Esta canción te levantará el ánimo

07/04/2020

En tiempos de incertidumbres y malas noticias, siempre hay un momento para darle una alegría al cuerpo. Recluidos en nuestras casas y siempre atentos a la actualidad del dichoso coronavirus, los periodistas de CANARIAS7 te recomendamos una canción todos los días para coger fuerzas.

ETIQUETAS:

Porque es el momento de ser ‘valiente’. Esta canción de Vetusta Morla, una de las más conocidas de su primer álbum (’Un día en el mundo’), tiene un título idóneo para esta época que nos ha tocado vivir y que no esperábamos ni en nuestros peores sueños. Incluso en el ‘apagón’ hay que ser valiente y ser capaces de mantener la moral a raya, por nuestro bien y por el de los que nos rodean. Un tema que va creciendo en intensidad, que levanta el ánimo y hace menear el esqueleto al personal. Sea donde sea, en un concierto, en un bar, en casa con los amigos... Los placeres simples de la vida que anhelamos, pero que pronto podremos volver a sentir. Que ese pensamiento optimista sea el que nos haga fuertes.

Los Brazos - ‘Boogie’

Los Brazos es un grupo de rock que nació en 2011 y está compuesto por William Gutiérrez (compositor, guitarra y voz), Txemi Gandara (bajo) y Koki Chamorro (bateria). Han grabado cuatro discos fantásticos y sus directos son espectaculares. La canción que os propongo se llama ‘Boogie’, de su disco ‘Gas’, en una versión grabada en directo en uno de sus conciertos en el Kafe Antzokia, de Bilbao.

Bruce Springsteen - ‘Waitin’ on a sunny day’

La grabó casi a regañadientes. Llevaba tres años en el cajón y sólo había visto la luz en alguna prueba de sonido. Llegó a reconocer que era una de esas partituras que en más de una ocasión quiso convertir en bola de papel para encestarla en la papelera. Sin embargo, Bruce Springsteen incluyó su ‘Waitin’ on a sunny day’ en ‘The Rising’ (2002) y nació un punto de inflexión. Es la canción que utiliza para pasar de sus sentimientos más oscuros al fin de fiesta, al tramo estelar, jocoso e imparable de sus conciertos. Idioma universal del ‘Boss’ desde el amor: esperar un día soleado, espantar las nubes, asumir los días duros que siempre llegan. Hay que pasarlos.

Courteeners - ‘Better Man’

‘Otro día, otra lista de agradecimientos... recuerdo cuando nos besamos...’. No puede ser más adecuada la letra de esta fantástica ‘Better Man’ (de los injustamente poco conocidos por estos lares Courteneers, una de las bandas favoritas de Morrissey) para hacernos reflexionar en estos tiempos extraños sobre lo que fue y lo que vendrá. Sobre cómo todo puede dar un vuelco en un segundo, cómo la incertidumbre puede devorarnos, pero siempre nos queda la voluntad de ser mejores personas cada día. Con una melodía perfecta para desgañitarse en la ducha, además. No me dirán que no lo tiene todo.

Los Planetas

«Me he despertado casi a las diez y me he quedado en la cama más de tres cuartos de hora. Y ha merecido la pena. Ha entrado el sol por la ventana y han brillado en el aire algunas motas de polvo». Así, como canta Jota, deberían empezar todos los días. También estos tan raros que nos ha tocado vivir. Esta es una de esas canciones en las que quedarse a vivir para siempre. Uno está convencido de que durante los tres minutos y diez segundos que dura, entre guitarreos frescachones y subidones y bajonas emocionales, no puede pasar nada malo. Será por eso que estos días ando escuchándola en bucle. Visto lo visto, es más efectivo que una mascarilla. Ojo que no la recomiende la OMS.

‘Un buen día’ no es más que eso, la modestísima crónica de bajos vuelos de un día fetén. Es el reverso mundano, cervecero y granaíno de la preciosísima ‘Perfect Day’ de Lou Reed -que bonita es un rato largo, pero en serio, Lou, ¿quién repámpanos considera que un día perfecto pasa por ir al zoo a ver a unos bichos tristes y enjaulados y dejarse caer por el parque a beber sangría?-. ‘Un buen día’ habla de esos días fabulosos que no sabíamos valorar y que ahora echamos tantísimo de menos, en los que todo estaba razonablemente bien, cuando desayunábamos en el bar de abajo, bajábamos a tomarnos unas cañas con estos en los bares de siempre y te reías con ellos. Cuando, en cualquier garito, por infame que fuera, le pedías al camarero este temón de Los Planetas y te ponías a cantarlo, a berrearlo, borracho y sudoroso, enhebrado del cuello con un buen colega. Qué ganas de estar otra vez con Eric (y con Alberto y con David y con Héctor y con Rafa y con Igor y con Martin...) hasta las seis y meternos cuatro millones de... cañas. O de lo que se tercie.

