Juan Ruiz posa para la entrevista en el parqué del Centro Insular de Deportes, el mismo que espera volver a llenar con su nuevo y espectacular CV Guaguas. / ARCADIO SUÁREZ

«Estoy convencido de que este equipo no va a defraudar a nadie»

En su regreso, le sobra tiempo, energía y recursos para volver a ilusionar a toda una isla en un nuevo reto que afronta con la misma ilusión que responsabilidad Juan Ruiz Ramos Presidente del CV Guaguas

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO Las Palmas de Gran Canaria

Bastan dos minutos de charla con Juan Ruiz Ramos (Las Palmas de Gran Canaria, 1953) para contagiarse de su nueva locura. La lió gorda en los años 80 y 90 con el Calvo Sotelo, donde logró una hazaña aún inalcanzable hoy en día para cualquier equipo canario (5 Ligas, 6 Copas del Rey, 1 Supercopa y una Final Four de Recopa). Si hay alguien capaz de superar todo aquello es él mismo. Su nuevo Guaguas tiene toda la pinta, así que no lo descarten.

–Ya ha cerrado la plantilla para encarar el regreso del CV Guaguas. ¿Qué sensaciones tiene?

–Estoy muy contento. Tenemos un equipo súper competitivo, preparado para todo con humildad y respetando, por supuesto, a todos los rivales. El ADN del Guaguas es el de ser un equipo ganador, lo que logramos en la época anterior, donde el 90% de los partidos los ganábamos. Ese es nuestro proyecto y nuestro objetivo.

–No estará Joao. ¿Qué pasó con el receptor brasileño?

–Es un chico que se le fichó sabiendo que le gustaba salir fuera a jugar por diciembre/enero a ligas extranjeras. Le fichamos con la condición de que fuera por toda la temporada. Luego nos comentó algún problema familiar y su decisión de no seguir, y nosotros se la hemos respetado. Por lo tanto, rescindimos el contrato de manera amistosa en ambos sentidos y, como no puede ser de otra manera, le deseamos lo mejor.

–¿Cómo se embarca en esta nueva locura?

–Desde hacía tiempo, mucha gente nos comentaba en la calle los bonitos momentos que pasaron en el CID durante la etapa anterior. En octubre del año pasado, Paco y Sergio me comentaron lo de traer de nuevo el equipo a la capital. Fuimos a hablar con José Eduardo Ramírez, el concejal que lleva Guaguas, le pareció la idea también muy buena, empezamos a tocar contactos y empresas y la verdad es que, en su gran mayoría, encontré su apoyo y ahí empezó todo. Yo solamente les puse una condición a todos; que con 67 años no estaba para aventuras, que si lo hacíamos era para intentar ganar... Y con esa premisa hemos comenzado.

–¿Todas las puertas que tocó le ofrecieron su apoyo?

–Todo proyecto tiene dificultades, lógicamente. Luego también hemos tenido la mala fortuna de la pandemia, pero así y todo estoy súper contento porque la mayoría de las empresas que hemos tocado nos están ayudando. El Ayuntamiento realizó una moción de apoyo al Guaguas y fue votada por unanimidad por los 29 concejales. Estamos muy ilusionados con la acogida de la gente. Tenemos 28 empresas que ya nos apoyan, además de Cabildo y Ayuntamiento.

–¿Y eso cómo se logra?

–Pues porque este es un club deportivo pero además social y que no tiene bandera de ningún partido. Para mí es muy importante que ninguna persona de Gran Canaria pueda decir que no pueda venir al Centro Insular a ver los partidos por una cuestión económica, por eso hemos lanzado el abono por 30 euros para toda la temporada, donde además incluye a una segunda persona que quiera acompañarle.

–Desde luego, caro no es...

–Lo que queremos es que la gente pueda volver a vivir un espectáculo como ya pasó en la anterior etapa. Tengo la costumbre de llamar a los abonados para darles las gracias por su apoyo, y muchos de ellos, que en aquella época eran jóvenes y ahora son padres, me dicen que quieren que sus hijos vivan lo que él vivió en aquella época. Y eso es muy bonito.

–¿Cuándo se pone en marcha?

–Esta semana ya lo estamos.

–Con el virus aún muy activo, supongo que se tendrá en cuenta todas las medidas sanitarias.

–Las medias preventivas, que estarán controladas por el doctor Abellán, las llevaremos diariamente a rajatabla. Se harán controles, toma de temperaturas, habrán botellas de agua personalizas... En ese aspecto estamos tranquilos y, sobre todo, esperando que la cosa vaya mejorando.

–Es la nueva normalidad.

–Pues sí. El problema es que nuestro jóvenes tienen que darse cuenta de que esas reuniones por las noches, donde hay mucha gente sin respetar las medidas oportunas, pueden perjudicar muchísimo sin querer, ya que luego llegan a su casa y contagian a sus familias sin darse cuenta. Hablo de jóvenes pero también de mayores. Todos tenemos que concienciarnos de que esto es muy serio.

–Antes los nombraba, está claro que Paco y Sergio son dos figuras fundamentales en este nuevo proyecto, como lo fueron en el anterior.

–Paco tiene un valor incalculable por la sencilla razón de que él ha mantenido la llama encendida en la Superliga. Y Sergio no necesita tampoco presentación. Sus ganas contagian a cualquiera.

–También se ha rodeado de un grupo de trabajo de lujo.

