Una representación de los 37 miembros que en la actualidad conforman Granjeros en su local de ensayo. / ARCADIO SUÁREZ

La raíz y el compromiso de Granjeros

La histórica agrupación de Montaña Cardones prolonga la esencia de su 50 aniversario, un instante de memoria en el que reposan la ambición de un grupo que abanderó el discurso social de las islas con sus canciones

David Ojeda
DAVID OJEDA

El catálogo de la música popular de las islas se resentiría si Granjeros nunca hubiera existido. Sería así porque se habría perdido una buena colección de canciones, de indiscutible raíz popular pero también impregnadas por ese amor por la tierra que se evidencia en el combativo carácter social de buena parte de las composiciones que dan forma a un cancionero legendario. 'Pena vieja', 'Opresión' o 'Querer renacer' son solo algunos de los títulos de la histórica agrupación de Montaña Cardones, que sigue festejando un 50 aniversario que la pandemia torpedeó en plena celebración de pasado. Pero también de presente y futuro.

Los Granjeros vuelven a los escenarios esta semana. Este viernes tocarán en el Teatro Juan Ramón Jiménez de Telde en una cita para la que no quedan entradas. Y este sábado lo harán en el Auditorio de Agüimes, con apenas un puñado de asientos disponibles en el patio de butacas.

El reencuentro con el público es una motivación más para una agrupación que no ha apagado todavía las velas de cumpleaños. Nacidos en Montaña Cardones hace cinco décadas el grupo presume de vínculo con el lugar, allí sigue teniendo su local de ensayo, situado en una antigua casa terrera que atestigua buena parte de la memoria del folclore del archipiélago.

Sobre sus viejas tablas han pisado los más de 300 componentes que el grupo ha tenido desde su fundación. Y los que componen la infinita lista de leyendas de la música popular de las islas que en algún momento han colaborado con ellos, un grupo que faena con la ilusión de volver a la «primera división del foclore», como resume Rafael Tejera, Feluco, su actual director.

Concierto de Navidad de Granjeros ante la iglesia de Arucas. / c7

Y es que Los Granjeros de Montaña Cardones son una agrupación histórica. Sus letras siempre han estado del lado de la clase obrera y de la defensa del territorio, con discos alistados en la lucha medioambiental como 'Canto al Guiniguada'. «En plena transición el grupo fue a tocar a Tenerife en un Festival Sabandeño. Y mientras cantaban 'Opresión' les desconectaron el sonido para que no se escuchara el contenido de la letra, entonces el director dio la orden de acercarse todos a la parte delantera para cantar a pulmón», explica como un recolector insaciable de anécdotas Joshua Ojeda, actual presidente del grupo y que conoce la historia por tradición oral.

Esa es la fuerza de Granjeros. Una agrupación fundada por dinastías como la de los Padrón, que tuvo a Sindo Saavedra como director y letrista en la década de los setenta, que de la asociación entre Pedro García y Manolo Padrón concibió canciones que hoy son himnos infinitos. Pero que no quieren quedarse anclados en su pasado glorioso.

En ese reto andan. CANARIAS7 fue testigo de una conversación entre cinco miembros del grupo encabezados por Ojeda y Tejera y secundados por Sergio Falcón, 38 años en esa familia, José Alemán, uno de los letristas actuales, y Alexis Pulido, responsable de comunicación.

El de Falcón es un testimonio necesario para comprender la magnitud de Granjeros. No solo porque lleve 38 años en la casa. Sabe muy bien lo que el grupo representa en Montaña Cardones, lugar en el que ha vivido toda su vida. «Granjeros era un referente en el barrio. En 1983 llegamos los chicos del coro parroquial invitados por todos aquellos granjeros fundadores que venían de la rondalla de Roquito, los Padrón, Manolo Campos... Ahora me toca ser uno de los más antiguos con Pedro García y es todo un orgullo, porque para el barrio este grupo significa mucho», explica.

Imagen del grupo en una de sus primeras actuaciones. / c7

Ese bagaje es el que hace que el de Granjeros sea en la actualidad un proyecto ambicioso. Lo explica Tejera, también director de Gofiones, y músico que aceptó el reto de dirigir a la agrupación hace unos cuatro años. «El grupo tiene una solera y un trasfondo que impone. Cada día intentamos estar a la altura que el grupo demanda para colocarlo en el sitio que por historia le corresponde. Este grupo estuvo semidormido unos años por distintas razones, esos altibajos que son normales y hacen que un grupo se resienta. Y esta historia no se podía permitir el lujo de estar vegetando tanto tiempo, por eso estamos arrimando el hombro en estos momentos», señala.

