El Buesa Arena, talismán claretiano

El Herbalife Grancanaria arrancará este sábado su 14ª participación del Playoff al título de la ACB en el mejor escenario posible. Allí, en el Fernando Buesa Arena, guarida del Baskonia, ha esculpido sus mayores gestas deportivas: semifinal de Liga y Copa y título de la Supercopa.

La medieval Gasteiz es un auténtico talismán claretiano. Todo comenzó en la temporada 2012-13. El 8 de febrero de 2013. Ese día, el Herbalife Gran Canaria de Pedro Martínez rompía su maldición de los cuartos en la Copa del Rey tras ganar al Uxue Bilbao por 74-62, con protagonismo para Xavi Rey, que firmó 22 puntos y 27 de valoración.

Aunque luego quedaría eliminado en la semifinal por el Valencia (83-72), solo unos meses después pocos pensaron que el potente combinado entrenado por Zan Tabak (Cook, Nocioni, los hermanos Bjelika, Pleiss, Heurtel, Lampe, Causeur...) caería eliminado por el Granca en el Playoff. Allí, en Vitoria, se volvieron a plantar los Guerra, Newley, Bellas, Báez, Nelson, Alvarado, Tavares, Oguchi, Beirán y Slokar para romper de nuevo las estadísticas. Perdió por un solo punto (57-56) en la primera batalla al mejor sufriendo un triple de Heurtel en el último suspiro. Pero el cuadro amarillo se rehizo para remontar: 83-78 en un CID a rebosar y, en el duelo decisivo, 66-72 en el Buesa Arena al ritmo que marcó Ryan Toolson, héroe amarillo con 27 puntos para alcanzar por primera vez la semifinal.

El éxtasis completo llegaría este mismo curso. Allí, en Vitoria, se presentó el nuevo proyecto del Herbalife liderado por Luis Casimiro. La Supercopa abría la temporada 2016-17 con tres claros favoritos (Baskonia, Real Madrid y Barcelona) y un invitado (gracias a su mejor coeficiente europeo) por el que pocos apostaban. Sin embargo, el Granca volvió a sorprender. Primero silenció la guarida vitoriana venciendo al anfitrión (80-84), y luego se gustó en la final ante el FC Barcelona Lassa con un partidazo (79-59). Ahora le aguarda un nuevo reto en el Buesa Arena, allí donde ha visto cumplido sus mejores sueños y le tratan como un grande.

La liga que ganó Casimiro, también en Vitoria

El 4 de junio de 1998 está marcado con letras de oro en la historia del Basket Manresa SAD. Ese día, el por entonces denominado TDK Manresa obraba el milagro al proclamarse campeón de Liga ante el TAU de Sergio Scariolo en el Fernando Buesa Arena. Y Luis Casimiro, actual técnico del Herbalife Gran Canaria, lideraba aquel banquillo del modesto cuadro catalán.

Han pasado muchos años pero nadie olvida en tierras manresanas desde entonces aquella gesta comandada por el preparador manchego. Luis Casimiro Palomo Cárdenas (Ciudad Real, 1960) lideró aquel curso a un equipo de auténticos héroes.

El TDK acabó sexto la Liga Regular y fue capaz de eliminar sucesivamente a Estudiantes en los cuartos de final (1-3), Real Madrid en la semifinal (1-3), y Tau en la gran final (1-3), siempre con el factor cancha en contra.