«La sociedad niega la parte dolorosa de la existencia»

Por más que se quiera cerrar los ojos o mirar para otro lado, la vida también incluye penurias. Incluso, a veces, llegan a superar a las alegrías. Sobre el dolor, pero desde una perspectiva poética y sugerente cargada de «belleza, vitalidad y sentido del humor» habla en buena medida el montaje escénico He nacido para verte sonreír, que hoy se representa, a partir de las 20.30 horas, en el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura, y el jueves finaliza su gira nacional con una última función, a partir de las 20.00 horas, en el Cicca de la capital grancanaria.

La actriz madrileña Isabel Ordaz protagoniza este montaje que está, según explica, «lleno de poesía».

«Doy vida a una madre que se llama Miriam. Tiene un hijo con problemas mentales. Toda la obra transcurre en una cocina durante una espera que acaba cuando ella se ve en la obligación de internar a su hijo en un hospital. Durante ese tiempo, habla de todos sus sentimientos. Es una feria emocional. Va entregando su intimidad al espectador, ya que cumple con el perfil de ama de casa tradicional que, poco a poco, a medida que habla de su pasado, sus miedos y sus fantasmas, pone de manifiesto su rico mundo interior», apunta esta actriz muy popular por sus papeles en series como Pepe y Pepa, Aquí no hay quien viva o La que se avecina.

Desde su punto de vista, el texto del dramaturgo argentino Santiago Loza, que dirige su compatriota Pablo Messiez, tiene la virtud de adentrarse en una vertiente existencial que no suele abordarse con naturalidad en Occidente, a diferencia de las culturas orientales que sí lo hacen con una mayor objetividad

«Vivimos en una sociedad que niega el 50% de la existencia, que está compuesto por el dolor, la enfermedad y el paso del tiempo... Todo eso es también una hermosa aventura. La sociedad pretende ser feliz 24 horas al día y eso es un engaño que esconde oscuros intereses, como son los negocios y las cuentas de resultados. Amo la literatura y el teatro porque abordan ese lado de sombra e ilumina el camino para el público», comenta la intérprete que vuelve a Gran Canaria gracias a la nueva temporada de Es jueves, es teatro, que forma parte del proyecto municipal Distrito Cultura.

He nacido para verte sonreír ha superado más de dos años de representaciones por toda la geografía nacional, incluido el Teatro de La Abadía, en Madrid. «Es una obra muy intensa y por ello hay que entrar en ella con mucho cuidado. Pablo Messiez es un gran director de actores. Es muy delicado a la hora de dirigirnos. Mi personaje, sobre el que se sustenta toda la obra, habla, habla y habla... pero lo que quiere es rescatar a su hijo del silencio dramático en el que se encuentra. También aborda las dificultades paterno-filiales y muchas otras cosas. La escenografía es muy bella y llena de simbología. Es un espectáculo muy bello y de gran transmisión emocional», adelanta la protagonista.

Reconoce que en este tipo de melodramas resulta sencillo caer en el error de «quedarse corto o pasarse de frenada en los momentos dramáticos». Pero en esta ocasión, el montaje está compuesto de tal manera que «todo está a favor para que el público haga el viaje con nosotros».

Así, apunta, lo ha percibido sobre el escenario junto al actor Fernando Delgado y después de la mayor parte de las funciones. «Resulta conmovedor cómo reacciona el público. Se emociona mucho al ver la obra, tal y como nos reconocen », comenta esta actriz que prepara «un nuevo montaje escénico que se estrenará en 2019» y que también tiene en cartera otros proyectos de cine y televisión. Sobre todos, dice, no puede adelantar detalles.