De izquierda a derecha, Jaime Romero, Pablo Vilas y Rita Vera, en e l paseo de la playa de Las Canteras. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

«El sector audiovisual es una oportunidad y aquí hay talento y madurez»

CANARIAS7 reúne a tres representantes de CIMA, el Clúster y Microclima para debatir sobre el festival y la realidad del sector audiovisual

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

En la Puntilla, con la playa de Las Canteras de fondo, este periódico reúne para que expliquen su visión del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria a Rita Vera, delegada en Canarias de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), Pablo Vilas, presidente de la Asociación de Cineastas de Canarias Microclima, y Jaime Romero, consejero delegado de Macaronesia Films y vocal dentro del comité ejecutivo del Clúster Audiovisual de Canarias.

-¿Cómo entienden el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria desde cada una de sus asociaciones?

-Pablo Vilas (PV): Siempre ha sido un punto de encuentro. Apuesta por un cine más arriesgado y periférico que ha hecho que también se haya convertido en un lugar de formación para cineastas locales. Nos ha permitido aprender nuevos lenguajes y nuevas formas de hacer cine. También ha sido un escaparate local para muchos a través de la sección Canarias Cinema. Esos encuentros e intercambios también han permitido que naciera Microclima. De ahí que celebremos nuestra asamblea general y la entrega del premio que damos en el marco del propio festival.

RITA VERA

c7

-Rita Vera (RV): El festival ha sido fundamental en las islas para alcanzar una madurez como creadores. Se ha convertido en un punto de encuentro anual y contamos con una sección específica. Al vivir entre islas, este tipo de eventos nos permite establecer diálogos e intercambiar sobre lo que vemos y que no tiene espacio en las televisiones generalistas. Si ves los trabajos de los creadores canarios en los primeros años del festival y ves los de ahora, te das cuenta de que ha habido un salto de calidad en todos los terrenos. Además, salvo su director, la mayor parte del equipo son mujeres, lo que valoramos mucho desde Cima. Además, siempre le ha dado mucha relevancia en su programación a las cineastas. Han traído muchas con enorme trascendencia internacional, mucho antes de que se comenzara a analizarse con perspectiva de género. Siempre ha tenido una mirada hacia la mujer creadora y no se ha sumado a las modas, sino que cuenta con identidad propia.

-Jaime Romero (JR): El festival ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de la creatividad y la formación local. Pero es cierto que ahora tiene que avanzar y mirar hacia la realidad actual del cine en Canarias. Tendría que ser también un dinamizador de la actividad industrial. Canarias, a día de hoy, es uno de los principales destinos de rodajes. La producción es brutal y todo el mundo quiere saber qué sucede en Canarias. El festival es totalmente ajeno a esto hoy en día. No hay una acción de dinamización ni de exposición de lo que se rueda en las islas. Mantenemos una relación espectacular con el festival y el Clúster está trabajando para generar herramientas para que vayan en esa dirección, para que también sea un escaparate de lo que sucede aquí ahora.

-¿Le sucede al festival lo mismo que a muchas instituciones públicas, que va por libre?

-JR: Creo que hay que tener en cuenta hacia dónde se orientó el festival desde su nacimiento y qué tipo de cine proyecta. Después ha aparecido una realidad nueva, la industria, que no estaba en sus comienzos en las islas. Ese encaje de doble discurso es complejo para no desnaturalizar los orígenes. De ahí las conversaciones que mantenemos con ellos porque el principal festival de Canarias es una especie de anhelo. Acudimos a festivales internacionales con proyectos y en el de aquí no estamos.

-RV: También es una cuestión presupuestaria. El Mecas lleva un par de años y a pesar del poco presupuesto que tiene ya se ha consolidado. En las dos últimos años ha existido un cambio abismal. Ahora se podrá ir ampliando. No hay que olvidar que es un festival muy joven. Es importante que entre la parte industrial, porque ayudará a que crezcan las empresas de servicios y eso también beneficia a los creadores.

-JR: Estoy de acuerdo en todo, pero creo que hay que fortalecer el apoyo al talento local, el apoyo a los autores.

-Dejando a un lado el festival, ¿consideran que encontrar el equilibrio entre la creatividad local y el desarrollo industrial es el gran objetivo?

