De izquierda a derecha, Guacimara Medina, consejera insular de Cultura y presidenta de la Fundación OFGC, Antonio Morales, presidente del Cabildo, y Karel Mark Chichon, director de la OFGC. / C7

Presentan un recurso de alzada y una protesta formal contra el concurso para gerente de la OFGC

En sus escritos, dos candidatos denuncian una serie de «irregularidades» que, dicen, favorecieron al ganador, Christian Roig

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Dos de los participantes en el concurso público para designar al nuevo gerente de la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) han alzado la voz de manera oficial y por escrito contra las «irregularidades» que, según ellos, se produjeron durante el proceso selectivo, y que favorecieron al ganador del mismo, el violinista y gestor valenciano Christian Roig Puig.

El o la participante en el concurso que responde a las iniciales NMM ha presentado un recurso de alzada, mientras que CMJ ha enviado una carta de protesta formal al presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, en la que también avanza que en los próximos días presentará un recurso de alzada.

Los dos, tras contactar con este periódico, han pedido que se les identifique por sus iniciales, como sucedió durante el concurso en la 'web' de la OFGC.

En sus escritos, coinciden en denunciar que durante el concurso se abrió un segundo plazo de subsanación de la documentación presentada, que no figura en las bases, y que gracias al mismo la puntuación de Christian Roig Puig se disparó hasta el punto de pasar de excluido a ser el candidato con una mejor valoración.

También subrayan dos llamadas recibidas por los ambos durante el proceso selectivo a cargo de la empresa Dream Team Executive Search, a la que el Cabildo de Gran Canaria le encargó la gestión de la primera fase.

NMM presenta el recurso de alzada porque considera que el concurso «no se ajusta a derecho». Recuerda que el plazo de presentación de solicitudes, tras haber sido suspendido el inicial por el estado de alarma para combatir la Covid-19, se levantó el 1 de junio y que el mismo vencía el 15 de junio.

«Aparentemente», dice, NMM fue el único aspirante a gerente «que presentó dentro del plazo» la documentación, tal y como registró el 8 de junio. «De forma extraña, se dicta otra Resolución de ampliación del plazo de presentación de instancias por otros 15 días el día 11 de junio de 2020».

Recuerda que en el listado provisional de admitidos aparecen doce personas y que, «sin que esté recogido en las bases de la convocatoria, se dicta un plazo de subsanación, de tres días». «La persona que finalmente es elegida (CRP), consta con documentación no recibida. Lo cual es un hecho insubsanable».

Tras esos tres días, subraya NMM, «aparece el listado definitivo de admitidos» y «de repente aparecen en el listado cuatro personas más», por lo que el día 15 de julio son 16 los admitidos. Se abre otro plazo de subsanación y el día 21 se publica que son ocho los finalistas.

Durante la primera fase del proceso selectivo, que consistió en el concurso de méritos, las pruebas psicotécnicas y la videoentrevista, NMM en su recurso de alzada y CMJ, en su carta al presidente del Cabildo, destacan que se abrió un nuevo plazo de subsanación que fue clave para el triunfo de Christian Roig. «Esta posibilidad no está contemplada en las bases de la convocatoria que, antes al contrario, dicen expresamente que la valoración de los méritos se hará con referencia a la fecha de cierre de las instancias», aclara el recurso de NMM, tesis que sostiene también el otro aspirante en su misiva a Morales.

Antes de estos segundos tres días para subsanar la documentación, el ganador del concurso contaba con 1,8 puntos. Para ser finalista se requerían 4, puntuación a la que no habría llegado ni siquiera tras los test psicotécnicos y la videoentrevista.

«Gracias a ello, el ser Christian Roig (CRP) presentó cierta documentación (desconociendo esta parte por qué no la presentó en su momento si contaba con tales méritos) que le permitió pasar de una puntuación de 1,8 a 5,15, situándose en primer lugar entre los candidatos», explica el recurso de alzada de NMM al que ha tenido acceso este periódico.

También se apunta que no se «está conforme con los conocimientos de inglés» del ganador. En las bases se exige un nivel de inglés B1 del Marco Común Europeo de Referencia (MCER). «No cumple las bases de la convocatoria. Sin B1 en inglés, no debe ser ni admitido», asegura en un recurso en que solicita «la adopción de la medida cautelar consistente en dejar sin efecto el nombramiento del candidato CRP como gerente» de la OFGC.

Christian Roig. / c7

De finalista el día 21 a estar en el aire el día 22, por dos llamadas telefónicas

Tanto CMJ como NMM relatan en sus escritos dos llamadas telefónicas, cuanto menos sorprendentes, recibidas desde la empresa Dream Team Executive Search, responsable de la primera fase del concurso, por designación de la Fundación OFGC.

Este es el relato de CMJ, con unos hechos similares a los que cuenta NMM: «Una vez finalizada la primera fase recibí una llamada telefónica, el 21 de julio, de la empresa Dream Team para decirme que era apto para defender mi proyecto de gestión, pues había obtenido una nota de 4,69 en esta primera fase y que dicha defensa del proyecto tendría lugar el 28 de julio, quedando pendiente la hora concreta».

Sigue así el relato: «Sin embargo, al día siguiente recibo otra llamada de esta empresa de recursos humanos informándome de que lo dicho anteriormente ya no valía, puesto que iban a publicar una lista con la valoración provisional de méritos, que iban a abrir un plazo nuevo para presentar documentación y que más adelante me informaría de nuevo sobre si pasaba a la segunda fase y, en su caso, la nueva fecha de defensa del proyecto. Es decir, de un día para otro pasé de ser un candidato apto que tenía certeza de poder defender su proyecto de gestión a ser un candidato que no tenía seguridad de poder pasar a la segunda fase. Podrá imaginar cómo me sentí tras esa segunda llamada», le cuenta en su carta de protesta formal a Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, institución que destina casi 9 millones de euros cada año de sus presupuestos a la Fundación OFGC.