The Pogues - ‘If I Should Fall From Grace With God’

Miedo da lo que podría haber hecho Shane MacGowan, el cantante de los Pogues, si hubiese tenido que pasar una cuarentena en sus tiempos mozos: su régimen etílico no parece lo más recomendable para sobrellevar estos días de confinamiento. Otra cosa es su música, ese folk irlandés pasado por el filtro del punk que tantas joyas nos ha dejado. En el repertorio de los Pogues abunda lo sentimental, como ‘Fairytale Of New York’, y también las explosiones de alegría borrachuza, como ‘Fiesta’, pero vamos a escoger un camino intermedio con ‘I Should Fall from Grace with God’. Es una canción de despedida de alguien a quien «ningún doctor puede aliviar», pero no tiene pinta de deprimir a nadie. A mí me trae recuerdos de noches de fiesta, de bailes desenfrenados y de conciertos inolvidables. Vamos, de esas cosas que haremos al salir de esta con más ganas que nunca.

Creedence Clearwater Revival - ‘Have you ever seen the rain?’

No sé a vosotros, pero se me hace muy extraño comportarme como en los días de lluvia cuando veo el sol brillar por la ventana. La contradicción me recuerda al tema ‘Have you ever seen the rain?’, de la Creedence Clearwater Revival. Ya podemos responder que sí a su pregunta. Últimamente, estamos viendo llover en un día soleado. Ya queda un día menos para que escampe.

Gloria Gaynor - ‘I will survive’

Puede que suene muy previsible, pero no hay canción que me anime más. Es el tema más divertido y vital que conozco. De siempre. Posiblemente desde que la escuché la primera vez, que no sé ni dónde ni cuándo. Quizá en verano y en Villasuso de Mena, mi pueblo favorito. Era un niño. Pero pasan los años y es imposible oírla y no tararearla o que se me vayan los pies. Jamás me canso de esta canción. Gozo cada vez que la escucho. Huelga decir que apasiona ‘I will survive’.

Su título lo dice todo. Más en días tan inciertos, inquietante y tristes como los que corren.

No es la canción más alegre del mundo, pero te pone las pilas. La letra, aunque no lo parezca, tiene mucho que ver con la situación que vivimos. Dickinson y sus chicos aluden al exterminio de los pueblos indios en Norteamérica, en ‘Run to the Hills’. Se ponen en la piel de los nativos, cuentan cómo lucharon y ganaron mientras fue posible, pero llegó un enemigo al que ya no supieron hacer frente. Ahí, solo quedó una opción, correr a los altos, correr por sus vidas. Alejarse del peligro... Confinarse, que diríamos en los tiempos del coronavirus.

Y esa es la razón de pensar en esta canción, que triste y dura, nos anima a luchar, escondiéndose en casa si es lo que se necesita, pensar en nuestras vidas y las de los seres queridos y recordar que el terreno que se pierde en la batalla siempre puede volver a recuperarse.

Fairground Attraction - ‘Perfect’

Este es un tema que me recuerda veranos de adolescencia, de largos paseos en bici y despreocupación. Siempre un referente del buen rollo que necesitamos en días que se tuercen. La vida es muy corta para juegos tontos, dicen los escoceses. ‘Perfect’ es uno de los temas que no falta en mi lista para estos días de confinamiento. Jornadas en las que nos recomiendan hacer ejercicio para mantener en forma el cuerpo y la mente. Aquí mi opción es bailar, y hacerlo como si nadie le mirase, todo le diese igual y usted fuese la reina o el rey de la pista. No necesita mucho espacio y libera dopamina. Les dejo la mía por si les inspira.

Madness - ‘Our House’

En un momento en que todo gira entorno a nuestra casa, he elegido la canción ‘Our House’ del grupo Madness para poner sintonía al día a día. Para animar a todos a quedarse en casa porque, tal y como dice esta banda británica, es nuestro castillo, nuestra fortaleza. Y eso es lo que tenemos que tener muy presente para luchar contra el coronavirus.

Buzzcocks - ‘Ever Fallen In Love’

Se suele decir que el objetivo del punk era demoler todo lo anterior para implantar un nuevo orden, pero es mentira gorda: grupos como los Ramones, los Undertones y los Buzzcocks poseían la fórmula maestra para hacer pop, con canciones redondas que combinaban melodías de caramelo y enérgicas guitarras. Una ‘playlist’ con esas tres bandas resulta ideal para animar cualquier ambiente (sea baile de bodas, congreso de científicos o cuarentena por coronavirus), pero, como hay que elegir, nos quedaremos con el gran clásico de los terceros: «¿Te has enamorado alguna vez de quien no deberías haberte enamorado?», nos preguntan los Buzzcocks en este himno irresistible.

Prefab Sprout - ‘The King of Rock ‘n’ Roll’

Optimismo en vena. Pronto se descubrirá cantando este pegadizo estribillo que parece haber sido compuesto en el vigésimo quinto día de aislamiento: «Perrito caliente, rana saltando, Alburquerque». Para evadirse de la realidad, a veces, lo mejor es abrazar la locura. Pistacho.

Queen - ‘Somebody to love’