Proyecto

Noriega acerca Canarias y Cuba con ‘El amor, trova, tabaco y son’

14/02/2018

El 3 de marzo, en el Cicca, en la capital grancanaria, el percusionista Totó Noriega contará, a través de la música y de un audiovisual, una historia de ida y vuelta que conecta La Palma y Cuba. Ese mestizaje añejo, como el ron y el tabaco, saldrá a la luz en un espectáculo que rescata historias personales y a la vez colectivas.

ETIQUETAS:

El amor, trova, tabaco y son es un espectáculo dedicado a lo más tradicional de la música cubana, desde la trova a lo más añejo del son y cómo esas canciones llegaron a La Palma por una historia de ida y vuelta protagonizada por las personas que fundaron la fiesta de Los Indianos», explica el director artístico del proyecto, el percusionista Totó Noriega (Güira de Melena, Cuba, 1973).

Un documental protagonizado por palmeros que heredaron la cultura cubana de sus ancestros va desgranando este singular capítulo de mestizaje cultural a ambos lados del Atlántico a través de los testimonios de estas personas que recuerdan a sus antepasados y, en concreto, los orígenes de la fiesta de Los Indianos.

«Algunas personas cubanas que viven en La Palma se dieron cuenta de que música que se había perdido en Cuba se conservaba en La Palma, con ese toque de la música tradicional cubana», señala Noriega que recoge en este vídeo las palabras sobre las similitudes del ron canario y el cubano de uno de los dueños de la destilería de Ron Aldea, en San Andrés y Sauces.

La forma de trabajar el tabaco, algunos viejos cuentos populares o el punto cubano son otros de los elementos implicados en este intercambio cultural que se ven reflejados a través de los testimonios y que se ilustran mediante las canciones. «El mestizaje es tan grande que no sabemos si el punto cubano es de Cuba o palmero», relata el músico que basa su relato en las cartas que se enviaron y se recibieron desde ambos lados del Atlántico.

Las voces de José Eduardo y Juan Francisco Martín, el tresero Yoriel Carmona, el guitarrista Carlos Marín, el clarinetista Juan Manuel Alemán, el bajista Rodolfo Fofi Lusson, además de Totó Noriega en el bongó, aportan el componente musical a este espectáculo que también se prevé estrenar en La Palma con posterioridad.

Noriega es un artista muy bregado. Llegó a Gran Canaria hace 14 años y, desde entonces, ha colaborado con muchas formaciones y artistas isleños, desde Taburiente a Mestisay, pasando por José Antonio Ramos, Totoyo Millares o José Vélez.

Su carrera musical se inició con el grupo Pancho Amat y el cabildo del son.

Su percusión ha acompañado a artistas como Pablo Milanés, Javier Colina, Frank Fernández o Santiago Auserón.

Otro proyecto en ciernes.

Gilberto Totó Noriega lleva cuatro años fraguando un proyecto musical que pondrá ritmo cubano a los temas más populares y festivos del cancionero canario. «Surgió escuchando Andrés, repásate el motor. Pensé: esto podría ser un buen son. Con tanta suerte que fuimos metiéndolo en vereda y salió», explica el artista que en esta propuesta ha contado con cuatro voces canarias; las de Candelaria González, Patricia Muñoz, Pedro Manuel Afonso y Ciro Corujo.

Con un repertorio terminado, Noriega prepara este montaje en el que se podrán escuchar temas como el arrorró de Valentina Hernández o La noche de Arguineguín con aire caribeño. En total, ocho músicos se han enrolado en este proyecto que une la tradición canaria y la cubana.