Falcón aborda el peso de la historia y el relato compartido. Como ese pasado, glorioso o menos lúcido, siempre está presente y es lo que Tejera acota con una reflexión: «nunca se deja de ser granjero. Hay personas que por lo que sea han tenido que abandonar el colectivo pero siempre están pendientes de lo que suceden. Se preocupan por cómo estamos sonando o si necesitamos ayuda en algo», refiere.

Y es que a veces la tradición conlleva el riesgo del inmovilismo. Una tarea que le toca eludir desde la presidencia a Joshua Ojeda. «Es difícil porque tienes que compatibilizar las ideas que los Granjeros de antes tenían con reivindicar los de ahora, los del siglo XXI. La esencia del grupo no ha muerto pero tenemos que evolucionar a nivel musical, no podemos quedarnos en una vitrina como siempre dice Feluco. Como presidente me toca defender esta bandera con equilibrio ante los antiguos componentes», señala.

Alexis Pulido tercia para reivindicar el presente. Y por continuidad el futuro. «Siempre se habla de este grupo en pasado y de lo que fue. Pero es que la realidad es que estamos. Estamos, además, en una posición sólida, y haciendo bien las cosas. Tuvo un gran pasado del que estamos orgullosos pero lo bueno es que después de 50 años, con lo difícil que es mantener un grupo, estemos en posición de tener en la actualidad un grupo cohesionado y potente con un colectivo que siempre tira para adelante», algo que remata Tejera afirmando que «estamos muy ilusionados con lo que viene. Con eso que siempre se dice de que lo importante no es llegar sino mantenerse».

Esa es una vocación que comparte José Alemán. La de mirar hacia adelante. «Lo bueno es que esta tormenta que en su momento vivimos hace que en aguas más calmas se navegue mucho más tranquilos».

Todo eso surge espontáneamente en el corazón de su cuartel general. Ese en cuyas paredes lucen fotografías y recuerdos de la trayectoria de una formación indisociable del sustrato cultural de las islas. Instrumentos apilados, atriles desordenados y al fondo una cantina presidida por una bandera canaria y dibujos de los personajes que Eduardo Millares Sall firmó como Cho Juaá.

Tejera, Ojeda, Alemán y Falcón durante el diálogo con este periódico. / arcadio suárez

Granjeros celebra 50 años esperando disfrutar al menos 50 más de una llama que sigue viva y que carga con una maleta de recuerdos. «Aquí hemos vivido de todo. Hemos sufrido pero también hemos reído mucho. Anécdotas hay muchas, como cuando fuímos a grabar el segundo disco a Madrid y Felipe Padrón no pudo ir porque no tenía a nadie que le cuidara la cabra», expresa Sergio Falcón.

Y es este vecino de Montaña Cardones, con sus 38 años de militancia en la agrupación, quien mejor explica lo que supone la pertenencia a ese colectivo. Preguntado por si se imagina algún día en el que deje de entrar por la puerta del locale la calle de San Isidro: «No...», expresa acompañando su contestación de un melancólico silencio.

Granjeros celebra un aniversario marcado por la pandemia. Otro obstáculo que ha vuelto a demostrar que nada puede tumbar a este grupo actualmente integrado por 37 componentes.

Nuevo disco a la vista.

Los Granjeros de Montaña Cardones siguen celebrando ese aniversario interrumpido por la pandemia. Después de una serie de actuaciones que se han ido produciendo desde el pasado mes de junio hay otros proyectos en marcha. Uno de ellos es la grabación de un nuevo trabajo discográfico.

Y eso es un estímulo muy importante para el grupo, como expresa Rafael Tejera. «Una de las cosas que define a este grupo es la creación, la composición de sus propias canciones. Habrá bastantes en este nuevo disco. Siempre atendemos a nuestra responsabilidad social, por lo que ahora que el tema migratorio vuelve a estar candente en las islas vamos incluir una versión de 'No me llames extranjero' de Rafael Amor», explica el director.

Como uno de los letristas actuales de la formación, José Alemán que se incorporó al grupo en 2005, tiene claro que hay un legado que respetar y una tradición que honrar a la hora de enfrentarse a crear una canción de Granjeros. «Hay que tener muchas cosas a las que atender cuando te pones con ello para estar a la altura. El mensaje que quiere dar, la historia del grupo y todas esas facetas que se exigen para que no sea mediocre. Todos esos letritas que han estado aquí lo hicieron tan bien que hay que ponerse las pilas. No puedes llegar con cualquier tontería. Lo único que me planteo es ir con toda la humildad del mundo», aseguró.

El disco es solo uno de los proyectos que en Granjeros se traen entre manos estos meses. «Nos han invitado en el mes de junio a un festival en Plasencia para actuar. Además, es todo un honor porque nos han pedido que seamos el grupo que lo abre. Para nosotros esa será una cita muy importante porque ya hace algunos años que no hemos ido a tocar a la península, que eso era algo que sucedía con más frecuencia antes», subraya el presidente Joshua Ojeda.