Amaral -en la imagen dirigiendo un partido del Granadilla, su último equipo- espera un derbi de calidad el sábado en el Gran Canaria. / LALIGA

Amaral apuesta por un derbi «atravesado» entre dos versiones muy mejoradas

«Es un partido único, diferente al resto», destaca el de Arico, voz autorizada para diseccionar el choque por su pasado en ambos representativos canarios

ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO Las Palmas de Gran Canaria

Voz autorizada para diseccionar el derbi de este sábado, el que fuera jugador del CD Tenerife y técnico tanto de los tinerfeños como de la UD Las Palmas David Amaral, expone que «los derbis siempre son diferentes por mucha razones. Son partidos únicos, que no se ven todos los días».

Añade el de Arico que «indudablemente para el que vive aquí, para el canario, es el partido más especial de todos por lo que significa, por el amor propio, por la defensa de cada isla... Ahora bien, hay jugadores que vienen de fuera que ya por los años que llevan aquí ya saben lo que significa un derbi, y también lo vive de manera especial, está claro».

Independientemente del resultado, espera el experimentado técnico tinerfeño que «se vea un partido bonito, un buen encuentro, porque en los últimos que se han jugado la verdad que más bien eran para cambiar de canal, la verdad. Entre que no había público y lo que se estaba viendo... Sin embargo, creo que este año será diferente, que veremos un buen espectáculo. Veo a los dos equipo con otras cosas».

El tinerfeño valora además las trayectorias de uno y otro equipo, metidos en zona noble tras las nueve primeras jornadas. «Los dos llegan en muy buena línea. La UD Las Palmas de mitad de campo hacia delante tiene una calidad enorme, pueden liarla en cualquier momento. Ahora bien, el equipo también es de mitad hacia atrás; si atacas bien pero no defiendes bien, ya sabes lo que puede pasar. Por su lado, el CD Tenerife presume de ser un equipo compacto. Han tardado más de 10 años, pero al final se ha montado un buen equipo con jugadores que marcan la diferencia y que se les puede exigir por ello, precisamente. Es un equipo difícil de jugarle y de batirle. Defensivamente es complicado meterle mano, y luego tiene mucho peligro a la contra, es sólido como bloque, su intensidad es alta».

«El partido será atravesado para los dos. Si la UD se adelanta puede ponerle en serios problemas al Tenerife, ya que tendría que jugar a otra cosa a la que está acostumbrado», añade justo antes de valorar el papel principal de los jugadores: «La clave siempre está en el jugador. El entrenador está para mover peones, para mandar una táctica y cuatro o cinco cosas más, pero el que juega y decide es siempre el futbolista, es el que tiene que aportar y al que se le puede exigir. El entrenador lo que tiene que hacer es equivocarse lo menos posible en sus decisiones. Mel ha estado en más derbis y, en los últimos, diría que ha tenido hasta algo de fortuna. Pero, el Tenerife ha sabido competir, se ha adaptado mejor, últimamente, a los derbis que su rival».

El factor afición

Celebra como el que más David Amaral que el derbi pueda jugarse con público. «Seguro que habrá buena entrada. Hay muchas ganas de ver fútbol en vivo y el mayor aliciente de este derbi, ahora mismo, es precisamente que habrá público en las gradas. Es el punto de referencia, sin duda. Un partido sin público es como un jardín sin flores; parece que es un partido de entrenamiento, oyes lo que no tienes que oír... Está claro que no es lo mismo. Aquí sí que va a ser determinante el apoyo del público, y para los dos equipos. Cuando el nivel está un poco justo o igualado, lo puede cambiar el ambiente de una grada. No es lo mismo tampoco a nivel arbitral, etcétera. El público te achucha para lo bueno y para lo malo», analiza.

Por último, al ser cuestionado por un posible resultado del derbi del sábado, David Amaral no se moja, pero sí aclara que «yo lo que quiero y deseo es que los dos equipos suban a Primera División. Como mínimo, que tengan la posibilidad de hacerlo».