Imagen promocional de la cantante Zahara, que cantará en el Monopol Music Festival. / C7

Zahara: «La culpa sigue ahí, es una cicatriz que va conmigo pero la tengo curada y controlada»

La cantante promete una noche de celebración con 'La Puta Rave', que protagoniza el sábado, 3 de diciembre, en el Monopol Music Festival

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Tras la tempestad llega la calma. Pero Zahara ha transformado esa calma después de las turbulencias generadas por su álbum 'Puta' en una fiesta musical al modo de las 'rave' berlinesas. La gira con este formato se cierra en la plaza de Santa Ana de la capital grancanaria, este sábado, 3 de diciembre, dentro del Monopol Music Festival.

«'Puta' fue un álbum muy doloroso de componer y llevar al directo, a pesar de contar con momentos de euforia y felicidad. Tuve momentos de hundirme y a veces me desdoblaba y me preguntaba por qué cuento esas cosas tan personales. Fue emocionante hacerlo. Todo lo que viví una vez publicado me llevó a terminar de entender y a caminar con los traumas de la mano. Ahora estoy en un punto de celebración. 'La Puta Rave' es una expresión de aquellas canciones de forma desatada, con más baile, euforia y para dejarnos llevar», explica por teléfono la cantante María Zahara Gordillo Campos, conocida artísticamente como Zahara.

En la plaza de Santa Ana, en una noche musical en la que comparte cartel desde las 20.00 horas con The Conqueror Project, The Crab Apples y Moullinex, 'La Puta Rave' promete una sesión de «pura celebración y reconciliación, con unas historias que siguen doliendo», según la artista. « Lo que me pasó, pasó. Sigo cantando sobre eso y no lo escondo, porque el dolor generado ha sido muy grande. Creo que es importante que haya más celebración que revictimización para poner el foco en las violencias que sufrí. El momento vital es muy valioso y bello y aspiro a que entre el público se genere lo mismo. Hasta ahora he visto a gente bailando, explosiva, dejándose llevar y de repente una frase, tanto a ellos como a mí, nos hace 'click'... y queremos llorar. Ese llanto también es bienvenido. Entiendo la 'Puta Rave' como una catarsis, desde la libertad que da el movimiento. Para mí es muy potente dominar el cuerpo desde el escenario», subraya.

En 'Puta', Zahara expuso en alguna de las letras de sus canciones el maltrato, los abusos sexuales padecidos por ella misma y hasta el suicidio. Todo explotó a raíz de la censura padecida en Toledo por iniciativa de Vox, que consideraba ofensivo el cartel anunciador de uno de sus conciertos, donde la cantante aparecía sujetando a un niño, vestida como una virgen, y con una banda azul en la que se leía «puta».

La cantante y compositora Zahara.

Vista con la perspectiva que genera el paso del tiempo aquella polémica toledana del verano de 2021, Zahara confiesa que tanto su disco como aquella tormenta mediática y en las redes sociales, «mereció la pena». «'Puta' va de eso, de no tener miedo, de superar la culpa, los complejos de toda la vida. La culpa sigue ahí, es una cicatriz que va conmigo pero la tengo curada y controlada. Solo por eso, por liberarme de la presión y no sentir vergüenza, ha merecido la pena todo. La polémica se generó por algo ajeno. Se malinterpretó una obra artística y se montan la película. Yo no llamo puta a la virgen, sino me llamo puta a mí misma. Hay una inspiración por la culpa cristiana que me marca, pero me lo llamo a mí. Cuando se descontrola, ves que lo manosean, lo que hacen es agredirme a mí y a otros. Es un 'bullying' a mayor escala y sentí miedo porque era un miedo muy violento. Pero tengo claro que si me callo, ganan, porque quieren que seas obediente y sigas en tu redil. Y no hay que gustarle a los monstruos», dice.

Egoísmo positivo

Hacer pública aquella realidad que la marcó fue beneficioso para Zahara y para muchas otras personas. «Fue un proceso necesariamente egoísta, en el que me puse por delante de los demás. Por una vez no pensé en cómo se sentirían mis padres, mis amigos... no se puede cuidar a todo el mundo. Fue positivamente egoísta y la repercusión colectiva fue preciosa y eso también tuvo una repercusión en mí. Me he encontrado con mucha gente muy identificada y con vivencias similares que desarrollaron la autocompasión, algo que he hablado mucho con mi psicóloga. Es brutal el poder de compartir en comunidad lo bueno y lo malo. Me alegro de haber ayudado y de que a su vez eso me ayudase».

'Puta' también fue una revolución desde un punto de vista musical. «Me dio pena que las letras y la polémica lo ocultaran en parte, pero musicalmente el disco ha tenido un reconocimiento que no había tenido antes. En otro contexto, esas letras no habrían conectado igual. La música hace que esos textos trasciendan y conecten. Fue complicado poner los traumas de mi infancia en canciones. Fue una revolución musical crear músicas coherentes y que transmitan toda esa claustrofobia», explica.

La cantante y compositora Zahara. / c7

«Es bonito ver que tus fans evolucionan y crecen contigo»

'Puta' tiene tres caras. Está el disco original, que vio la luz en 2021. Una segunda versión, titulada 'Reputa', donde los mismos temas cobran un vuelo nuevo gracias a colaboraciones con artistas tan variados como Carolina Durante, Alizzz, Delaporte, María José Llergo o La Oreja de Van Gogh, entre otros. Y una tercera que es 'La Puta Rave' con la que recala en el Monopol Music Festival y que desarrolla junto a Martí Perarnau IV y Manuel Cabezalí, en la parte instrumental, y con las bailarinas Olga Suárez y María José Gómez.

Zahara reconoce que los fans que la seguían quedaron algo descolocados al principio. «La primera impresión fue de sorpresa, pero a la par dijeron: es Zahara, que no hace lo que te esperas. Aceptaron muy rápido el sonido. Lo viví con ellos y fue un viajecillo personal. Me encuentro con fans que no conectan con la Rave y otros que sí, que están hora y media bailando sin parar. Es algo que forma parte de la evolución como seguidor de alguien. Es bonito ver que tus fans crecen contigo», asegura.

¿La celebración y el baile que genera e impera en 'La Puta Rave' ha llegado a Zahara para quedarse? «No lo sé, estoy deseando descubrirlo. Me he quitado un peso de encima, he contado mi historia sin pudor, me he deslenguado y puedo escribir de muchas cosas. La fiesta se queda cuando llega y hay muchas maneras de vivirla. Habrá más fiesta en mis próximas canciones, pero no lo sé del todo. El año que viene Marí Perarnau y yo sacamos disco con nuestro proyecto Juno, que no tiene nada que ver, escribirlo ha sido una liberación», avanza.