Abián Guillén se retira y denuncia: «Hay mafiosos en nuestra lucha»

Tras su encomiable labor con la luchada benéfica por La Palma, pretendía seguir luchando en el Ramón Jiménez, pero lo deja al sentirse señalado

PEDRO REYES Las Palmas de Gran Canaria

Cuando al final de septiembre al luchador Abián Guillén, destacado C del Ramón Jiménez para esta temporada, se le ocurrió hacer una lucha solidaria para los damnificados por el volcán de La Palma, ni en sus peores sueños, podría pensar que la iniciativa le iba acarrear tener que abandonar el vernáculo deporte, de momento, por esta temporada.

En esos días, recibía la solidaridad de todas las federaciones para el evento y también del presidente de la regional, Francisco Rivero, que le llegó a decir textualmente: «El apoyo es total. Lo llevaré a una Junta de Gobierno y nadie se va a oponer».

Bastó que tuviera conocimiento que a Guillén le estaban asesorando, entre otros, algún exmiembro de su Junta directiva- otros dicen la causa es que había televisión -, para que cambiara el discurso y le dijera al propio Abián Guillén, días más tarde: «Ustedes no son nadie para organizar la luchada». Oponiéndose Rivero, además, frontalmente a la misma, si no la hacía el ente federativo.

A partir de ahí la Federación, que legalmente es la que tenía que autorizar, que no organizar, la luchada, una mera formalidad, se negó a ello, a pesar de los apoyos que tenía de las insulares, los cuales se fueron cayendo a medida que pasaba el tiempo, a excepción de La Palma y Tenerife. La intervención del presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, salvó el evento, en el que Abián Guillén recibía del público, en el centro del terrero de Vecindario, una atronadora ovación, al igual que los luchadores, por primar más la solidaridad que un mero permiso administrativo.

Guillén llegó a recibir un burofax de una abogada, que decía ser asesora legal de la Federación Canaria, que le recordaba que si seguía con la organización de la luchada podría ser sancionado, y le relataba las posibles penas.

Con la luchada ya finalizada y con un rotundo éxito, Abián iba a comenzar la temporada con su club, hasta que el miércoles, todo saltó por los aires. Una conversación con una persona importante dentro de la lucha y de su confianza, le advertía: «Si luchas en la isla, te van a perjudicar todo el año. Vas a estar más fuera que dentro del terrero», le advirtieron de manera severa.

Ante esta amenaza velada, se desplazaba a Guía esa misma noche. «Mi deber era decírselo al presidente de mi club, Manuel Sarmiento, que se ha portado muy bien conmigo. Es una persona honesta y le estoy muy agradecido del trato recibido, por lo que no debo hacer nada que vaya en contra de él o del equipo. Por eso decidí dejarlo, para que no salga perjudicado. Con todo lo que estaba pasando, ya no tenía ánimos ni fuerzas para seguir luchando. Aquí en Gran Canaria, hay algunos mafiosos que hay que desterrar de la lucha», declaró a este periódico.

Guillén, además, le entregó al presidente, el anticipo de la ficha que había recibido. «Puedo asegurar que he tenido ofertas de todos los sitios, pero la mejor era la del Ramón Jiménez». Ayer mismo le hicieron alguna más, pero las ha rechazado todas porque, sencillamente, le han aburrido.