Concierto

Marea: «Esta gira demuestra que la gente tiene mucha hambre de rock»

01/11/2019

Ni el reguetón ni el trap. Nada logra quitar de en medio al rock and roll, un estilo que la banda Marea se empeña en mantener tan ibérico y lustroso como en los años 90.

Esta noche, los de Berriozar compartirán con sus seguidores grancanarios en el Gran Canaria Arena la fórmula rockera que los ha mantenido en la brecha desde hace más de dos décadas. «Muchas veces parece que el rock está en desuso, por detrás de otros estilos que han salido y que se ha quedado en segundo plano, pero nada más lejos de la realidad. El rock and roll está muy vigente. El público quiere grupos que les canten y les toquen de verdad. No quieren postureo, ni bandas y artistas que son flor de un día de verano. El rock debe ser sincero y honesto», subraya el guitarrista y productor de la banda David Díaz, alias Kolibrí, entusiasmado con el recibimiento que les ha brindado el público a su regreso a los escenarios tras siete años de ausencia. «Tuvimos una entrada en los 40 que más bien pareció que entrábamos en los 90», asegura el músico enumerando una serie de achaques, más o menos graves, que dejaron fuera de juego temporalmente al cantante Kutxi Romero; al batería, Alén Ayerdi, y a él mismo. «Todo hizo que se fuera demorando el disco», explica acerca del periodo de sequía que se terminó la primavera pasada, con la publicación de El azogue. «Esperar un poco más hizo que al final tuviéramos entre las manos un puñado de canciones maravillosas y las grabamos como quisimos», sostiene el guitarrista sobre un álbum que ya han presentado en 46 conciertos. «Llevamos una gira muy rodada, con un espectáculo muy guapo y un repertorio escogido al dedillo. Los que vayan van a disfrutar mucho. Estamos dos horas y media sobre el escenario», promete el músico.

La vuelta a la carretera les ha sentado muy bien. «No sabíamos cómo iba a ser, pero nunca hemos tenido miedo al escenario. Hemos sido bravos y vamos a tope. La reacción del público, desde el primer día de nuestro regreso, ha sido estrepitosa. Los números de la gira –añade– son apabullantes. El público tenía muchas ganas de Marea y la gira demuestra que la gente tiene hambre de rock and roll».

En las antípodas de esta satisfacción está el disgusto de ver cómo las bandas tributo se apropian de sus creaciones. «Se pueden ir a la mierda todos. Ya vale de marcas blancas. Los grupos tributo podrían extinguirse todos. Entiendo que haya una banda que homenajee a un artista que ya no exista, pero ¿a una banda en activo?», espeta Díaz, que no comprende qué placer pueden encontrar en interpretar canciones que no han sido capaces de crear. «La gente se da cuenta de que eso no tiene sentido, no se puede pagar para ver a un tío disfrazado con una barriga postiza. Es lamentable», dice el responsable de la producción de los últimos cuatro álbumes de Marea. «Hemos sido defensores de lo nuestro y prácticamente lo hacemos todo nosotros. En este disco ha sido igual. Nadie mejor que la banda sabe a dónde queremos llegar», dice Díaz sobre un grupo que, en todas sus giras, ha procurado hacer un esfuerzo para llegar a Canarias.

El guante de Robe

El líder de Extremoduro, Robe Iniesta, expresó hace unos años su deseo de girar con Marea. Algo que no se ha concretado pero que a los de Berriozar les ilusiona. «Nosotros estamos aquí porque ellos estuvieron antes. Extremoduro y Barricada son las fuentes de las que bebemos. Nos sentiríamos honrados de hacer algo con ellos», dice Díaz.