El Granca despierta demasiado tarde (106-97)

El conjunto claretiano sucumbe tras un primer cuarto en el que se desangró y donde Obradoiro fue mejor salvo en el último acto

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA

Derrota para volver a la tierra y poner los pies sobre el parqué. El Granca se desangró ante un Obradoiro con más aliento y determinación. Pese a que despertó en el último cuarto, el cuadro claretiano acabó sucumbiendo cuando se quedó sin tiempo.

Saltó con más hambre Obradoiro, consciente de que la soga apretaba al cuello en su pelea por salvar la categoría. Pero AJSlaughter querá bailar. Pese al empuje local, el escolta claretiano anotaba los dos triples que intentaba. Tenía la muñeca caliente y mantenía a los suyos (8-6). Respondía Suárez, Birutis apretaba y Fisac pedía tiempo muerto (21-12) porque se escapaban los gallegos. No encontraba el ritmo el Granca, que movía jugadores en busca de su mejor versión. Solo Slaughter exhibía brillo, pero los de Fisac flaqueaban bajo el poste. No capturaba rebotes y el primer cuarto cerraba con Obradoiro trece puntos arriba (32-19). Había que amarrar a Thomas Scrubb, que con diez tantos lideraba a los suyos.

El segundo cuarto seguía igual hasta que Dylan Ennis rizó el rizo c on su artillería de triples marca de la casa (40-28). Ellenson respondía con un dos más uno y subía la distancia a quince. De nuevo Ennis, con su cuarto triple en cinco intentos, mantenía con vida al Gran Canaria. Pero no se cortaba Obradoiro tampoco desde más allá de 6,75 metros. Eran ocho ya que habían besado la red. Y de dos puntos presumían de un 85% de acierto, con 12 canastas de 14. Estaban lúcidos los de Moncho Fernández (49-31, a falta de cinco minutos para el descanso) . Ennis mordía y se iba a los 16 tantos, pero no bastaba solo con sus chispazos, debía dar más el Granca. Slaughter quería ayudar y con un triple recortaba distancias (53-40). Al descanso, diecisiete abajo (59-42).

Todo siguió igual

Tras el intermedio, la vida siguió igual y todos los caminos conducían a la derrota. 22 arriba Obradoiro (69-47), el GranCanaria necesitaba un milagro para darle la vuelta a una faena que desde los primeros segundos del enfrentamiento ya olía a podrido. Virutis y ThomasScrubb desangraban a los claretianos, que abdicaban y ya pensaban en la cita de mañana en la EuroCup ante el Andorra por una plaza en semifinales. El cronómetro solo acentuaba las carencias amarillas y abultaba aún más un electrónico que alarmaba (75-51, a falta de 2:37 para que acabase el tercer cuarto).

Pero no quería rendirse el combinado insular, que con un arreón de coraje y esperanza dejó el marcador a doce puntos (78-76) quedando todavía casi nueve minutos de batalla en el último cuarto. Brussino atinaba con un triple, respondía Obradoiro con otro y Salvó hacía lo propio para poner al Gran Canaria a nueve tantos (83-74). Había despertado el combinado claretiano con el resurgir del alero argentino, que insistía con un dos más uno y poner a los suyos a seis. Había partido, lo que hacía un rato parecía un sendero utópico. Al final, no hubo tiempo para dar la vuelta al resultado y los amarillos mordieron el polvo (106-97).