Carlos Varela: «El desencanto es una epidemia, también en Cuba»

Hace muchos años que Carlos Varela no actúa en Canarias, un lugar donde, de la mano de Silvio Rodríguez, grabó su primer disco, Jalisco Park, hace ya 30 años. Sin embargo, los lazos que trabó con músicos isleños siguen vivos y se podrán apreciar en el concierto que ofrecerá este viernes, 18 de octubre, en la plaza del Pilar Nuevo de Vegueta.

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

«Después de grabarlo, estuve girando por las islas y conocí a mucha gente, Mestisay, Taller Canario... Luego regresé un montón de veces, pero hace 20 y tantos años que no venía», comenta el músico que en el recital repasará su dilatada trayectoria musical y ofrecerá algunos temas del disco que acaba de grabar, El grito mudo. «Ese tema está inspirado en una historia real, en la carta de una niña de Murcia que se suicidó por el ciberbulling, una epidemia que sufren miles de niños en soledad», explica el músico que compartirá el escenario con Olga Cerpa de Mestisay. «Nos conocemos hace más de 30 años. Mestisay va mucho a Cuba», afirma Varela, que dice sentirse en Canarias como en casa, mucho más cómodo que en Estados Unidos donde ha girado con músicos como Dave Matthews. «Desde que Donald Trump quitó la embajada cubana, hay que ir a un tercer país para pedir la visa, para los músicos cubanos es cada vez más complicado viajar a ese país. Yo he podido ir tanto solo como con mi banda a Miami y a otras ciudades», explica el músico que, cuanto más viaja, más similitudes aprecia entre las personas. «Mis primeras canciones eran fotográficas, retrataban Cuba. Con los años aprendes a ver el lado universal de las cosas», apunta sobre su evolución.

Asegura que no usa la poesía para ocultar el sentido de sus letras y que siempre se ha sentido libre al hacerlas. «Es verdad que estuve censurado en mi país mucho tiempo. La mitad de músicos y cineastas de mi generación se fueron de Cuba, pero yo preferí regresar. No soy un héroe por eso», comenta sobre su situación en la isla. «Nadie me dice lo que tengo que cantar, pero eso no significa que me dejen cantar en cualquier sitio. Eso es un problema de los que dirigen el país», sostiene el cantautor que ha abordado de forma reiterada la herida migratoria del país, un dolor que comparten las familias cubanas de la isla y en el exilio.

Otra particularidad de Varela es que su música no parte de la tradición caribeña. «Me encanta el son y la salsa, pero no es lo que hago. Crecí con amigos con los que hacíamos antenas ilegales para escuchar las emisoras del norte, la música del enemigo. Esa ansiedad se nota en el pop y el rock de mis canciones, pero fundamentalmente hago baladas», dice este heredero de la Nueva Trova cubana que ha compartido tablas con Silvio Rodríguez y sigue haciéndolo con Pablo Milanés.

Respecto a la situación de Cuba dice que «el desencanto ha ganado la partida, igual que en el resto del mundo» y que el socialismo era «un maravilloso guion con una desastrosa puesta en escena». Su deseo es que la gente pueda desarrollar su talento y su creatividad sin salir de la isla. «Ojalá dentro de un año tenga otra entrevista y te cuente que la gente está regresando a Cuba. Ese es mi sueño».

Músicos canarios.

El cantautor celebrará los 25 años de su gira española Como los peces en la plaza del Pilar de Vegueta, este viernes, a las 21.00 horas. Lo hará acompañado de los músicos isleños Domingo Saavedra (piano) y Jaime del Pino (bajo), además de con el violinista cubano Ismel Leal y la colaboración de la cantante Olga Cerpa.