Ricky Rubio, durante un partido con los Cavaliers. / Efe

NBA

Ricky Rubio deja el curso en un momento cumbre de su carrera

La resonancia confirma su grave lesión en el cruzado anterior de su rodilla izquierda, la misma que se dañó en 2012, y estará de baja entre siete y nueve meses

Javier Varela
JAVIER VARELA Madrid

Se confirmó la peor noticia posible para Ricky Rubio. El base español de los Cleveland Cavaliers sufre una rotura del ligamento anterior de su rodilla izquierda y estará de baja entre siete y nueve meses, por lo que dice adiós a la temporada. Así lo puso de relieve la resonancia magnética a la que fue sometido el catalán tras caer lesionado en los últimos instantes del partido que su equipo disputó ante los Pelicans.

Se da la circunstancia de que Ricky ya se dañó gravemente esta misma articulación en 2012, cuando se rompió los ligamentos cruzados en su primera temporada en la NBA. Fue con ocasión de una jugada defensiva contra Kobe Bryant y los Lakers y que le hizo acabar de peor manera posible esa campaña de su estreno en la mejor liga del mundo con los Minnesota Timberwolves.

Ya en el momento de producirse este nuevo percance se esperaba un mal desenlace. Ricky se quedó tumbado tras un resbalón en una penetración sin contacto ni intervención de ningún jugador rival. Los ostensibles gestos de dolor del base del Masnou y la rápida petición de cambio con señales al banquillo dejaron helada a la afición y a los compañeros, que le vieron marcharse del Smoothie King de Center de Nueva Orleans con muletas.

Ricky es un jugador muy querido en Cleveland porque había transformado este curso con su presencia a los Cavaliers, una franquicia revelación que marcha quinta en la Conferencia Este con 20 victorias y 14 derrotas, cuando se esperaba que ni siquiera pudiera luchar por colarse en los 'playoffs'.

La lesión llega además en uno de los mejores momentos del catalán en la NBA, donde promediaba 13,1 puntos, 4,1 rebotes y 6,6 asistencias, que le habían hecho ganarse un hueco entre los favoritos para estar en el próximo 'All Star'.

Futuro en el aire

La gravedad y el hecho de ser reincidente en la misma articulación ponen en riesgo el futuro de Ricky justo cuando los Cavs se estaban planteando ofrecerle la renovación por dos o tres temporadas más, ya que acaba contrato este verano.

Si Cleveland da marcha atrás, a la espera de su evolución, Rubio puede encontrarse sin contrato cuando se inicile la próxima campaña. Con 31 años y recién salido de otra grave lesión, será complicado que algún equipo le firme un contrato. Todo parece indicar que los Cavaliers podrían renovarle al final una campaña para hacer que la recuperación del base español se desarrolle con mas tranquilidad.

Kobe, fuente de inspiración

Ricky, optimista y pensando ya incluso en la vuelta a las canchas, recordó una frase de Kobe Bryant –«la tormenta se acaba con el tiempo»– a modo de inspiración para superar el dolor. El jugador compartió en Twitter un antiguo vídeo de la leyenda de los Lakers en el que señala: «He aprendido que siempre tienes que seguir adelante, siempre».

«No importa lo que suceda: la tormenta se acaba con el tiempo. Y cuando la tormenta se acabe, tú tienes que asegurarte de estar preparado», añadía el mítico exjugador de los Lakers, que falleció en 2020 en un accidente de helicóptero.

Mientras, en otra red social, Instagram, Ricky Rubio compartió otro mensaje de motivación para superar el trance: «Los caminos difíciles siempre llevan a destinos hermosos», acompañado con una foto suya con la camiseta de los Cavaliers.

Dos mensajes muy acordes con su filosofía de vida, en la que ha tenido que superar la grave lesión de 2012 y el fallecimiento de su madre en 2016. De hecho, su lema de vida es: 'never too high, never too low' (nunca demasiado arriba, nunca demasiado abajo).