Domingo Miras. / RC

Muere Domingo Miras, el dramaturgo preocupado por la libertad

Entre sus obras más conocidas figuran 'Gente que prospera', 'Nivel de vida', 'La sal de la tierra', y otras inspiradas en temas clásicos, como 'Egipto' y 'Penélope'

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Domingo Miras Molina, dramaturgo y Premio Nacional de Literatura Dramática, murió ayer a los 87 años, en Campo de Criptana (Ciudad Real), localidad natal de Miras cuyo consitorio anunció que le nombramiento como 'Hijo Predilecto'. Entre sus obras más conocidas figuran 'Gente que prospera', 'Nivel de vida', 'La sal de la tierra', y otras inspiradas en temas clásicos, como 'Egipto' y 'Penélope'.

Nacido en 1934, Miras fue lector voraz de los clásicos desde su infancia,. Se licenció en derecho e inició en 1971 su carrera literaria con 'Una familia normal', con la libertad como el tema central de sus obras y analizando cómo se pierde cuando se está a punto de alcanzarla.

Su producción teatral se articuló en tres ramas: los dramas realistas, los históricos y el teatro de core mitológico. Los marginados y los seres anónimos, víctimas de la injusticia y del peso de la historia, solían protagonizar sus piezas. Una dramaturgia que se caracterizó por el recurso a distintas técnicas, pasando del realismo y el surrealismo al realismo mágico.

Coetáneo y amigo de Antonio Buero Vallejo, el premio Cervantes alcarreño prologó alguna de las obras de Miras, muchas traducidas al italiano y representadas en Alemania e Inglaterra. Realizó numerosas adaptaciones escénicas de obras de Chéjov,de Lope de Vega, Calderón, Sófocles o Esquilo. Refundió cuatro entremeses del Siglo de Oro bajo el título 'Por orden del señor alcalde', adaptó para los niños 'El diablo cojuelo' de Luis Vélez de Guevara, y creó distintas versiones del 'Caballero de Olmedo'

Ganador de los grandes premios teatrales como el Lope de Vega (1975) o el Tirso de Molina (1980) en 2000 mereció el Premio Nacional de Literatura Dramática