Alejandro López, talento canario en Burgos

El canterano del Herbalife Gran Canaria, que debutó con Pedro Martínez en la ACB en la temporada 2009-2010, retornó esta temporada a la máxima competición nacional para reivindicarse y mostrar su mejor versión para sellar la permanencia del San Pablo

Óliver Suárez Armas
ÓLIVER SUÁREZ ARMAS

El Herbalife Gran Canaria defenderá la quinta posición este sábado (19.00 horas) en la pista del recién ascendido San Pablo Burgos, un equipo que certificó la permanencia a falta de tres jornadas para la conclusión de la fase regular y que cuenta en sus filas con el canterano claretiano Alejandro López, único jugador canario que compite en la Liga Endesa.

Integrante de una generación júnior del Granca que contaba con Óscar Alvarado, Samuel Domínguez, Christian Díaz, Fabio Santana, Jonay Cazorla, Bakary Konate, David Delgado o Milan Jaros, entre otros, con la dirección del actual asistente de Luis Casimiro Víctor García y de Cristo Guerra, y que inscribió su nombre en lo más alto del prestigioso Nike International Junior Tournament de la Euroliga en Roma en 2008. Una pléyade de talento que apuntaba a la élite y que, diez años después, solo él puede presumir de tomar parte en la mejor liga de Europa.

Alejandro López debutó con 18 años en la Liga Endesa en la temporada 2009-2010. El entrenador del Herbalife Gran Canaria por aquel entonces, Pedro Martínez, le dio minutos ante el Manresa en la competición doméstica y ante el Nancy francés en la Eurocopa, si bien su destino fue el vinculado UB La Palma de Carlos Frade en las próximas dos campañas en la LEB Oro. Jugó algunos partidos en la ACB, pero siempre con un rol testimonial que propició su salida al Cáceres, con el objetivo de afrontar su futuro profesional lejos de la isla.

Tras cinco ejercicios en la segunda competición nacional (Cáceres 2012-2013, Breogán Lugo 2013-2016 y San Pablo Burgos 2016-2017), consiguió el ascenso con un conjunto castellano entrenado por Diego Epifanio que le dio la oportunidad de retornar a la ACB con un rol «diferente y más serio», como afirmó en una entrevista a CANARIAS7 el pasado verano.

El escolta tinerfeño está saboreando una temporada para enmarcar en Burgos, donde promedia 6.5 puntos, 2.6 rebotes, 2.2 asistencias y 7.2 de valoración en los 20 minutos de media en los 31 partidos disputados (en 19 ha salido en el quinteto inicial), siendo una pieza básica para alcanzar el éxito de continuar un curso más, algo que parecía imposible tras comenzar el torneo con siete derrotas consecutivas.

«Quien pensara esto en la séptima jornada nos llamaría locos, pero la verdad es que hicimos un final de primera vuelta y estamos haciendo un final de la segunda muy buenos, y eso ha posibilitado buenos resultados para poder tener la permanencia lista a falta de tres jornadas», indica.

López dice que «queremos seguir compitiendo y haciendo un buen baloncesto, creo que estamos en el mejor momento de la temporada a nivel de conjunto, estamos jugando bien, más regulares y eso nos hace disfrutar también en la cancha», añade, al tiempo que destaca «el conjunto» de su próximo rival liguero.

«No tiene a un solo jugador que digas este va a meter 20 todos los partidos. Tiene un grupo que es capaz de anotar y aportar en diferentes aspectos, cualquiera te puede meter esos 20 puntos un día, pero no se caracteriza por eso el equipo completo. Me parece un equipo muy duro, sólido y competitivo, y muy grande también», analiza.

Sobre su aportación al bloque burgalés, sostiene que «me he visto muy bien, me preparé en verano muy duro, sabía que iba a ser difícil, sobre todo, el competir a nivel físico. Incluso yo me he visto sorprendido a veces por la cantidad de minutos y la confianza que ha tenido el entrenador en mí. Creo que después he respondido, pero, a priori, era difícil apostar o ponerme tantos minutos. Estoy muy contento y ellos también lo están conmigo. Me gustaría seguir, no voy a mentir, pero aún es pronto».

Más representación

El canterano amarillo lamenta ser el único canario en la Liga Endesa y se muestra feliz por el ascenso de un histórico como el Breogán Lugo, donde juega Christian Díaz. «Este año estoy solo, pero hay mucha calidad. Se lleva demostrando muchos años en LEB Oro que somos competitivos y que si se nos da la oportunidad, se puede responder. Ojalá que Christian se quedé en la ACB, es la mejor manera de poder quedarse a través de un ascenso, subiendo con el equipo con el que has terminado la temporada porque ya te conocen y saben qué puedes aportar. Pienso que es más fácil que apuesten por ti así, aunque puede ocurrir que venga otro o te fiche», manifiesta el jugador de 27 años.