Ricardo Bofill deja una variada producción arquitectónica en su ciudad natal, Barcelona