Baskonia 83 - 66 Herbalife Gran Canaria

El Granca se vuelve a quedar corto (83-66)

11/01/2019

Los amarillos lo bordan en el primer parcial (16-23) y se mantienen vivos hasta el descanso (39-42), pero luego fueron superados por un Kirolbet Baskonia al que solo le bastó con meter una marcha más para pasar por encima de un grupo claretiano claramente a menos con el paso de los minutos, y que solo anotó 24 puntos en los últimos dos cuartos.

ETIQUETAS:

Otra derrota por desgaste. El Herbalife Gran Canaria se vuelve a quedar sin gasolina esta vez en Vitoria, donde fue superado (83-66) por un Kirolbet Baskonia al que le bastó con meter una marcha más tras el descanso para pasar por encima de los claretianos.

El Granca soñó con el triunfo hasta el descanso gracias a un primer parcial notable (16-23) y a un segundo donde fue capaz de mantener el tipo (39-42). Pero justo ahí acabó todo. Justo ahí comenzó a consumirse un Herbalife sin músculo ni argumentos para parar a Huertas (24 puntos), a Poirier (20), a Diop (13 tantos y 10 rebotes)...

Balvin marca el inicio

El ritmo fue alto desde el salto inicial. Poirier machacó el aro amarillo en la primera acción, pero Báez contestó con un triplazo (2-3). El Granca mostró galones al ritmo marcado por Balvin (6 puntos por entonces) ante un Baskonia sorprendido por el notable arranque isleño (6-11, a 6.20 para consumir el primer cuarto). Y fue a más el Herbalife, que con el primer triple de Tillie obligó a Perasovic a parar el partido (6-14).

Los minutos de calidad de Balvin mantuvieron las distancias para los amarillos, crecidos en el Buesa Arena (9-16 tras otra canasta del pívot checo). Con otro triple de Tillie –dos de dos–, el cuadro claretiano, con piezas nuevas ya en la cancha, se disparó ante un Baskonia sin orden ni referente (9-19).

Con la primera canasta de Pasecniks el Gran Canaria alargó la distancia (9-21), mientras la escuadra vasca seguía buscando su sitio. Sin embargo, un 7-2 de parcial cortó la sangría visitante hasta el 16-23 con el que se consumieron los primeros diez minutos. Partizado isleño, de momento, en Vitoria.

Víctor García volvió a reclutar a parte de su vieja guarda para la segunda batalla. El tercer triple de Tillie –sin fallo desde esa distancia– abrió el parcial (16-26). Huertas acudió entonces al rescate de los suyos. Los puntos y la dirección del base brasileño recortaron las distancias para los locales (23-28) ante un Herbalifre, sin embargo, muy serio y con suma coral.

Con un robo y canasta de Huertas (11 puntos ya por entonces), el Baskonia se puso a tres (27-30) y obligó a parar el partido por primera vez a García. Partido nuevo.

La vuelta de Balvin devolvió solidez al Gran Canaria, más espeso ahora en ataque (27-32). Entre el checo y la intensidad de Baéz, el Herbalife mantuvo las rentas, más cortas ahora ante un Baskonia mejorado con los centímetros y calidad de Vincent Poirier (33-36, a 2.54 para el descanso).

El Granca se vuelve a quedar corto (83-66)
Aparece Eriksson

Fue entonces el momento de Marcus Eriksson, inédito hasta entonces. El internacional sueco enchufó dos triples seguidos para volver a distanciar a los isleños (35-42) en la recta final antes del descanso, al que se llegó con justa e incluso poca ventaja claretiana (39-42).

El juego se reanudó con muchos errores en ambos bandos. El partido, alocado y sin dueño ahora, favoreció a un Baskonia que se acercó a un punto (43-44) primero, y se puso por delante después (45-44) aprovechando el atasco grancanario, desdibujado en el inicio tras el descanso. Con la inercia muy a favor, la escuadra local se sintió mucho más cómoda, mientras el atasco ofensivo amarillo sumaba minutos (47-44, tras un parcial 8-2).

Báez y Strawberry rompieron la sequía isleña con dos tiros libres y un triple, respectivamente, en un duelo tan loco como igualado (49-49). Los puntos de un notable Diop (12 por entonces) mantenían el pulso de los locales. Báez hacía lo propio con un Granca dirigido por un Magette errático (55-51 a falta de un solo parcial). Partido aún abierto a pesar del 16-9 en contra.

Recuperó Víctor García a Oliver para el último cuarto para dirigir a un Herbalife visiblemente desgastado. Poirier y Huertas aumentaron las distancias para los locales con un 6-0 de parcial (61-51, la mayor renta para los vitorianos).

Con Huertas y Vildoza en cancha, el Baskonia metió una marcha más en todas sus acciones, un ritmo que le iba de maravilla ante una rotación claretiana cada vez más desgastada con el paso de los minutos (62-53, a 7.32 para el final).

Para refrescar el músculo, ofreció entonces Víctor García los primeros minutos a Fischer y Vene, en busca de la remontada, pero el Kirolbet ya jugaba cómodo alentado por su fiel afición (66-53).

No reculó el Gran Canaria en su intento de remontada en los últimos cinco minutos, pero todo se quedó en un ejercicio estéril hasta el 83-66 final. Los amarillos volvían a quedarse sin gasolina. Otra vez. Y ya van unas cuantas.