-JR: Se va a producir. Se está rodando muchísimo en Canarias. Vemos que hay productoras nacionales de referencia que llevan tiempo trabajando en las islas y que van conociendo a los técnicos y al talento local y después apuestan. El ejemplo de Álamo Producciones y Willy Ríos rodando 'La piel en llamas', con el apoyo de Antena 3 a nivel nacional, era antes inalcanzable. Rodó en Canarias y se apostó por técnicos de aquí. La oportunidad está. Hay que ser capaces de que la información y la industria pasen por Canarias. Después, en función de nuestra capacidad, podremos o no subirnos a ese tren. Lo que hay que generar es ese nodo de flujo de actividad para subirse al tren. Ya está pasando. Es una gran oportunidad y hay que lograr que fluya. Es una industria relativamente nueva en Canarias. Cuando mi empresa empezó, se traía todo de fuera: los técnicos y el material... Ahora ya hay infraestructura y técnicos y a eso se suma el talento creativo. Lo que nos resta es un desarrollo que lleva tiempo, conocimiento y confianza. Si las grandes empresas confían en un director de aquí, invertirán dos o tres millones en su nueva película porque saben que se verá y recuperarán la inversión. Eso se genera en ese roce mutuo.

-PV: Estoy totalmente de acuerdo. Estamos en una industria muy joven que da sus primeros pasos y en poco tiempo ha tenido un desarrollo tremendo aquí. Los incentivos fiscales han sido determinantes. La cuestión es de qué manera crece esa industria y se tienen en cuenta las condiciones laborales de los técnicos de aquí. No hay que olvidarse de que todo crecimiento industrial tiene que venir acompañado de que los técnicos locales y los creadores tengan su justa cabida en esa industria. Intervienen muchos factores.

-JR: Tengo la sensación de que se trata de una industria sin patria. Todo el mundo se mueve para todos lados. Consideramos un éxito que técnicos que empezaron aquí con nosotros ahora rueden producciones en Madrid, Barcelona, Sevilla.... Los llaman porque son muy buenos técnicos. Los equipos de cualquier producción son mixtos. Hay un componente artístico y de talento. Eso lo tienes o no. Si lo tienes, da igual dónde hayas nacido porque te quieren a ti porque eres capaz de resolver los problemas. Eso se produce en Canarias. Nos llaman preguntándonos por técnicos canarios concretos para contar con ellos en rodajes fuera de aquí. Se trata de una industria totalmente móvil.

-RV: Es un sector en el que las políticas culturales van cambiando con los tiempos. ¿Cuántas veces se han cambiado los incentivos fiscales? Nos estamos reinventando. En las políticas culturales se debe encontrar el equilibro junto con los agentes culturales. Las líneas de ayudas tienen que ir variando para lograr ese equilibrio entre lo local y la parte local.

-JR: La administración lo está viendo. En los últimos años han aparecido ayudas que no existían. El éxito será conjugar la pequeña producción con la mediana y la grande. La pequeña sea la cantera que permita formar los técnicos para que evolucionen hasta llegar a las otras dos. Es cierto que aquí se empezó la casa por el tejado. Casi de la nada se pasó a producciones muy grandes y faltó esa escuela.

-PV: Hay una cuestión de fondo. El cine no solo es industria. Es un bien cultural que hay que proteger y las administraciones tienen que protegerlo, porque forma parte del intangible de los pueblos y de su identidad. El cine es industria y es arte.

-La presencia de los cineastas canarios en los festivales nacionales e internacionales ya es una constante.

-RV: Hay talento y madurez. Tenemos deficiencias aún, obviamente. El sector audiovisual de hace veinte años no tiene nada que ver con el actual y el futuro es esperanzador. Se genera cultura y todo repercute para que se quede en las islas un capital importante. En todos los sectores, porque se genera riqueza.

-JR: El audiovisual se ha convertido en una gran oportunidad. Entre todos se ha creado un activo que antes era inimaginable. En cuanto se le ha dado una oportunidad, se ha convertido en algo envidiable. La gente fuera alucina de lo rápido que hemos crecido en este sector en tan poco tiempo.

-RV: Para lograrlo es importante duplicar el presupuesto de las ayudas a la producción y al desarrollo para fortalecer la industria local. Son seis los proyectos anuales que salen de media al año. Tenemos que pasar a doce.

