Willy Hernangómez, tras un mate a Georgia. / reuters

Eurobasket 2022

España crece y se divierte ante la anfitriona

La selección ofrece otro ejercicio coral para apalizar también a Georgia, con un paso al frente en defensa y otro festival ofensivo

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

España dio un paso al frente en defensa, como había exigido Sergio Scariolo, y se divirtió ante la anfitriona de grupo para seguir creciendo en el Eurobasket, en el que la selección nacional reforzó su autoestima con una nueva demostración de carácter, trabajo colectivo y buen baloncesto. Tras arrollar a la débil Bulgaria en el debut, España también pasó por encima de Georgia, sometida por un equipo liberado de presión que sigue dando muestras de su espíritu de grupo y en el que continúan progresando jóvenes valores como Jaime Pradilla, Alberto Díaz, Joel Parra y Xabi López-Arostegui, que ofreció una exhibición defensiva en la primera parte para anular a McFadden y convertirse en uno de los artífices de la contundente victoria frente a los exsoviéticos. La selección de Scariolo ofreció otro ejercicio coral para seguir alimentando sus ilusiones en un campeonato en el que no es favorita a medalla, pero que ya tiene casi garantizada una de las dos primeras plazas de grupo que en teoría le llevarán a un cruce más sencillo en octavos de final.

Aunque tuvo individualidades destacadas, como los hermanos Hernangómez y, una vez más Pradilla, España fue sobre todo un equipo ante Georgia, que sin el lesionado Tokio Shenghelia y, pese a su superioridad física, no pudo competir contra una selección sobrada de ambición, garra y descaro. Con Willy Fernández como máximo anotador y reboteador (cinco capturas), y una segunda unidad que está ganando en confianza y va a más, España minimizó gracias a su sacrificio defensivo a Georgia y se dio otro festival ofensivo. Ya había augurado Scariolo que para la selección iba a ser divertido jugar en un pabellón lleno contra el equipo local, y acertó de pleno. Sobre todo, lo consiguió en un tercer cuarto en el que destrozó a los georgianos y rompió de forma definitiva el partido, relanzada no solo por Willy Hernangómez, que mantiene un alto nivel, sino también por el tiro exterior: 32% al final, cuando al descanso solo tuvo un acierto en triples del 18%.

España barrió de la pista a Georgia no con su quinteto titular, solo modificado respecto al estreno con Joel Parra en lugar de Jaime Fernández, sino con un equipo liderado por el incombustible Rudy Fernández, que ya es el segundo jugador español con más internacionalidades, solo superado por Navarro, pero en el que también brillaron los jóvenes Pradilla, Díaz, Parra y Garuba. No permitió España que Georgia superase los 17 puntos en ninguno de los parciales, y fue tras el paso por los vestuarios cuando ofreció su mejor versión. Poderosa en el interior y demoledora desde la larga distancia, con mejor juego a los mandos de Alberto Díaz que de Lorenzo Brown, muy alejado de su notable encuentro en su debut frente a los búlgaros. Así alcanzó España una máxima diferencia de 24 (47-71) antes de afrontar el último cuarto y tener posibilidad de dosificarse.

64 Georgia

McFadden (6), Andronikashvili (13), Mamukelashvili (10), Bitadze (-) y Shermadini (10) –quinteto inicial–; Bekauri (–), Berishvili (3), Bokolishvili (5), Burjanadze (6), Jintcharadze (2), Sanadze (9) y Tsintsadze (–).

90 España

Brown (5), Parra (8), López-Arostegui (9), Juancho Hernangómez (9) y Willy Hernangómez (14) –quinteto inicial–; Pradilla (12), Rudy Fernández (8), Jaime Fernández (2), Brizuela (7), Díaz (8), Sáiz (8) y Garuba (–).

  • Parciales: 16-18, 15-22, 16-31 y 17-19.

  • Árbitros: Lanzarini (Italia), Zapolski (Polonia) y Salins (Letonia). Eliminado: Pradilla.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos del Eurobasket 2022, disputado en el Tiflis Arena. Lleno. 8.000 espectadores.

Willy y los triples

Después de sufrir algún atasco en ataque en el primer tiempo y sufrir ante el rebote ofensivo que mantuvo entonces con vida a Georgia en este período, el inicio de España en el segundo tiempo fue arrollador para dar también una paliza a su segundo rival. Entonces le endosó un parcial de 3-11, relanzada por Willy y Juancho y el lanzamiento lejano, frente a un adversario muy precipitado con los triples que quiso agarrarse siempre a Shermadini pero no tuvo recursos ante la movilidad y el gran juego de España. Aunque la vigente campeona del mundo jugó bien en la primera parte, no le entraron entonces los tiros, aunque sí repondió ya a lo grande en la contención, con una defensa de López-Arostegui sobre el base titular de Georgia que dejó a McFadden en solo tres puntos al descanso. Por dentro, sin embargo, Willy ya se fue a la decena de puntos en la primera mitad, acompañado en la faceta anotadora por el propio López-Arostegui, Pradilla y Díaz.

España mejoró mucho en la reanudación, especialmente ofensivamente, y terminó superando a Georgia en todas las facetas. No solo en el rebote (39 capturas frente a 33 de los anfitriones), sino también en asistencias (23 frente a 14), lo que es otra demostración de juego colectivo. Acabó España con dos únicos jugadores con dobles dígitos en la anotación (Willy y Pradilla), pero otros siete se acertaron la decena y la selección casi dobló a Georgia en valoración global (115 puntos por 61 de los locales). Este domingo espera Bélgica en un tercer compromiso que a priori será más asequible para los españoles.