Adam Michnik. / EFE

Adam Michnik, faro de la libertad y el europeísmo, gana el Princesa de Comunicación

El fundador de 'Gazeta Wyborcza' es un referente del mejor periodismo y de la lucha por la democracia y contra el populismo

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

El periodista polaco Adam Michnik (Varsovia, 75 años) referente global del buen periodismo y un luminoso faro en la la lucha por la libertad de expresión y la democracia, es el ganador del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2022. Se distingue al veterano y activo disidente del comunismo, «por su compromiso con el periodismo de calidad» y «por su influencia en la recuperación y en la defensa de la democracia en Polonia». Dotado con cincuenta mil euros y concedido por la Fundación Princesa de Asturias, el galardón falló este miércoles su XLII edición.

«Su concepción de Europa contribuyó a asentar en su país los valores democráticos y es hoy un símbolo de la libertad de expresión y del humanismo, así como un ejemplo ético de resistencia frente a las amenazas autoritarias», destacó el jurado. Recordó el fallo como «su lucha en favor de los derechos humanos y del diálogo» lo llevó a las cárceles del régimen comunista polaco, «pero no por ello desistió de su firme oposición a la dictadura ni de buscar la reconciliación entre sus conciudadanos».

Además de un extraordinario periodista, Michnik es uno de los más destacados defensores de los derechos humanos en Polonia y está considerado como un pilar fundamental en la recuperación de la democracia en su país. Compañero de viaje de Lech Walesa en el sindicato 'Solidaridad', fue un firme defensor del ingreso de su país en la Unión Europea. Desde el año 2000 figura en lista de los 50 héroes de la libertad de prensa del Instituto Internacional de la Prensa (IPI) y es miembro del consejo emérito de Reporteros sin Fronteras.

Michnik, que pasó seis años en las prisiones del régimen comunista polaco, fue uno de los impulsores de la reconciliación nacional, tomando como ejemplo el modelo español de los Pactos de la Moncloa. En 2018 fue uno de los treinta intelectuales firmantes del manifiesto Europa en llamas, sobre la amenaza de los populismos. Buen conocedor de la política rusa, ha seguido de cerca la invasión de Ucrania que ha condenado en varios artículos, mostrándose muy crítico con las decisiones y actos de Vladímir Putin.

Su candidatura, que fue propuesta por Krzysztof Wielicki, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018, fue apoyada, entre otros, por Olga Tokarczuk, Premio Nobel de Literatura 2018. Acabó imponiéndose entre los 40 candidatos de 16 nacionalidades que aspiraban a la prestigiosa distinción.

Resistente

Nacido en Varsovia el 17 de octubre de 1946, Michnik se formó en historia en la universidad de la capital polaca, de la que fue expulsado en 1968 por participar en protestas. En 1975 se graduó a distancia en Historia por la Universidad de Poznan. Encarcelado en varias ocasiones desde los años sesenta, fue uno de los fundadores del movimiento KOR (el comité para la defensa de los trabajadores) y miembro del sindicato 'Solidaridad' desde su creación en 1980. Desde 1977 ha sido editor en varias revistas independientes y formó parte de la dirección de 'Niezależna Oficyna Wydawnicza', una de las editoriales más destacadas de la oposición polaca.

En el denominado «año revolucionario» de 1989, tres años después de su última estancia en la cárcel, fue diputado electo de la primera Cámara Baja no comunista de Polonia. Ese mismo año fundó el periódico independiente 'Gazeta Wyborcza', del que aún es redactor jefe y que es hoy uno de los diarios de mayor difusión de Europa central. Desde sus páginas ha defendido siempre el diálogo entre las más diversas culturas, razas, ideologías, sociedades y etnias.

Brillante entrevistador y articulista, su firma es habitual en medios europeos como 'Der Spiegel', 'Le Monde' o 'Liberation', y los estadounidenses 'The Washington Post' y 'The New York Review of Books'.

En 2011 fue distinguido con la Medalla Goethe del instituto alemán; en 2015, con el Premio Libertad del Parlamento Lituano. En España recibió en 2016 el premio Ortega y Gasset de Periodismo. Italia le concedió en 2018 el Premio Internacional Primo Levi y ha obtenido este mismo año Gilel Storch, de la organización sueca que promueve la cultura judía, Judisk Kultur.

El Princesa de Asturias Comunicación y Humanidades se concede a «la labor de cultivo y perfeccionamiento de las ciencias y disciplinas consideradas como actividades humanísticas y de lo relacionado con los medios de comunicación social en todas sus expresiones».

Víctor García de la Concha, exdirector de la RAE y del Instituto Cervantes, presidió el jurado que premio a Michnick y del que formaron parte Alberto Anaut, Luis María Anson, Gabriela Cañas, Adela Cortina,Estrella de Diego, Miguel Falomir, Taciana Fisac, Santiago González, Álex Grijelmo, Miguel Ángel Liso, Helena López de Hierro, Enrique Pascual, José Manuel Pérez Tornero , Carmen Riera, Fernando Rodríguez Lafuente y María Sefidari Huici.