Los tres participantes en el encuentro, antes de su celebración. / cober servicios audiovisuales

-JR: Es importantísimo reforzar las ayudas y el papel de la Televisión Autonómica. Toda producción se hace para que se exhiba y la Autonómica tiene que apostar por este ámbito.

-PV: Hay llamamientos para financiación anticipada por parte de la Televisión Canaria pero creo que se tiene que aprovechar mucho más. Aumentar las cuantías de las ayudas también permitiría dividir las convocatorias por modalidades: cine de ficción, no ficción y animación.

-RV: Incluso, sacar dos líneas de ayudas, una más industrial y otra más autoral.

-Sin ayudas locales, acceder a las nacionales es muy difícil.

-JR: Es imposible. La primera piedra la tiene que poner la administración local. Si no hay apuesta por las producciones locales, se carece de opciones fuera. Hay que tener en cuenta que esa inversión que hace la administración local se multiplica sobre la marcha en cuanto el proyecto se realiza y se plasma en el territorio.

-PV: Las ayudas tienen que salir y en el momento adecuado. Si se retrasan, partimos mal para optar a las nacionales.

-Tramitarlas y justificarlas, por lo que tengo entendido, es un infierno en la tierra...

-RV: Es importante que los plazos de resolución de las ayudas salgan a comienzos de año y hay que agilizarlos. Las del ICAA son en marzo y en segunda convocatoria en mayo. Si en enero salen las de los cabildos y las del Gobierno de Canarias, llegaríamos con un poquito de ventaja. Sin el apoyo de la Televisión Canaria, el Cabildo y el Gobierno no tiene sentido presentarte a las del ICAA.

-¿Perciben que el empresario privado canario está dispuesto a invertir en cine?

-JR: En la parte que llevamos nosotros, la del incentivo fiscal, hay interés. Si bien es cierto que está condicionado al modelo de incentivo. Nuestro objetivo es que el destinado a las producciones nacionales acabe funcionando como el internacional. Así, en vez de meter a un empresario en medio que invierta en la producción, sea Hacienda quien devuelva directamente el dinero. Se eliminarían los problemas burocráticos y de pérdida de eficiencia. Pero es cierto que los inversores locales están interesados. Otra cosa es invertir a riesgo en proyectos locales que les sean difíciles de entender sin los incentivos.

-RV: A nivel local nos encontramos varias barreras. Tenemos dos tipos de empresas productoras. Unas fuertes que puedan tener proyectos ambiciosos. Hay tres o cuatro en Canarias. El resto son pequeñas y la mayoría han surgido porque los propios creadores las han montado. Incluso, los hay que llegan como autónomos-productores a las ayudas a la producción. Eso implica que muchos creadores no pueden cobrar por su trabajo de guion y dirección porque no pueden facturarse a sí mismos y existen unos límites. En el caso de las mujeres, hay que tener claro que producimos con un menor presupuesto y generalmente son productoras-guionistas y directoras. Son mujeres-orquesta. Están en precario, porque no rentabilizan todo ese trabajo. Se podría comenzar a solucionar si nos escuchan y se ponen en marcha ayudas al guion. Las tuvo en su momento Socaem. En las ayudas al desarrollo solo se incluye un pequeño porcentaje para los guionistas.

-PV: Coincidimos desde Microclima en la importancia de esas ayudas al guion. El guion es la base de las películas. Además, no implicaría unas cuantías enormes y redundan mucho en la calidad de los proyectos.

-Si el sector audiovisual tiene tan claro el camino, ¿tan difícil es que las administraciones les escuche y actúe?

-JR: La Administración está dando pasos, pero mover un elefante no es sencillo. De donde estábamos hace cuatro años a donde estamos ahora, los pasos son evidentes. Creo que la Administración es sensible y escucha.

-RV: Es importante que el sector vaya de la mano. Existe sintonía entre las asociaciones y cada una sabe lo que representan.

-PV: La sintonía entre las tres asociaciones es muy grande y se tendría que establecer un calendario o mesa de diálogo estable y vinculante entre el sector y las administraciones públicas. Muchas veces llegamos a las reuniones con el Gobierno de Canarias poco antes de que salgan las ayudas, con prisas y a lo que les proponemos nos dicen que no, porque no hay tiempo de llevarlo a cabo en esa convocatoria.

-JR: Sabemos que tenemos una gran oportunidad y la ruta a seguir y mientras más fuertes sean las asociaciones, mejor comunicación habrá con la Administración.