El amor al teatro une a Bernstein y Puccini

09/03/2018

Mediante una dirección escénica en la que Alfonso Romero plasma su «amor al teatro», la 51ª temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus representa en el teatro Pérez Galdós, en una misma función, las óperas Trouble in Tahití, de Leonard Bernstein, y Gianni Schicchi, de Giacomo Puccini.

El italiano Giacomo Puccini compuso en 1917 la ópera cómica Gianni Schicchi, tercera y última entrega de El Tríptico, piezas inspiradas en pasajes de la Divina comedia de Dante. Nada tiene en común esta obra con Trouble in Tahití, ópera también de breve duración que compuso en 1959 el norteamericano Leonard Bernstein.

Ante el encargo de la asociación Amigos Canarios de la Ópera (ACO) para que se representen en la misma función dentro de la 51ª temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus, el director de escena Alfonso Romero comenzó a idear un nexo de unión.

«El amor por el teatro» de este director de escena madrileño es el culpable de que estas dos piezas se desarrollen bajo una cierta unidad sobre el escenario del teatro Pérez Galdós durante las funciones previstas para los días 13, 15 y 17 de marzo, a partir de las 20.30 horas.

«Ha sido un reto enorme intentar entrelazarlas y darles una cierta continuidad. Las dos se desarrollan a partir de mi amor hacia el teatro, hacia el escenario, los tramoyistas, los eléctricos... como un homenaje a esas pequeñas compañías que tanto se esfuerzan», reconoce Alfonso Romero durante la presentación de estas dos óperas.

Desarrolla esta idea al situar la acción de Trouble in Tahití en el teatro Buoso Donati, cuyo propietario acaba de morir. Así, se desencadena la historia pergeñada también por Bernstein dentro de una escenografía «con un teatro dentro del teatro», mientras el espectador descubre la vida que se desarrolla detrás del escenario, en el backstage.

Gianni Schicchi, que arranca a partir de la muerte de Buoso Donati, se desarrollará en el Pérez Galdós como si fuera «la capilla ardiente de Buoso Donati», el propietario de ese recinto escénico por cuyas entrañas ya ha transitado el espectador en la ópera de un solo acto con siete escenas, que Bernstein estrenó el 12 de junio de 1952, en Waltham.

La mezzosoprano Ana Ibarra, que asume el rol de Dinah en Trouble in Tahití, y el de Zita en Gianni Schicchi, destacó que este hilo argumental ideado por Alfonso Romero ha supuesto un respiro para todo el elenco de esta coproducción de ACO con la Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria y el patrocinio del grupo Lopesan.

«Cuando Ulises Jaén [director artístico de ACO] me ofreció este montaje me asustó un poco tener que dar vida a dos personajes tan distintos y complejos con 20 minutos de descanso entre uno y otro. Pero el trabajo de la dirección escénica nos ha hecho la mitad del trabajo, porque ahora es como si se tratase de un personaje grande en vez de dos diferentes», apunta.

El barítono Toby Girling también destaca «el esfuerzo mental» que implica dar vida a Sam en la pieza de Bernstein y a Betto di Signa en la Puccini, aunque este «puente escénico» le ha facilitado mucho las cosas.