El escrito estadounidense Michael Connelly. / Mark delong

«No me fío del sistema judicial en EE UU, es corrupto y mentiroso»

Michael Connelly asegura que «el cine está matando al cine». La serie 'El abogado del Lincoln', basada en 'El veredicto', una de las novelas del escritor, arrasa en Netflix

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Conoce al dedillo el sistema judicial estadounidense. Por eso desconfía de él Michael Connelly (Filadelfia, 65 años), uno de los gigantes del suspense y la intriga que ha vendido más de 80 millones de libros en 44 países. Mickey Haller, el abogado que convierte su automóvil Lincoln Town en su oficina, es uno de los personajes icónicos de Connelly y protagonista de la saga que inspira la serie 'El abogado del Lincoln', recién estrenada en Netflix y la más vista en la plataforma. Adapta 'El veredicto', segunda novela de Haller y que AdN reeditada en español. Su autor cree que «el cine está matando al cine».

Connelly fue periodista y se curtió en la crónica negra antes de facturar sus exitosos 'thrillers' basados en historias reales. «Hablo con abogados, detectives, policías… y de esas charlas surgen muchas de las historias que cuento», explica. 'El veredicto' parte de un hecho poco conocido sobre un juicio en el que se declaró no culpable al acusado, asesinado a tiros en la calle poco después. «A veces la justicia no se imparte en el tribunal, entonces ves los fallos del sistema y que existen justicias paralelas», explica el escritor en videoconferencia desde su casa en Los Ángeles.

«No me fío del sistema judicial estadounidense. No funciona bien. Hay mucha corrupción y muchas mentiras», espeta. «Una de las peores cosas que pueden pasarte es caer en él por conducir ebrio o drogado, por ejemplo. El dinero será clave. El trato que recibas dependerá de que puedas pagar o no un buen abogado defensor», explica Connelly.

«Todo el mundo miente. Los policías. Los abogados. Los testigos. Las víctimas... Un juicio es un concurso de mentiras. Mi trabajo es ser la verdad donde todos mienten», dice Haller al inicio de la novela para denunciar y plantar cara a un sistema podrido y mentiroso «en el que buscar la verdad es una tarea noble».

Unas mentiras que se amplifican y difunden en internet. «La gente no contrasta nada. Se lo cree todo, incluidas las 'fake news' si encajan en su forma de ver el mundo. Necesitamos más pensamiento crítico para analizar mejor lo que nos llega a través de las pantallas», propone Connelly.

Con la vista «fija en Ucrania», le preocupa el futuro del país y «por qué Putin y Rusia han sentido la necesidad de hacer lo que hacen». Pero también le inquieta la situación en EE UU. «Vuelco mis preocupaciones en mis novelas a través de mis personajes. Y entre ellas está la división de mi país, más polarizado de lo que lo he visto en toda mi vida», asegura el escritor. «Es imposible no preocuparse al ver dos bandos cada vez más distantes e irreconciliables, con una derecha muy conservadora y una izquierda muy liberal», lamenta.

No cree que las series estén matando al cine, que se está suicidando. «El propio cine se está cargando el cine, porque, al menos en mi país, solo ofrece películas de superhéroes y presupuestos desorbitantes», lamenta. «Si la gente no va al cine es porque no responde a lo que quiere ver. También demandan historias de personajes normales», asegura.

El cine le ha tratado bien, pero Connelly se siente muy cómodo con las series «que te permiten desarrollar una historia con más tiempo». «Puedes tener diez horas o más, y es un medio ideal para hacerlo», se felicita. Clint Eastwood llevó a la pantalla 'Deuda de sangre' en 2002, y la primera novela de Haller, 'El inocente', se adaptó al cine en 2011, con Matthew McConaughey como protagonista.

Con casi 50 títulos, muchos 'best seller', Connelly asegura que «no hay una receta mágica para el éxito». Atribuye el suyo a «una suerte enorme, a trabajar muchísimo, a algo de talento para contar historias y a disponer de un buen equipo que logre que tus personajes vayan de boca en boca y que puedas hacer guiones de tele y cine».

Regalo del azar

Cuenta así como su famoso letrado del Lincoln surgió por azar cuando en un partido de béisbol conoció a un abogado que le contó que trabajaba desde su coche. De ahí surgió la idea de crear a Haller, cuyos libros «exploran las grietas del sistema». En el caso de 'El veredicto' y en la serie, Haller hereda los casos de un colega asesinado, Jerry Vincent; uno es el de Walter Elliot, magnate de Hollywood acusado de matar a su esposa y al amante de esta.

El personaje estelar de Connelly es el célebre y veterano policía angelino Harry Bosch, cuyo nombre se inspira en El Bosco, y que coprotagoniza 'El veredicto' junto a Haller -encarnado por Manuel Garcia-Rulfo en la serie-, ya que son medio hermanos. Interpretado por Titus Welliver, Bosch ha tenido su propia serie en Prime Video. «Al ser estudios distintos ahora no conectan, pero no sé si en el futuro se podrá negociar», dice su creador con pocas esperanzas de verlos juntos en la pantalla. En otoño publicará 'Las horas oscuras', nuevo caso de Bosch nacido de otra conversación con un policía. «Me contó lo infrecuente que es que dos violadores sádicos trabajen juntos», avanza. En el libro los llama 'hombres de medianoche' y a ellos se enfrenta la policía Renée Ballard, investigadora surgida del incansable magín de Connelly, que promete nuevos personajes.