Vacuna ha sido elegida la palabra del año. / Vídeo: E. P.

Vacuna, palabra del año en la era de ómicron

Se impone a voces como fajana, criptomoneda o negacionista, megavatio, metaverso, negacionista, talibán o variante

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Vacuna, es la palabra del año 2021, el que quedará en nuestra memoria como el año de ómicron. No había que ser un lince para saber que la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) optaría por vacuna como salvadora palabra de un año pandémico en que la inoculación ha salvado millones de vida y se ha constituido en dique contra el avance implacable del mutante coronavirus. Vacuna se corona así como la voz que describe uno de los conceptos que más ha sonado en los medios de comunicación de España y del mundo desde finales de 2020.

Los vocablos vinculados al coronavirus agruparon una parte importante de las candidatas a palabra del año de la FundéuRAE de 2021, como ya ocurrió en 2020. Además de vacuna, entre las elegidas se encontraban negacionista y variante. Otras dos estaban relacionadas con la forma en la que la pandemia ha alterado nuestras vidas: desabastecimiento y cámper. Las demás candidatas aludían al medioambiente (ecoansiedad, carbononeutralidad), la tecnología (metaverso, criptomoneda) y otras cuestiones de actualidad (fajana, megavatio, talibán).

Además de por su gran presencia en el debate social, político, científico y económico, la Fundación la ha seleccionado vacuna por su interés lingüístico. El concepto de vacuna surgió en el siglo XVIII a raíz del descubrimiento del médico inglés Edward Jenner de que los infectados por la viruela vacuna o bovina quedaban protegidos frente a la viruela humana.

En español, se utilizó durante un tiempo vaccina (creada a partir del latín vaccinus, es decir, 'de la vaca'), pero terminó imponiéndose vacuna. Esta voz aparece por primera vez en el Diccionario de la RAE en 1803, aunque no con su significado actual, que se incluyó en 1914.

Esta voz y sus derivados, como vacunación o vacunado, han estado presentes en todo el mundo hispanohablante este año, ya fuera de forma aislada o como parte de construcciones más extensas: vacuna de refuerzo, punto de vacunación masiva, pauta de vacunación… Se trata de una palabra que ha motivado incluso la aparición de neologismos, nuevos conceptos como vacunódromo (formado con la base culta, dromo, (que se refiere a un espacio de grandes dimensiones destinado a fines determinados) y vacuguagua, (acrónimo de vacunación y guagua).

La FundéuRAE le ha dedicado numerosas recomendaciones durante 2021, varias de ellas enfocadas a su confusión con otros términos, como suero, antídoto o inmunización. Ha generado además dudas su uso con ciertos verbos (inocular es un término genérico para referirse a administrar una vacuna, mientras que inyectar se refiere a una forma concreta de hacerlo).

También otras voces relacionadas han protagonizado recomendaciones y consultas de la Fundación este año, como tripanofobia ('miedo irracional a las inyecciones') o inmunidad de rebaño (para referirse a la teoría de que, si la mayor parte de una población se inmuniza frente a un virus, este grupo proporcionará protección indirecta a los no vacunados).

Esta es la novena ocasión en que la FundéuRAE, fundación promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española, escoge su palabra del año, seleccionada «por su especial repercusión en los medios de comunicación de todo el mundo y su interés desde el punto de vista lingüístico».

La primera palabra del año para la Fundación fue escrache, en 2013, a la que siguieron selfi (2014), refugiado (2015), populismo (2016), aporofobia (2017), microplástico (2018), los emojis (2019) y confinamiento (2020).