Detallde de la pintura halla en Italia y que Picasso pido realizar entre 1935 y 1937. / EFE

Picasso pudo ridiculizar a Hitler en un retrato hallado en Italia

Se trata de un pintura que el genio malagueño habría regalado a su amigo y colega Paul Klee y en la que una serpiente de cascabel rodea el rostro del mandatario nazi

R. C. Madrid

Un cuadro atribuible a Picasso, en el que el genio malagueño caricaturiza a Adof Hitler y homenajea a su amigo y colega Paul Klee, ha sido presentado en Italia. Annalisa Di Maria, miembro del comité de expertos en Arte y Literatura del centro Unesco de Florencia asegura que a su parecer no hay duda de que es una obra de Picasso. Pero reconoce que «actualmente no se le puede atribuir la obra con certeza» y que «la pintura tendrá que ser investigados más a fondo». De confirmarse la autoría picassiana sería una pieza de gran valor.

Para Di Maria se trata de una pintura que Picasso habría regalado a Klee, uno de los artistas más perseguidos por los nazis, aunque la tela no figura en ninguno de los catálogos de las obras de «arte degenerado» robadas o incautadas por los nazis denominaron. Es una pintura «muy incómoda» porque ridiculizar la figura del Führer , lo que explicaría que se mantuviera escondida. Pintada al estilo de Klee es mas que sarcástica con el genocida mandatario alemán cuyo rostro aparece rodeado por una serpiente de cascabel y con cruces gamadas en su extremos.

Klee y Picasso eran amigos y se admiraban mutuamente. Se sabe que se vieron ron al menos en dos ocasiones y que en 1914 Klee hizo una obra para homenajear a Picasso. Se cree que el pintor español haría lo propio con este cuadro, perteneciente a la colección privada de una familia italiana uno de cuyos antepasados trabajó en una estación de trenes, donde se cree que pudo ser hallada la tela.

Los primeros estudios de los pigmentos realizados en la universidad de Ascoli Piceno , en ele centro de Italia, habrían datado entre 1935 y 1937 la obra que se ha titulado 'El ojo de la serpiente' –debido a la serpiente cascabel que marca el contorno del rostro del dictador–. Di María explica, que de confirmarse la autoría de Picasso estaríamos ante un descubrimiento excepcional y un gran ejemplo de la decidida oposición y la lucha de Picasso contra Hitler.

El autor caricaturiza a Hitler con la inclusión de algunos elementos intolerables para el Führer y el régimen nazi, como el maquillaje facial, el pintalabios y la pipa, ya que Hitler odiaba el tabaco. En sus labios aparece escrita l a palabra 'Schweigen' (cállate en alemán), que podría tener varias interpretaciones, como la voluntad de mantener la obra en secreto, para evitar que su autor fuera perseguido por los nazis, o denunciar la persecución y la censura que ejercitaba el régimen nacional socialista.

Caligrafía coincidente

Aunque la pieza no está firmada, el perito caligráfico Stefano Fortunati subrayó tras analizarla que la inicial 'S' de 'Schweigen' coincide con la grafía de escritura de Picasso. Para Di Maria existen muchos elementos que delatarían la autoría del pintor malagueño, como la forma de los ojos o de los labios que son «iguales» a los que también se encuentran en el retrao que hizo de Iósif Stalin, aunque el cuadro es « un híbrido» entre las características pictóricas del malagueño y las de Klee, ya que pretendía ser un regalo al artista suizo-alemán.

Di Maria agrega que el análisis de la pintura ha determinado que existen elementos químicos, utilizados por Picasso en aquella época y que con el tiempo provocaban que quedasen algo descoloridos y tuvieran que ser retocados. «La obra merece ser conocida, estudiada nuevamente y vista por otros expertos para apreciar su importancia. Sin duda representa una de las obras más importantes del siglo XX como crítica al nazismo. Un testimonio de disidencia, portador de la verdad de aquellos horrores cometidos por uno de los dictadores más sanguinarios de la historia. Sólo un genio y un maestro del expresionismo con un profundo sentido de la ironía punzante podría haber creado tal pintura», añadió.

Temas

Arte