Enzo Saugar, el bailarín canario en París

Hace dos años el joven canario Enzo Saugar Borderes superó las pruebas para entrar en la academia de ballet de la Ópera de París. Tras doce meses de prueba, el pasado curso logró superar el examen para convertirse en alumno oficial. Ahora el bailarín sueña con ser algún día figura del conocido cuerpo de baile parisino.

LUISA DEL ROSARIO | / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El primer año que estuve allí no era alumno oficial, para eso tienes que pasar un examen. Yo solo había pasado las pruebas de un concurso para entrar y me habían cogido. No hay diferencia en las clases, pero tienes que superar otra audición», explica el joven grancanario Enzo Saugar Borderes (14 años).

«Fui muy bien acogido entre los profesores y los alumnos. Todos se portaron muy bien conmigo, son todos muy simpáticos y yo me he adaptado muy bien», confiesa el bailarín.

Para esta aventura, su madre se trasladó a París para instalarse cerca de donde Enzo Saugar vive de lunes a viernes. Estudian, bailan, comen y duermen en distintas dependencias de la academia del Ballet de la Ópera de París. Se va a casa los viernes por la tarde y regresa el domingo por la noche, explica el joven.

La lengua no ha sido un obstáculo pues hablaba francés perfectamente. Sin embargo, el idioma escrito le ha hecho estar «un curso inferior» al que le corresponde por edad.

La vida de Enzo en París se centra en el colegio y el baile. «Por las mañanas estudiamos y por la tarde bailamos una media de tres horas», explica el joven bailarín quien asegura orgulloso que en el examen final de curso de este segundo año, siendo ya alumno oficial de la academia, quedó primero de su clase.

Sacrificio. La presión y el sacrificio no parecen preocupar a Enzo pese a su juventud. «Cada año tenemos pruebas o un examen, así que estoy acostumbrado», asegura. «Y claro que en la academia requieren un esfuerzo, pero es lo que me gusta, es mi elección», afirma con contundencia. De hecho, ahora su sueño es poder seguir en la academia del Ballet de la Ópera de París y lograr formar parte de su cuerpo de baile. «Cuanto antes termine los cursos, más oportunidades tendré (hasta tres) para entrar», explica.

Cursillo de verano en el centro coreográfico

Enzo Saugar se formó en el Centro Coreográfico Trini Borrull de la mano de Carmen Robles y Anatol Yanowsky. Ambos lo animaron a que hiciera las pruebas para entrar en la academia de ballet de la Ópera de París hace dos años. Más de 250 bailarines hicieron la audición que superó el joven grancanario, que cada año regresa a la capital grancanaria para hacer el cursillo de verano con sus antiguos profesores.

Descanso en casa

Con el ajetreo diario en la escuela y los fines de semana «estudiando», los únicos momentos de descanso que tiene Enzo Saugar son en casa, en Gran Canaria. «Aquí veo a mis amigos y me relajo mucho. También cuando venimos de vacaciones en Navidad», confiesa el joven que está dispuesto a llegar a lo más alto en una profesión que eligió a los 4 años. «Yo quería bailar, me acuerdo. Se lo dije a mi madre y me apuntó a algo así como movimiento corporal, pero yo no quería eso, yo quería baile», afirma.