Miquel Salvó lanza a canasta en el partido ante el Cedevita. / cbgc

El Gran Canaria tropieza en Europa (77-79)

El equipo claretiano, que mandó en el primer cuarto por 30-14 y luego sufrió de lo lindo, cedió ante el Cedevita Olimpija Ljublajana esloveno por un ajustado 77-79

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Fisac apostó de inicio por Andrew Albicy, Dylan Ennis, Nicolás Brussino, Ilimane Diop y Artem Pustovyi para el estreno continental -decimoséptimo curso amarillo en Europa- en un desangelado Arena. En un duelo de poder a poder, el Granca impuso su ley en los primeros compases merced a la solidez en la pintura, al ritmo de Albicy -tres asistencias- y al acierto exterior de Brussino -siete puntos y Ennis -seis- (16-8, min. 3), obligando al preparador báltico Jurica Golemac a conectar a sus jugadotres tras la puesta en escena brillante de los pupilos de Fisac.

El exigente y candidato Cedevita Olimpija Ljubljana reaccionó liderado por su francotitador Jaka Blazic, pero Pustovyi e Ilimane Diop mandaban en la zona y Albicy marcaba la intensidad defensiva coral y controlaba el duelo a su antojo -cuatro asistencias y dos recuperaciones- (20-11).

La conexión senegalesa de los Diop y los intangibles de Salvó funcionaban para poner la directa en la recta final del primer periodo, tras un parcial de 10-0 (30-14). El arranque del Granca fue primoroso -50% en tiros de dos, 62.5% en triples, ocho asistencias y seis recuperaciones-, pero dos triples del Cedevita Olimpija evitaron que el premio fuera mayor (30-20).

Pullen continuó en estado de gracia, y se sumó Blazic, para recortar la renta y ampliar un parcial que ya era de 0-11 (30-25). Slaughter rompía la sequía, pero Pullen -12 puntos- se apoderaba del ritmo y del choque ante la ausencia de Albicy. La batalla estaba preciosa y muy abierta por la reacción eslovena, que con su noveno triple propició que Fisac parara la contienda (38-36).

El Granca no estaba cómodo y Blazic -12 puntos- ajustaba el electrónico (44-43), pero Albicy mantuvo la ventaja claretiana al descanso (48-47).

Tras el paso por los vestuarios, Pullen -18 puntos- volteaba el marcador para un Cedevita que mostraba sus credenciales para aspirar a todo frente a un Granca sin ideas ni intensidad, y que poco tenía que ver con el visto en el primer acto. Fisac y la afición intentaron conectar a sus jugadores, pero no había manera (55-62, min. 25).

El panorama estaba oscuro para el Granca, pero Brussino -12 puntos- irrumpió con dos triples consecutivos para oxigenar a los suyos y creer en la remontada, escoltado por la energía de Ennis y la contundencia de las torres Diop para conquistar el Arena tras un parcial 10-1 y volver a mandar (65-63).

La inercia positiva amarilla prosiguió para multiplicar las opciones de victoria (70-66). El Cedevita respondió para igualar el compromiso y mostrar batalla hasta el último instante. Seis puntos seguidos de un inconmensurable Brussino -20 puntos- resultaron determinantes para acercar el primer triunfo europeo en la isla, pero el acierto de Pullen y Ejim cambió el guion. Ennis tuvo en sus manos forzar la prórroga, pero erró y el Cedevita no perdonó para firmar el primer tropiezo insular en su guarida (77-79).