Sergio Scariolo y Jaime Pradilla, durante el partido ante Bélgica. / reuters

Eurobasket 2022

España, sin intensidad, pincha ante Bélgica

La selección se enreda ante el juego coral del rival y se estrella desde el exterior para sufrir una inesperada derrota que complica el liderato de grupo, a la espera de Montenegro y Turquía

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

España sufrió este domingo un varapalo importante ante Bélgica, que en la tercera jornada del Eurobasket se impuso con merecimiento a una selección sin intensidad que se enredó ante el juego coral del rival, se estrelló desde el exterior (8 de 29 en triples, para un 28% de acierto) y careció de continuidad y agresividad. El liderato de grupo aún es posible para España, pero se ha complicado demasiado, porque antes del cruce de octavos que aún debe ganarse a la vigente campeona del mundo le esperan Montenegro y Turquía. El inesperado pinchazo frena la progresión de un equipo que había generado muchas ilusiones tras sus contundentes victorias frente a Bulgaria y Georgia.

Bélgica, con una gran defensa, las ideas muy claras en ataque y siempre superior en el rebote, se encargó de devolver a la realidad a España, que permitió demasiadas concesiones atrás y también fracasó en el aspecto ofensivo, en su peor partido del campeonato, salpicado de altibajos. Adormecida desde el inicio, reaccionó la selección de Scariolo en el segundo cuarto, el único que ganó, pero volvió a las andadas tras el descanso, sobrepasada por la mayor energía de los belgas, liderados por su base titular, Emmanuel Lecomte, que se fue hasta los 20 puntos. En España solo respondieron en ataque los hermanos Hernangómez y Lorenzo Brown, pero en el caso del director de juego nacionalizado cuando el partido ya estaba inclinado en el último parcial a favor de los belgas.

Nunca fueron buenas las sensaciones de España, que firmó un pésimo encuentro en el que no funcionaron ni el quinteto inicial ni la segunda unidad, pese a que Darío Brizuela se encargó de relanzar a la selección en un segundo cuarto en el que llegó a dominar por nueve (26-17) tras un parcial de 15-0 protagonizado por el escolta del Unicaja y por el de casi siempre, Willy. Sin embargo, el juego del equipo de Scariolo siempre fue muy espeso, escaso de sacrificio, e incluso en ese breve período convincente de España, el técnico italiano llegó a amenazar a Juancho y compañía con sacar a los jugadores de banquillo por su escasa actitud defensiva y permitir penetraciones tan fáciles al eléctrico Lecomte.

73 España

Brown (11), López-Arostegui (7), Parra (3), Juancho Hernangómez (11) y Willy Hernangómez (18) –quinteto inicial–; Pradilla (3), Rudy Fernández (2), Jaime Fernández (5), Brizuela (6), Díaz (1) y Garuba (6).

83 Bélgica

Lecomte (20), Obasohan (11), Gillet (14), Vanwijn (8) y Bako (10) –quinteto inicial–; Bleijenbergh (3), De Zeeuw (2), Libert (2), Mwema (6), Tabu (6) y Tumba (1).

  • Parciales: 11-15, 22-17, 21-25 y 19-26.

  • Árbitros: Lanzarini (Italia), Zapolski (Polonia) y Gurion (Israel).

  • Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos del Eurobasket 2022, disputado en el Tiflis Arena.

Pagó España sus numerosos errores y su relajación en un duelo en el que defendió mal y atacó peor y nunca estuvo cómoda, con los belgas dominadores en la batalla en la pintura (40 rebotes frente a 31), con un baloncesto muchísimo más fluido y una mentalidad también más poderosa. La concentración de los españoles no fue la exigida y Bélgica, que tiene talento y no se vino abajo pese a la máxima diferencia obtenida por la favorita, llevó de forma definitiva el partido a su terreno tras el descanso.

También en el tercer cuarto España endosó un parcial importante a Bélgica (9-0 para volver a ponerse por delante 48-43), pero de nuevo fue víctima de un bajón mental y el rival se apuntó un 1-11 que llevó el marcador a un 49-54 y ya presagiaba el hundimiento hispano. Bélgica también sorprendió con un un notable acierto en triples (el 44%), a los que, con tantas dificultades para anotar por dentro, quiso agarrarse España en el intercambio de golpes con el que comenzó el último cuarto, con tres consecutivos, dos de ellos de Xabi López-Arostegui. Sin embargo, Bélgica ya volaba en la cancha y en el marcador dirigida por Lecomte.