locales supuso todo un rodillo para el Herbalife.

Matt Thomas y Vives comenzaron a martillear desde el 6,75, sellando el 71-65 a falta de 4:15 para el final. Con esa incómoda panorámica, los hombres de Jaume Ponsarnau pasaron el rodillo ante un Gran Canaria que terminó diluyéndose hasta capitular con el definitivo 83-67.