–Sí, sobre todo de antiguos directivos y eso me da mucha tranquilidad para trabajar en el día a día.

–Garantía de éxitos, vamos.

–Creo que hemos configurado un equipo que será muy difícil de doblegar. Claro que perderemos algún partido, pero en mi modesta opinión creo que es mejor que el de los años 90. La diferencia es que ahora la plantilla de 12 jugadores que tenemos tienen un nivel bastante alto.

–¿Eso añade presión o es precisamente lo que se pretende?

–La presión te la das también si juegas por el descenso y, por lo tanto, mejor tenerla por ganar títulos. Lo importante en la vida es luchar por conseguir objetivos. Los jugadores tienen premio por objetivos. La diferencia entre algo normal y el éxito está en entrenar más que los demás, ser más profesional que los demás, nunca quejarte, siempre ser positivo y perseverante. La mayoría de las personas ven pasar las cosas y unos poquitos hacen que esas cosas pasen, esa es la realidad.

–¿Tendrá hueco en este nuevo Guaguas el jugador canterano?

–Sí, y en ese sentido nos hemos unido a un club hermano como es el San Roque, que lleva años haciendo un buen trabajo con la base. También queremos hacer una operación altura que la dirigirá Paco y, como ya la hicimos en su día, estaremos presente en los colegios... Todo ese proceso lo vamos a realizar, lo que pasa que ahora, al principio, donde nos hemos centrado es en hacer un buen equipo en la máxima categoría que sea referente, y todo lo demás va a llegar pronto.

–¿Espera llenar de nuevo el Centro Insular?

–Ahora mismo por el tema del coronavirus es imposible, lógicamente, pero tengo claro que desde que nos den el permiso se va a llenar en la competición europea, en un playoff o, si finalmente tenemos la fortuna de traerla en enero, en la Copa. El pabellón se llenará siempre que tengamos la posibilidad de que las autoridades sanitarias lo permitan. Y lo hará en partido importantes. Hay una expectación bastante grande en la calle.

–La UD Las Palmas y el Granca le robará mucha afición...

–En la etapa anterior no solo estaban esos dos, sino también el CB Islas Canarias, el Sumarsa... y lo llenamos. Se puede convivir perfectamente con todos estos equipos. Y mientras más tenga esta ciudad, mejor.

–En ese sentido ya está en marcha la campaña de abonados. ¿Cómo va?

–Ya hemos superados los 600 socios y estamos seguros de que vamos a llegar, a final de septiembre, a los 1500. Hay gente que se ha hecho socio de La Palma, de Ibiza y de Madrid.

–¿Y cuál es el reto?

–El reto sería conseguir 2000 en octubre, así que vamos muy bien en ese sentido, ya que hay mucha gente de vacaciones que nos han dicho que se hacen abonados en septiembre.

–La pandemia por la covid-19, al menos al principio, restará afición. ¿Lo tiene todo previsto y preparado para el que acuda al CID pueda estar tranquilo?

–Tengo pendiente una reunión con el consejero de Sanidad, Blas Truillo, al que tengo el placer de conocer hace más de 30 años, para explicarle lo que queremos hacer. Además de cumplir con todas las normas de seguridad, nosotros tenemos un pabellón donde el distanciamiento es posible, todo el mundo tendrá que llevar mascarilla, se les va a tomar la temperatura antes de entrar, además de lavarse las manos, etcétera. Lo tenemos todo pensado para que no exista ninguna anomalía. Espero que, como mínimo el 33% del pabellón, que serían unas 1700 personas nos lo permitan. Esa afluencia, al principio, la consideramos razonable. A partir de diciembre creo que necesitaremos mínimo el 50%. Espero que ya existe una normalidad, digamos más normal, a partir de esa fecha. Lógicamente no sabemos qué va a pasar durante estos meses. Ya veremos.

–Este Guaguas, a priori, es una apuesta a caballo ganador.

–Hay que respetar a todos los demás rivales, eso desde el principio. Desde fuera, la gente experta que lleva muchos años en el voleibol me está comentando que esta será una liga muy reñida, la más disputada de los últimos 15/20 años. Y lo será porque hay equipos que se están reforzando muy bien, como Barcelona, Almería, Palma, Soria, Melilla...

–¿En su cabeza tiene hueco la palabra fracaso?

–Sí. Estamos preparado para todo. Esto es un proyecto a 3-4 años mínimo, al menos bajo mi etapa. Yo me encuentro bien y fuerte, pero también debemos pensar precisamente en eso, en lo que puede venir después. Dicho esto, nosotros estamos preparado para todo, pero el ADN de este club es ganar. Obviamente, esto es deporte y todo puede pasar.

–¿Qué le dará este nuevo Guaguas a Gran Canaria?

–Estamos seguros que vamos a darle títulos. Estamos también seguros de que la gente se va a divertir. Vamos a tratar de que la sean feliz cuando venga a ver al Guaguas, incluso perdiendo..

–Se le nota muy ilusionado...

–Dicen que estoy rejuveneciendo [risas]... Estoy trabajando muchísimo, todos los días le dedico 6/7 horas y estoy muy contento porque la gente está respondiendo en un porcentaje muy alto. Todos los que conformamos este club tenemos muchas ganas e ilusión. Este Guaguas es algo más que un equipo de voleibol por su historia, por sus títulos... Queremos volver a lograr todo eso. Estoy convencido de que este equipo no va a defraudar a nadie.