Alexis es el Peter Pan canario

Alexis, ese mataperros y culoinquieto que trae de cabeza a su madre, es como Peter Pan. No crece, sigue siendo un niño más de 30 años después de que apareciera en público como parte de un espectáculo del humorista Manolo Vieira, que los días 30 de noviembre, a las 20.00 horas, y el 1 de diciembre, a las 20.00 y las 22.30 horas, echa la vista atrás con su nuevo show, en el teatro Cuyás de la capital grancanaria.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

«Alexis sigue vivo. No puede crecer. Eso sí, es un niño que ahora maneja el móvil y por la edad que debe de tener ya igual es hasta medio hacker [pirata informático]», apuntó ayer entre risas el humorista grancanario durante la presentación mediática de Cómo han pasado los años.

El artista del barrio capitalino de La Isleta apunta que lleva «37 años en este feliz oficio», tal y como define una labor escénica con la que comenzó en 1981.

«En este montaje repaso cómo ha sido la evolución durante esos años. Hay relatos que de haber nacido hoy difícilmente podría contar. Hay cosas que han mejorado y otras que están peor», explicó con su habitual ironía junto a Gonzalo Ubani, director artístico del teatro Cuyás, en el que recala por sexto año consecutivo.

Durante el desarrollo de ¡Cómo han pasado los años!, el público se topará con «relatos nuevos y otros adaptados», asegura el artista que considera estos cambios fruto de una evolución natural que explica mediante el paisaje urbano de su ciudad natal. «Antes, para ir a Agaete pasábamos por las factorías de pescado de El Rincón. Ahora vemos el auditorio Alfredo Kraus», comenta.

Los que se mantienen firmes son los principios sobre los que sustenta su forma de hacer reír. «No hago política, pero sí un déjate caer... Ya me lo decía mi padre que las grandes verdades se dicen en broma».

Considera que en su terreno «no deben existir límites» y que éstos, los razonables, ya los conocen de sobra los profesionales y por tanto no se necesita una regulación que limitaría «la libertad de expresión».

Sobre el escenario, Manolo Vieira dice que se ha percatado de que su audiencia es multigeneracional. «Veo mucha gente joven entre el público. Primero vino el padre con el hijo y ahora son los nietos del primero. Por eso encuentro entre el público jóvenes de 14 y 15 años de edad», asegura con orgullo.

Atribuye este logro, en buena medida, a la retransmisión de su espectáculo televisivo la noche que expira cada año. «Al oírlo en casa durante fin de año ya están acostumbrados a mi humor. Soy consciente que reúne a mucha gente, a la familia delante de la televisión», sentencia.