Los miembros de las asociaciones de productores de cine y audiovisual, en una concentración frente al Congreso de Madrid. / efe

El PSOE y sus socios cambiarán la definicion de productor independiente en la Ley del Cine

Para los productores independientes, la definición actualmente vigente modifica la obligación general de no vinculación con un prestador, al limitar dicha obligación de no vinculación, exclusivamente, respecto del prestador con el que se contrata

EP

Los grupos parlamentarios de PSOE, Podemos y ERC han pactado instar al Gobierno a que realizar las modificaciones legales oportunas para que la definición de producción audiovisual independiente se restrinja «verdaderamente» a los productores independientes. Para ello, han acordado que en la futura Ley del Cine se ajustará dicha definición.

Así lo han consensuado en una enmienda transaccional presentada este martes a una Moción de ERC, a la que ha tenido acceso Europa Press, con la que pretenden acabar con la polémica definición de productor independiente introducida por los socialistas en la Ley General de Comunicación Audiovisual.

La enmienda que el PSOE introdujo en el texto, que salió adelante en el Congreso gracias a la abstención en el último minuto del grupo popular, no contaba con el beneplácito de su socio de Gobierno, Podemos, que se abstuvo en la votación de la ley después de que la Cámara Baja rechazase otra enmienda para modificar la definición planteada por el PSOE, que también motivó el rechazo de los independentistas al conjunto del texto.

Las asociaciones de productores de cine y audiovisual habían pedido a los distintos grupos políticos que votaran «en conciencia» y rechazaran el texto, al entender que la enmienda del PSOE era de consecuencias «devastadoras» para el sector, pero finalmente el texto salió adelante también en el Senado gracias al apoyo de PNV y la abstención del PP y con el rechazo de nuevo de los independentistas.

Para los productores independientes, la definición actualmente vigente modifica la obligación general de no vinculación con un prestador, al limitar dicha obligación de no vinculación, exclusivamente, respecto del prestador con el que se contrata, lo que permite «que las productoras dependientes de televisiones y plataformas puedan considerarse independientes solo contratando de forma cruzada con otros prestadores del servicio de comunicación audiovisual».

Según advirtieron en su día, de este modo las productoras vinculadas a un proveedor de servicios de comunicación, tendrán la consideración de independientes cuando produzcan para otros proveedores de servicios de comunicación «compitiendo de forma desleal y con injusta ventaja con los verdaderos productores independientes».

Pese a que durante la tramitación parlamentaria de la Ley audiovisual el PSOE no quiso modificar esta definición, los socialistas sí parecen dispuestos ahora a cambiarla a través de la Ley del Cine, una norma que el presidente del Gobierno ha anunciado que tiene previsto sacar adelante en este curso parlamentario. En todo caso, esta postura ya había sido adelantada el pasado verano por el ministro de Cultura, Miquel Iceta, al asegurar que Ley del Cine recogerá una definición de productor independiente «más restrictiva» y «rigurosa» que la que, finalmente, se ha introducido en la Ley General Audiovisual y que ha cosechado el rechazo de buena parte del sector del cine y el audiovisual español.

Por otro lado, la enmienda transaccional pactada este martes por PSOE, Podemos y ERC, que será votada el jueves en el pleno del Congreso, pide al Gobierno avanzar en el desarrollo del plan de apoyo a la producción audiovisual independiente impulsado por el Gobierno de España y diseñado conjuntamente con todos los actores implicados.

Además, reclama al Ejecutivo que avance en el desarrollo legislativo de las políticas, para favorecer la presencia de obras de lenguas oficiales reconocidas estatutariamente y aquellas que gocen de protección legislativa en sus respectivas comunidades autónomas en el sector audiovisual.

Finalmente, plantea al Gobierno que colabore con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en la elaboración de un informe anual sobre la representación de las mujeres en los programas y contenidos audiovisuales y presentar un Plan trienal de ordenación e impulso del sector audiovisual que, entre otros objetivos, fomente la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en el sector audiovisual mediante acciones de apoyo a la formación y promoción profesional de las mujeres y de difusión de las obras audiovisuales dirigidas o creadas exclusivamente por mujeres.