Imagen de archivo de Rafael Sánchez Araña, en la sede de la OFGC. / ARCADIO SUÁREZ

Cs ve «un traje a medida» en la OFGC para Sánchez Araña

Denuncia que tiene «vínculos personales» con los otros dos directores que se retiraron del concurso

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Cabildo de Gran Canaria, Ruymán Santana, denunció ayer en un comunicado de prensa que los dos candidatos invitados al concurso negociado sin publicidad convocado por la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), para cubrir la plaza de director asistente y director de la Joven Orquesta Gran Canaria (JOGC), Sesto Quatrini y Pier Angelo Pelucchi, tienen vínculos personales con el ganador de ese concurso, el grancanario Rafael Sánchez Araña (Agüimes, 1983).

«Ambos aspirantes, que finalmente desistieron y facilitaron con su retirada la elección de Sánchez Araña, han sido parte del proceso formativo del ahora director asistente de la OFGC. En su propio currículum, Sánchez Araña destaca que fue becado por el programa de movilidad Erasmus, en el curso 2011-2012, y que estudió dirección de orquesta con PierAngelo Pelucchi en Udine (Italia), con el que preparó su concierto final de carrera que tuvo lugar en junio de 2012», afirma el comunicado.

Su relación con Sesto Quatrini también es evidente, añade. «En el año 2019, Sánchez Araña fue director asistente del italiano en las funciones de Don Carlo, durante la temporada de los Amigos Canarios de la Ópera. Se da la circunstancia de que en la actualidad Quatrini es director artístico de Ópera de Lituania. Esa relación se ha prolongado, hasta el punto de que Sánchez Araña tiene programado dirigir la orquesta de la Ópera de Lituania entre el 27 y el 29 de enero, en el Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Vilna, interpretando durante tres noches la obra 'Carmen' de George Bizet».

Cs afirma que ha solicitado en el Cabildo información para esclarecer «quién propuso a los aspirante». Tras comprobar la trayectoria de Pelucchi y Quatrini, se evidencia que ambos aspirantes tienen una experiencia que no se ajusta al puesto de director asistente, «ambos están consolidados como directores titulares, tienen una carrera que además hubiera superado con creces en méritos a Sánchez Araña, por lo que también se hace necesario solicitar la documentación que manejaba aquella persona o personas que los invitaron al concurso», dice el portavoz de Cs. El hecho de que desistieran del concurso, con toda esta información, «nos invita a pensar que todo fue un paripé», añade.

El portavoz en la Corporación Insular ha añadido que con estos últimos datos y «según los documentos que manejamos», cada vez estamos más convencidos que se hizo un concurso a medida para Rafael Sánchez Araña, «por lo que mantenemos nuestra intención de seguir recopilando datos para llevar a cabo posibles acciones judiciales», ha afirmado.

La formación naranja había denunciado esta semana que tanto el contrato adjudicado al director titular, Karel Mark Chichon, como el del propio Rafael Sánchez Araña, director asistente y de la Joven de Orquesta Gran Canaria (JOGC), eran nulos de pleno derecho.

«Sánchez Araña inició su vínculo con la OFGC en el año 2017, en el que se le hicieron tres contratos diferentes (negociados sin publicidad), uno como director asistente, otro para dirigir los conciertos escolares y el tercero para la JOGC, por un valor total de 49.000 euros. La Auditoría de Cumplimiento del Cabildo estimó que el contrato podría ser susceptible de contratación laboral encubierta. En 2018, y a pesar de lo que advertía esa auditoría (que tiene carácter definitivo), el Cabildo repitió el mismo procedimiento para contratar a Sánchez Araña, por una cuantía de 42.909 euros. La Auditoría de Cumplimiento de ese año vuelve a alertar de las mismas anomalías», explica el comunicado.

«En 2019 la OFGC no adjudica ningún contrato a Sánchez Araña, que siguió facturando por su labor a pesar de que las cantidades no estaban soportadas por contrato alguno. Y ya en 2020, se realiza el procedimiento negociado sin publicidad para la adjudicación de un contrato de prestación de servicios», concluye.