Casemiro desatasca al Madrid

19/01/2020

Dos goles del brasileño deciden un partido nivelado ante el Sevilla y con protagonismo del VAR.

Nadie frena a un Real Madrid lanzado. Su decimoséptimo encuentro consecutivo sin perder llegó con dosis de sufrimiento, superando la atadura táctica del Sevilla, con Casemiro supliendo la falta de gol de la delantera y sobreponiéndose a bajas de jugadores tan importantes como Sergio Ramos, Fede Valverde, Eden Hazard y con Karim Benzema empezando en el banquillo al no estar al máximo.

Se presentaba una oportunidad perfecta a Julen Lopetegui para su particular revancha en el estadio donde no pudo triunfar. Las bajas madridistas convirtieron en previsible al equipo de Zinedine Zidane. Perdió su poder ofensivo.

Las ocasiones brillaron de gol por su ausencia, pero el duelo fue trepidante. Doce años de sequía sevillista en el Bernabéu son demasiados para su grandeza. Salió a tirar por tierra las estadísticas. Con una estrategia defensiva de Lopetegui que anuló el juego ofensivo madridista.

El Sevilla se sentía dominador. Su presión alta le daba resultado. Puntuar dependería de la firmeza con la que dar el último paso al frente. Con Jesús Navas encuentra siempre una vía ofensiva difícil de frenar para el rival. Un centro suyo pegado a línea de fondo lo remató cruzado De Jong, en el primer aviso, que salvó Carvajal con Vázquez listo para marcar.

Al duelo repleto de intensidad le acompañó la polémica por la intervención del VAR. El colegiado concedió el tanto que rompía la igualdad a los 29 minutos, en un saque de esquina que cabeceó a una escuadra De Jong libre de marca. El videoarbitraje avisó de una falta previa de otro jugador sevillista y la jugada admite todo tipo de interpretaciones.

El aviso sevillista del primer acto lo cerró Munir con un remate picado que sacó Courtois. Obligaba a reaccionar a Zidane al descanso y mientras pensaba los cambios para revitalizar a su equipo, apareció Casemiro salvador. Un nuevo encuentro en la intrascendencia lo cerró Jovic con una acción que muestra que no es un 9 puro. Inventó una asistencia con una espuela mágica que el centrocampista brasileño definió picando el balón a la salida de Vaclík.

Era el segundo disparo a puerta madridista. Un duro castigo de digerir para un Sevilla que se agarró a De Jong como no hizo en toda la primera vuelta. Tardó siete minutos en empatar, cuando el gigantón enganchó de la nada un zurdazo ajustado a un palo que hizo inútil el vuelo de Courtois. La acción, precedida por un toque con un codo y otro con una mano de Munir desde el suelo, aumentaba la polémica.

Pero al rato, otra vez Casemiro, puso el definitivo 2-1 de cabeza.