Entrevista: Himar Ojeda

«Aíto abandera un juego alegre que engancha en Alemania»

30/12/2017

El director deportivo satauteño del Alba Berlín alemán, rival del Herbalife Gran Canaria en el grupo E del Top 16 de la Eurocopa, convenció al expreparador claretiano Aíto García Reneses para liderar el proyecto de un clásico que es segundo en la Bundesliga y sueña en el torneo continental.

. / Las Palmas de Gran Canaria

— Afronta su segunda temporada como máximo responsable de la parcela deportiva del Alba Berlín. ¿Está contento en Alemania?

— Sí, todo va muy bien y estoy muy contento porque al ser el segundo año ya todo tiene mi sello. Pude construir el equipo mejor con Aíto porque entiende la figura del director deportivo y hemos avanzado bastante también en las categorías inferiores, por lo que ya se empieza a ver un poco más el fruto del trabajo, pero el proyecto es a medio-largo plazo.

— Aíto inició su primera aventura en el extranjero a los 70 años y tras 45 temporadas en los banquillos en España. ¿Se ha adaptado?

— No lo conocía, obviamente sí sabía quién era y nos habíamos saludado quiero decir, pero nunca había trabajado con él. No sé si ha cambiado o no, pero está muy adaptado en su dinámica de trabajo; lo hace con mucha energía. Creo que la adaptación al baloncesto alemán todavía está en fase porque el nivel es más físico, el nivel arbitral es peor que en España y, entonces, se permiten muchas más cosas y eso complica un poco más el juego. Pero más que él adaptándose a eso, considero que la Liga se está adaptando al baloncesto que hace Aíto, ya que desde el principio han salido las cosas bien y, aunque había muchas dudas en el entorno porque nunca había salido de España, con 70 años y por el equipo confeccionado, ya que no era muy atlético, algo que es muy típico en Alemania. Sin embargo, ese juego en equipo que él lleva está siendo muy novedoso y está saliendo muy bien.

— También sedujo para su proyecto a dos jugadores importantes de la Liga Endesa como el norteamericano Luke Sikma –campeón con el Valencia Basket- y el lituano Marius Grigonis –gran campaña en el Iberostar Tenerife-...

— Luke es la pieza angular de nuestro proyecto porque es un base en la cancha y todo el juego pasa a través de él, y eso Aíto lo está explotando perfectamente. El balón pasa mucho por sus manos, hay muchos pases de canastas que no los da el base sino él, y me alegro especialmente porque diría que es el primer caso de un jugador que, entre comillas, descubrí yo trayéndolo a España y que después pude ficharlo en su máximo esplendor. Es una ilusión muy grande. Con Grigonis también, lo conocí hace tiempo y es muy competitivo. Me alegro de convencerlo para el proyecto porque tenía ofertas importantes del Zenit ruso y alguno más.

— Segundo en la Bundesliga, con 12 triunfos en 16 encuentros, y clasificado para el Top 16 de la Eurocopa. ¿Sorprendido?

— Me está sorprendiendo lo bien que va el equipo por lo joven que es, ya que el jugador más veterano es Luke con 27 años. Ha sido una apuesta arriesgada por una plantilla muy joven, pero con un estilo de jugadores que nos apetecía tener. Estamos muy contentos porque estamos consiguiendo resultados antes de lo que esperábamos y, especialmente, tras los problemas de lesiones que hemos tenido. Hacía tiempo que no estábamos tan arriba en la Bundesliga. Ganamos en Bamberg, algo que no lo lográbamos desde 2009. Y, además, con un baloncesto muy alegre, muy diferente, que está enganchando mucho a la gente, y no solo a la que viene a nuestro pabellón sino por la televisión a toda Alemania. Aguantamos bien pese a las ausencias, tuvimos tres derrotas seguidas y ganamos en la última jornada. En la Eurocup también empezamos bien, pero perdimos con el Limoges en casa y en Vilnius, lo que nos bajó del segundo al tercero puesto del grupo.

— Precisamente, el Herbalife Gran Canaria, con el que se medirá este martes en el Arena, y los exEuroliga Darussafaka y Galatasaray turcos serán sus rivales en esta fase del torneo continental...

— Es un grupo dificilísimo, el Granca era primero y cayó al cuarto por la mínima, por lo que contabiliza como casi un primero de grupo, su potencial es para eso. Y los otros dos son de Euroliga y favoritos. Es un reto porque en el ADN del Alba está siempre competir y pienso que es bueno. Son realistas, pero no hay un victimismo en cuanto que seamos el peor equipo del grupo. Sí, somos el peor equipo del grupo, el más joven, lo que sea, pero en ningún momento eso va a salir a relucir. Hay mucha exigencia por competir para igualar las fuerzas.

— ¿Será especial volver a la isla?

— Va a ser especial porque, aunque con el Estudiantes jugamos, no vine porque estaba en el Showcase de la D-League, así que va a ser el primer partido en el que vuelva a jugar a Gran Canaria. Me ilusiona mucho.

— ¿Cómo ha visto la evolución de la entidad claretiana?

— El Granca ha crecido muchísimo. El otro día me preguntaban los periodistas en Berlín tras ver el grupo por cómo sería el recibimiento a Aíto y les dije que con él jugaron dos finales, así que será espectacular. Lo digo en referencia a que ya es un equipo que juega finales, eso son palabras mayores. Ha crecido con la misma filosofía de siempre, que es ir paso a paso. Tiene mucho mérito, valor y es muy importante que una institución haya crecido independientemente de quién estuviera. El club ha seguido esa dinámica y es bastante difícil de conseguir.

— Durante su etapa como ojeador de la franquicia Atlanta Hawks recomendó que escogieran a Marcus Eriksson en el Draft de la NBA de 2015. ¿Cómo valora la temporada del alero sueco?

— Hace años que creo que tiene mucho potencial, ya no solo para ficharlo en los equipos que estuviera sino también para insistir a una franquicia NBA que lo drafteara. Atlanta lo hizo y mantiene sus derechos, pese a que ha habido otras que han intentado conseguirlos. Es espectacular, muy trabajador y físicamente tiene mucho margen de mejora. Está respondiendo en el Granca, va para arriba e irá aún más.