Ensayo de la oba de Sorozábal en el Teatro de la Zarzuela / R.C.

'Entre Sevilla y Triana', la joya musical de Sorozábal perdida 50 años

El Teatro de la Zarzuela rescata 'Entre Sevilla y Triana', el raro «sainete lírico» del maestro donostiarra sobre una madre soltera que se reivindica en pleno franquismo

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

'Entre Sevilla y Triana' es un joya musical de Pablo Sorozábal, un rareza que estuvo perdida más de 50 años y que el Teatro de la Zarzuela sube ahora por primera vez a su escenario. El teatro público ofrecerá entre el 26 de enero y el 6 de febrero una decena de representaciones de la «zarzuela sevillana» del maestro donostiarra, que 72 años después de su estreno llega al templo del género por antonomasia. La culpa de tan sorprendente ausencia se debe a que este sainete lírico en dos actos, como lo denomina la propia partitura, estuvo perdido durante más de 50 años.

«Es extraño y significativo que una obra con tantos valores y de un autor tan popular y exitoso cayera como cayó en un olvido casi completo», apuntan desde el teatro que dirige Daniel Blanco. «Posiblemente esta circunstancia tan difícil de comprender esté íntimamente relacionada con la época en la que se estrenó y con un argumento extremadamente moderno para entonces: una madre soltera que se reivindica a pesar de las leyes y la sociedad del momento, en pleno franquismo», agregan.

La Zarzuela la rescata con la batuta de Guillermo García Calvo –director musical del teatro, Generalmusikdirektor de la Ópera de Chemnitz en Alemania, director titular de la Robert-Schumann-Philharmonie–, y dirección escénica de Curro Carreres. Sus dos repartos incluyen muchas de las grandes voces españolas del momento. Con un texto de Luis Fernández de Sevilla y Luis Tejedor, su extraordinario valor radica en la innegable originalidad de su argumento o la fidedigna ambientación de Sevilla y Triana.

'Entre Sevilla y Triana' se estrenó el 8 de abril de 1950 en el originario Teatro Circo Price de Madrid, donde hoy se levanta el Ministerio de Cultura y Deporte, y sus últimas funciones databan del año 1955. Su partitura original, que se creía perdida desde aquellas últimas funciones, fue recuperada en 2007 por el director musical Manuel Coves y el propio Curro Carreres en los archivos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) con anotaciones manuscritas del propio compositor.

A partir de ese momento, se recobra la joya escondida de Sorozábal cuya reivindicación culminaría con el montaje que ahora se presenta en La Zarzuela. La obra se se vio antes en el Teatro Arriaga de Bilbao, coproducida con el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en los Teatros del Canal de Madrid y el Teatro Campoamor de Oviedo.

La historia de una madre soltera estrenada en plena dictadura franquista «nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre los avances vividos en nuestra sociedad hacia la igualdad entre hombres y mujeres, de ahí que el machismo imperante, las masculinidades tóxicas del pasado, sean presentados desde la perspectiva actual de las necesarias lecturas de género», apunta Curro Carreres. «El trabajo dramatúrgico con las versiones originales ha sido escrupuloso y se ha hecho con el mayor respeto y amor. El resultado es un melodrama o comedia dramática de grandísimo interés», agrega.

«Desde la primera nota del preludio –un si natural en trémolo–, Sorozábal nos trasporta a una Andalucía de ensueño. Cuerdas y vientos entonan justo después al unísono la melodía que más tarde Reyes cantará con las palabras», señala Guillermo García Calvo sobre la música. «Si en 'Katiuska' nos seducían los giros melódicos de la música rusa interrumpidos por los números de cabaret parisino, en 'La del manojo de rosas' el carácter castizo de Madrid se hace música y en 'La tabernera del puerto' escuchamos las olas del mar, en este título encuentra para sí mismo un lenguaje andaluz con ritmos y armonías flamencas. Las sevillanas, el zorongo, la farruca y el pasodoble nos cuentan la historia bailando, con una poesía y una autenticidad increíbles, como si las hubiera escrito un García Lorca», añade.

Los repartos están integrados por Ángel Ódena, Javier Franco, Carmen Solís, Berna Perles, Andeka Gorrotxategi, Alejandro del Cerro, Ángel Ruiz, Anna Gomà, Jesús Méndez, Gurutze Beitia, José Luis Martínez, Manuel de Andrés, Antonio MM, Rocío Galán, David Sigüenza, Lara Chaves, Alberto Caballero o Resu Morales. Firma la escenografía Ricardo Sánchez Cuerda. El vestuario es de Jesús Ruiz, la iluminación de Eduardo Bravo y la coreografía de Antonio Perea.