Un grupo de jóvenes observan los libros de un puesto en una feria del libro. / Antonio tanarro

Luz verde al bono cultural de 400 euros para jóvenes de 18 años

El Gobierno aprueba hoy la medida, que subvenciona a 500.000 adolescentes la compra de libros y discos, entradas de cine y conciertos o la suscripción a plataformas, entre otras actividades

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

El Consejo de Ministros aprobará este martes el Real Decreto del bono cultural joven de 400 euros del que se podrán beneficiar quienes hayan cumplido o cumplan 18 años a lo largo de 2022 (cerca de 500.000 chavales) y que permitirá a los adolescentes adquirir productos, servicios y actividades culturales.

El bono, que será válido durante los doce meses siguientes a su concesión, permitirá destinar parte del dinero a subvencionar la compra de entradas para artes escénicas, música en directo, cine, museos, bibliotecas, exposiciones y festivales escénicos, literarios, musicales o audiovisuales, hasta un máximo de 200 euros por beneficiario.

Además, recoge subvencionar productos culturales en soporte físico: libros; revistas, prensa, u otras publicaciones periódicas; videojuegos, partituras musicales, discos, CD, DVD, o los conocidos como Blu-ray, hasta un máximo de 100 euros por beneficiario.

Cada joven de 18 años también podrá destinar hasta 100 euros al consumo digital o en línea: suscripciones y alquileres a plataformas musicales, de lectura o audiolectura, o audiovisuales, compra de audiolibros, compra de e-books, suscripción para descarga de podcasts, suscripciones a videojuegos en línea y suscripciones digitales a prensa o revistas.

Los jóvenes tendrán un año efectivo, desde la puesta en marcha de la medida, para gastar los 400 euros del bono.

Quedarán fuera del bono actividades como la tauromaquia, la gastronomía o la moda, productos de papelería, libros de texto curriculares, equipos de software o hardware, material artístico, instrumentos musicales y espectáculos deportivos. Tampoco cubrirá la adquisición de productos pornográficos

«Hemos priorizado determinados sectores que creemos que son los que más pueden contribuir a crear pautas de consumo cultural y reforzar otros que se han visto afectados por la pandemia», dijo hace unos meses el ministro Miquel Iceta sobre esta iniciativa de su departamento.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) son más de 450.000 los españoles nacidos en 2004, los que por tanto podrían beneficiarse de este bono cultural a lo largo del año en curso.

«Hay que tranquilizar a todo el mundo, porque los jóvenes van a poder disponer de esa ayuda y tendrán un año para hacerla efectiva: el bono cultural va a funcionar bien y ha venido para quedarse», aseguró Iceta, que aclaró que «no se podrá concentrar todo el gasto en un solo sector» y que habrá, por tanto, un tope para la suscripción a plataformas digitales como Netflix, HBO o Spotify.

Cultura ha destinado una partida de 210 millones de euros a esta esperada iniciativa cultural, que ya está en marcha en otros países como Francia e Italia con muy buena aceptación entre los jóvenes y la industria cultural.

Tarjeta prepago virtual

La gestión del programa se realizará a través de una plataforma tecnológica específica, en la que se presentarán las solicitudes, que se tramitarán por orden de presentación. Una vez concedida la ayuda al beneficiario, se abonará el importe total concedido, en un único pago, en formato de tarjeta prepago virtual.

Excepcionalmente, se podrá emitir una tarjeta física, en caso de que el joven no disponga de dispositivo móvil compatible para contener la mencionada tarjeta virtual.

Una vez aprobado hoy el Real Decreto, se publicarán las convocatorias para la adhesión de las entidades, establecimientos o instituciones de servicios culturales que estén interesadas en sumarse al programa, así como la solicitud del bono de los jóvenes, que podrán compaginar con otras ayudas de otras administraciones públicas.