Baloncesto

El Granca convive con el vértigo y las dudas

06/11/2018

El Herbalife Gran Canaria se acostumbra a perder. Solo tres victorias en los 12 encuentros jugados entre la Euroliga y la Liga Endesa firman un decepcionante inicio y complica el objetivo ineludible claretiano de tomar parte en la Copa del Rey.

El estreno en la Euroliga disparó la ilusión hasta cotas nunca antes conocidas en el Club Baloncesto Gran Canaria. Una aventura para disfrutar tras obtener por méritos propios el premio de tomar parte en la máxima competición europea por primera vez en la historia. Mucho por conquistar y solventar, teniendo muy presente la máxima exigencia y desgaste de un torneo con un formato que no da tregua, pero con la motivación de codearse con los trasatlánticos continentales. Un reto mayúsculo, pero sin dejar de enfocar a los objetivos de la Liga Endesa, donde despistarse puede condicionar no estar en la Copa del Rey ni en las eliminatorias por el título.

Sin embargo, el comienzo del Herbalife convive con el vértigo y las dudas. De la ilusión se ha pasado a la decepción por los resultados inesperados cosechados por el combinado entrenado por Salva Maldonado. Solo tres triunfos en los 12 compromisos disputados entre la Euroliga y la ACB firman un desalentador inicio y complica el objetivo claretiano de tomar parte en la próxima edición del torneo del KO en Madrid. Las derrotas ante el Monbus Obradoiro, el Delteco GBC y el Baxi Manresa han condenado al Granca -decimosexto con un balance de dos victorias y cinco tropiezos- al vagón de cola de la competición doméstica, alertando de que, más allá del conocido riesgo de un calendario sin piedad, la falta de intensidad y argumentos en defensa y en ataque están lastrando la identidad y el juego.

La sangría amarilla se multiplica a domicilio, donde acumula siete derrotas entre la competición continental (Fenerbahce, Panathinaikos y Khimki Moscú) y la Liga Endesa (FC Barcelona Lassa, Unicaja, Delteco GBC y Baxi Manresa), y no ha dado la sensación de disponer de opciones para sumar en ninguno de los encuentros.

«Es evidente que fuera tenemos más problemas que en casa. En casa te ven de una forma y ganar fuera cuesta. En la Euroliga ni te cuento: contra Fenerbahce, Panathinaikos, Khimki, mientras que la ACB ya la conocemos. Es difícil ganar. Nuestra aspiración es jugar mejor y necesitas un tiempo. La clave es cómo crecer con las derrotas. El equipo ha mejorado con respecto a la semana pasada, pero no suficiente, estuvimos a un nivel inferior a Manresa», argumentó el máximo responsable técnico claretiano tras caer en el Nou Congost el pasado domingo.

Lejos de lamentaciones, el Herbalife Gran Canaria retorna a la isla para afrontar los tres próximos choques ante sus aficionados, con el desafío de mejorar y crecer para volver a tener buenas sensaciones y recuperar el crédito perdido.

El Anadolu Efes turco de los exACB Shane Larkin, Rodrigue Beaubois, Tibor Pleiss, Adrien Moerman y Krunoslav Simon visitará el Gran Canaria Arena este jueves (20.45 horas), el Iberostar Tenerife lo hará el sábado (17.00 horas) en un derbi regional que puede ser determinante para el devenir amarillo, teniendo en cuenta que luego rendirá cuentas con el intratable Kirolbet Baskonia de Pedro Martínez, y el histórico Maccabi Tel Aviv israelí aterrizará el viernes 16 (20.00 horas).

Peor inicio en ocho cursos

El Granca no presentaba un balance tan desalentador tras la disputa de las primeras siete fechas ligueras desde la campaña 2011-2012 (decimocuarto con el mismo balance 2-5), justo cuando con Pedro Martínez en el banquillo no obtuvo el billete para disputar el torneo del KO ni las series por el entorchado doméstico. De hecho, el club insular coqueteó con el descenso hasta la penúltima jornada, cuando un triunfo ante el Tecnyconta Zaragoza en el CID ahuyento el miedo, en un ejercicio que arrancó movido después de la espantada del fichaje del talento NBA Rasual Butler.

Acostumbrado a dar más alegrías que decepciones en el aspecto deportivo en las últimas temporadas, únicamente el 0-4 en el primer curso (2016-2017) de Luis Casimiro en Gran Canaria, tras conquistar la Supercopa en el pabellón Fernando Buesa Arena en verano, produjo inquietud, si bien las derrotas llegaron ante el Iberostar, el MoraBanc Andorra, el Valencia y el Unicaja.

Dureza mental

«El objetivo es que el equipo sea mentalmente fuerte», declaró Maldonado en la puesta en marcha de su proyecto en su segunda etapa en la isla. Consciente de la dificultad de convivir con las derrotas, el preparador catalán incidía en una faceta que consideraba determinante para que no afectara en el devenir doméstico.

«Jugar viernes, domingo, viernes, domingo y algunas triples exige a nivel físico y mental, y necesitamos estar preparados para solventar esos momentos difíciles de la temporada», aseveró el catalán.

Las claves del mal arranque

Pretemporada y lesiones

La ventana FIBA de clasificación para el Mundial 2019 del pasado mes de septiembre condicionó la puesta a punto amarilla, ya que se ausentaron Oriol Paulí (España), DJ Strawberry (Camerún), Eulis Báez (Dominicana) y Ondrej Balvin (República Checa) durante nueve días, lo que unido a las lesiones de Marcus Eriksson Kim Tillie, Anzejs Pasecniks y Luke Nelson obligó a suspender un choque por la falta de efectivos del primer equipo.

Calendario y cansancio

El Granca se adentró en una aventura de máxima exigencia a nivel deportivo y físico. Tras disputar diez compromisos entre los meses de septiembre y octubre, noviembre da paso a otros diez.

Naufragio en defensa

Maldonado no da con la tecla para cerrar el aro amarillo. El Granca es el equipo que más puntos recibe en la Euroliga (95.6 puntos) y el tercero más castigado por esta desconexión en la Liga Endesa (84.57).

Agujero en el rebote

Condenado por conceder segundas opciones a los rivales. Último en ACB en capturas defensivas (21.14) y decimotercero en la Euroliga con solo 20 por partido.

Sin control del ritmo

Los bases claretianos no han logrado imponer el ritmo que más necesitaba su equipo en la mayor parte de los compromisos.

Sin acierto exterior

Un aspecto clave para Maldonado es golpear desde la línea de 6,75, pero no está dando resultado. Los amarillos firman un discreto 29.60 % de acierto en triples en el torneo continental y un 31.50 en el doméstico.

Rendimiento inesperado

Más allá del cansancio por la hoja de ruta desconocida, lo cierto es que hay evidentes carencias en el juego. Jugadores importantes como Oliver, Balvin o Tillie, entre otros, están muy lejos de su mejor versión.

Escaso fondo de armario

Luke Nelson, con un esguince en su tobillo izquierdo desde el 12 de septiembre, y el finés Alexander Madsen, fichado para el EBA, pero internacional absoluto con su país, todavía no se han estrenado.

  • 1

    ¿Es Víctor García el entrenador que necesita ahora el Herbalife Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados