Fútbol: Segunda División

Cala: «¿Dominar? Lo importante es ganar»

11/09/2018

En dos meses se ha ganado al vestuario y a la afición. El central lo ha jugado todo y ya porta el brazalete de capitán. Se ha erigido como el jefe de la zaga y no rehuye de la responsabilidad de una plantilla «confeccionada para estar arriba e ir a cada campo a por la victoria». Es un líder, la proyección del técnico en el césped, y solo piensa en vestir la amarilla en Primera.

- Se cumplen dos meses desde su llegada. ¿Qué impresión se está llevando de la isla, el club, la gente...?

- Todo está siendo muy positivo. El equipo va mejorando conforme pasa el tiempo. El inicio es lo más complicado tras un descenso, todavía con la afición en estado shock, los fichajes y toda la transformación. Lo sé porque ya lo viví en el Getafe. Y el balance es para ser optimista. Mi adaptación está siendo muy buena en parte porque los trabajadores del club me están ayudando mucho. Rubén Fontes, Pedro García, Larry Álvarez, los utilleros y toda la familia me han puesto muchas facilidades.

- Es su primer año y ya ha sido designado como uno de los capitanes. Dice mucho de su carácter y liderazgo.

- Soy una persona comprometida, pero igual que el resto de fichajes. Los que hemos venido somos de un perfil parecido, gente con experiencia y con más ofertas que hemos elegido este proyecto. Ser capitán te carga de responsabilidad y te obliga a dar un plus más. Desde el primer día dije que mientras defienda esta camiseta, lo haré como el socio número uno de Las Palmas y como si llevase aquí 20 años. Que el aficionado se vea identificado contigo es la mejor manera de defender el escudo.

- ¿Fue cosa del entrenador y los compañeros o se ofreció usted?

- Eso queda en el fuero interno, pero es algo global. El técnico sabe cual es mi carácter. Y también los compañeros me van conociendo. Soy una persona abierta y dicharachera. Fue una decisión conjunta. Aquí hay un gran capitán como David García y el resto estamos para apoyarlo y ayudarlo en todo lo que podamos.

- Lo ha jugado todo y se ha erigido como uno de los jefes de la zaga. ¿Conocer tan bien a Jiménez le ha ayudado a adaptarse a esta velocidad?

- Son varias cosas. Creo que estoy en la mejor etapa como futbolista. Tengo la edad ideal para un central, llevo ya 10 años en el fútbol profesional y he vivido todo tipo de partidos, desde intentar entrar en Champions, pasando por tratar de subir a Primera, hasta pelear por la permanencia. Todo esto se junta con llegar a un club que me pone todas las facilidades y con un entrenador que conoces bien. Es una coctelera que junta muchas cosas positivas. Ahora queda no quitar el pie del acelerador, porque yo soy un jugador que cuando no está al cien por cien, bajo mucho las prestaciones. Es algo que me ha pasado y eso me lo dice la experiencia. Soy un futbolista revientacaldera, como dice mi padre, y así tengo que estar cada días y cada partido.

- Es cierto que para estar en una categoría nueva, con tantos cambios en la plantilla y un entrenador diferente, el equipo está respondiendo bien desde el principio.

- Y esto es importantísimo. Hace dos años viví esta adaptación en el Getafe, pero a partir de la jornada ocho, cuando ya íbamos penúltimos. Y acabamos ascendiendo. La situación era muy parecida porque el equipo venía de un descenso y se hizo un equipo completamente nuevo. Al principio no arrancábamos porque la adaptación era muy complicada, pero aquí estamos ganando mucho tiempo. En cualquier caso, hasta la jornada 10 no suelo ver la tabla porque puede llevar a confusión. Sabemos que será una categoría muy competida, de hecho hemos visto que los equipos que menos goles meten como Mallorca y Málaga están arriba. Eso indica que muchos partidos serán de 1-0 o 0-1. Nosotros tendremos que saber jugar todos los registros, ya se ponga el partido feo o de cara y puedas terminar goleando.

- Quizá cuando más sufrió el equipo fue en La Romareda con esa defensa de tres centrales...

- El míster propuso jugar con ese sistema y todos vimos bien la táctica. Estábamos convencidos de que iba a salir bien, pero es cierto que no fue como esperábamos. Sin embargo, Jiménez, con buen tino, cambió la táctica en el descanso y mejoramos. La táctica va, sobre todo, según la actitud del futbolista y quizá nos pasó factura no haber empezado bien. Pero eso no significa que dentro de unas cuantas jornadas no volvamos a jugar así y hagamos un partidazo. Estamos todavía en construcción y dentro de unos meses tendremos muchas más variantes tácticas.

- Con la inversión realizada y las expectativas que se tienen, ¿la UD debe dominar todos los partidos?

- Más que dominar siempre, ganar siempre. Es un equipo confeccionado para estar arriba y eso nadie lo esconde. Tenemos un vestuario sobradamente preparado para esa presión. Los jugadores que Otero ha elegido tienen la experiencia y casi todos tienen un ascenso. Estamos llamados a ser el equipo que domine gran parte de los partidos, pero va a haber muchos encuentros en los que tendremos que saber jugar y ganar sin dominar. No se puede dominar los 90 minutos de las 42 jornadas. Habrá situaciones en las que tendremos que ponernos el mono de trabajo y donde el partido no será bonito, pero ahí también hay que vencer. Si solo pretendemos ganar cuando tengamos el 70% del balón y cuando nos salga un partido maravilloso, no podremos estar arriba.

Cargando reproductor ...
Cala: «¿Dominar? Lo importante es ganar»

- ¿Sería un fracaso no terminar la temporada entre los dos primeros?

- Lo sería no intentarlo y no dar un paso adelante dada las prestaciones de la plantilla. El presidente ha confeccionado un grupo preparado para asumir ese reto. De todas formas, ya hemos hablado demasiado de ascenso y objetivos en la pretemporada. Ahora toca ir paso a paso.

- Pues el siguiente paso es el Rayo Majadahonda. El objetivo es la Liga, pero la Copa del Rey no se tira.

- Yo creo en las dinámicas positivas del grupo, no soy partidario de tirar la Copa del Rey porque no nos veamos con posibilidades de ganarla. Pero es que si vas ganando partidos también en la Copa, esa buena dinámica te beneficia a la larga. Nosotros no podemos ser 25 jugadores titulares y tirar una competición por tirarla. Hay que aprovecharla para dar minutos a los que menos jueguen y que cuando llegue lo importante estén preparados. La Copa da minutos de competición que no tendremos en los entrenamientos. Tenemos plantilla para llevar las dos competiciones adelante.

- Tras haber jugado todos los minutos, ¿espera un descanso mañana?

- Yo quiero descansar cuando me retire. Soy un futbolista que se cabrea consigo mismo cuando no juega, pero sin pagarlo con el compañero. He pasado por estar sin convocar a jugar todos los partidos. Si el técnico decide que no juego el jueves, estaré listo el primero el viernes para cuando el míster me necesite.

- Y en Liga lo próximo es la visita al Extremadura. Sería clave encadenar dos victorias consecutivas...

- Todo lo que sea encadenar resultados positivos es muy bueno. En Segunda es muy difícil hacer lo del Málaga de ganar cuatro partidos consecutivos. Ahora, por ejemplo, nos vamos a enfrentar a un equipo que no ha ganado y que ve este partido en su casa como la mejor oportunidad de salir de ahí. Y puede pasar cualquier cosa. Por eso nos lo tendremos que dejar todo. Tenemos que seguir arriba, y para seguir arriba hay que puntuar.

- En estos dos meses, ¿ya ha sentido la pasión que hay en la isla por el fútbol y lo que significa la Unión Deportiva para Gran Canaria?

- Sí, y me ha sorprendido muy gratamente. Este es un equipo que tiene mucho tirón. En eso me recuerda mucho al Sevilla. El aficionado es muy de la UD Las Palmas porque así me lo reflejan en el campo y en la calle. A mi me gusta mucho pasear y conocer los rincones de la ciudad, y la cercanía y el trato que recibo de todo el mundo es maravilloso. Estoy encantando con mi elección. Después saldrán bien las cosas o no, pero el cariño que estoy recibiendo aquí no está pagado.

- Aquí se mira mucho a lo que hace el vecino. ¿Va haciendo también suya esa rivalidad con el Tenerife?

- Me preocuparé del Tenerife en la semana que nos toque jugar contra el Tenerife. Aunque es verdad que querré ganarles porque será importante para estar arriba nosotros, pero también para regalarle a la afición esa pequeña batalla deportiva de un derbi. Porque yo he vivido lo que es un derbi, viví el del Sevilla, también el Getafe-Leganés, y viviré otro aquí. Sabemos que es un partido muy importante para la afición, por lo que haremos lo posible para que se queden aquí los puntos o traérnoslos de allá cuando toque.

- A sus 28 años ha pasado por Inglaterra, Grecia o China. ¿Qué es lo que ha aportado esas etapas?

- Experiencia en el grupo y me ha enseñado a valorar lo que tienes y lo que encuentras. He pasado por clubes muy estructurados y profesionales, pero también por equipos modestos que no tienen nada de eso, que son un desastre en organización. La experiencia te permite valorar lo que te vas encontrando porque, muchas veces, eso no lo tenías en el sitio del que venías. He crecido profesional y personalmente. El fútbol te permite vivir en sitios donde nunca has pensado hacerlo, y toda esa experiencia trato después de aportarla en el vestuario.

- ¿Qué es lo más raro con lo que se ha encontrado durante esas etapas?

- En China, por ejemplo, que en teoría son equipos con mucho poder adquisitivo, no hay utilleros. Los jugadores tienen que lavarse la ropa de los entrenamientos, llevarse las botas, las espinilleras y todo. El club lo único que lleva es la camiseta y el pantalón corto de jugar. Eso te sorprende porque luego vienes aquí y te encuentras a los que para mí son los mejores utilleros que me he tenido en mi carrera, donde te lo ponen todo y se preocupan por ti. Y eso lo agradeces.