Blanca Rodríguez: «El teatro aficionado crea espectadores»

Se puede valorar y disfrutar de una creación artística sin conocer los entresijos de esa disciplina. Es suficiente con dejarse llevar y tener un mínimo de sensibilidad hacia la cultura. Si se tiene la fortuna de ponerse en la piel de un profesional, aunque sea por unas horas, el conocimiento y la actitud crítica se disparan.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

Esa oportunidad inmejorable es la que se les presenta a los participantes de la quinta edición de la Muestra de Teatro Popular, que se desarrollará entre el viernes y el domingo, en la Sala Insular de Teatro de la capital grancanaria.

Un total de ocho colectivos de apasionados por las artes escénicas tendrán la oportunidad de mostrar en público sus respectivas y variadas creaciones. Los dos primeros días las representaciones arrancan a las 20.30 horas, mientras que el domingo empiezan a las 19.00 horas.

«Esta es la quinta edición de una pata fundamental dentro de la cultura y del teatro. Con iniciativas como éstas creamos espectadores. Esto es una escuela de público para las funciones profesionales. Incluso, hemos tenido casos de aficionados que a partir de su trabajo en los colectivos de aficionados han dado el salto al terreno profesional», explica Blanca Rodríguez, actriz y directora que lleva las riendas de esta muestra junto a Sergio Placeres.

Teatro costumbrista, verseadores dentro de un engranaje escénico, comedia y hasta un montaje en inglés conviven dentro de los espectáculos previstos para esta quinta edición en la SIT.

El viernes, el grupo Roque Azucarero presenta la creación colectiva Melocotones rellenos; Maica-Las Mansas hace lo propio con El secreto, de Juana Pulido; y cierra la jornada el Taller de Juglares, con Cuentos con sabor, que incluye una degustación gastronómica, avanzon ayer en el teatro Cuyás los responsables de esta iniciativa.

El sábado, el grupo Papaya Studio desarrolla en inglés el montaje The Nightmare Before Summer (Pesadilla antes del verano), una precuela de la película de Tim Burton; el grupo Punto y Seguido da vida a la creación colectiva Mirabel y sus amigas; y Flora Tristán representa La orquesta, de Blanca Rodríguez.

El domingo se podrá ver el montaje cervantino Entremeses, a cargo de TET Adultos; y La explosión, de Sergio Placeres, que desarrolla el grupo A las cuatro.

«Cada grupo cuenta con el respaldo de un profesional. Si no se cuenta con el asesoramiento de uno, el proyecto acaba muriendo. El profesional lo hace más estable y aporta calidad», explica convencido Sergio Placeres.

Desde su punto de vista, esta muestra «cristaliza un sueño» que permite a los aficionados «saborear y vivir el hecho teatral, pueden ser otras personas a la vez que reservan su propio ser». Además, dice, con este proyecto «se genera un público más crítico y participativo», lo que se ajusta a la visión de la cultura que se tiene en el siglo XXI.

Blanca Rodríguez, por su parte, destaca que en estos colectivos predominan las mujeres. «Son más participativas que los hombres. Son mujeres muy ocupadas que se preocupan de buscar tiempo libre para ir a los ensayos. Algunas, incluso, participan en dos proyectos a la vez. Esto debe servir como tirón de orejas para los hombres», apunta con ironía.

Placeres destaca que esta Muestra de Teatro Popular sirve «como escaparate» para que estos grupos exhiban sus creaciones fuera de su entorno más cercano y ante un público más abundante. «Por eso creo que es evidente la necesidad de que se articule un circuito insular de teatro aficionado», lanza.

Las entradas para esta quinta edición de la muestra se pueden adquirir en los canales habituales del Cuyás y la SIT, a partir de los 10 euros.