El complejo El Abanico, de Manuel de la Peña, visto por Fachico en 1965. / C7

Dos modernos y un destino turístico

Exposición. La Galería de Arte del rectorado de la ULPGC acoge desde hoy y hasta el 23 de junio la muestra fotográfica y arquitectónica 'Fachico y De la Peña, convergencias modernas'

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Para crearse puede tener una visión moderna o clásica. Se trata de apostar por la experimentación y las últimas tendencias o seguir los caminos ya transitados y por lo general más seguros que generan un beneplácito más generalizado. El arquitecto Manuel de la Peña optó por la modernidad y las tendencias más innovadoras y transgresoras que imperaban en su época para comenzar a dar forma a las primeras construcciones turísticas del Sur de Gran Canaria. Para capturar sus creaciones contó con una mirada tan moderna o más que la suya, la de Francisco Rojas 'Fachico'.

Aquella fructífera conexión entre el arquitecto y el fotógrafo autodidacta con alma de artista cobra vida ahora de la mano de la exposición 'Fachico y De la Peña, convergencias modernas', que desde esta tarde, a partir de las 19.00 horas, y hasta el próximo 23 de junio, ocupa la Galería de Arte del rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Esta exposición, que en otoño recalará en la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, está comisariada por la asociación Axioma. Laboratorio de mediación artística, se suma a los actos previstos para poner en valor la figura y las creaciones de este arquitecto madrileño. «Vino a la isla para conectar con la modernidad y para utilizar el turismo para la experimentación y el progreso», defiende Gemma Medina, que comisaria la muestra junto a Odesa Campos.

Los orígenes

Además de poner en valor el talento de Fachico y De la Peña, esta muestra que cuenta con el apoyo de la Fedac y de la Escuela de Arquitectura de la ULPGC y del Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria, tiene un valor de descubrimiento histórico, sobre todo para las nuevas generaciones. «Nos acerca al Sur de la isla antes y durante el boom turístico de los años 60», destaca Cristina Roca, vicerrectora de Cultura, Deportes y Activación Social de los Campus de la ULPGC.

Fachico y De la Peña entraron en contacto por iniciativa del segundo. «Le propuso que hiciera fotos de sus edificios y después que pasara a formar parte de su estudio, que era multidisciplinar. De la Peña quería una mirada crítica, donde la imagen sería fundamental para el turismo. Apostaba por una arquitectura moderna como objeto de consumo y deseo», comenta la comisaria Gemma Medina.

Esta perspectiva del arquitecto se ajustaba como un guante a la figura de Fachico, porque se trataba de un fotógrafo que «dominaba el lenguaje publicitario y eso es el sueño de cualquier arquitecto», según Medina.

Tras fotografiar con estilo y con una visión artística el Poblado de San Fernando, Fachico se metió a De la Peña en el bolsillo y el trabajo conjunto se extendió durante más de una década.

Dos hitos

Dos hitos cimentaron aquella conexión. Por un lado, el Concurso Internacional de ideas Maspalomas Costa Canaria promovido por Alejandro del Castillo y organizado por Manuel de la Peña, que fue determinante para la transformación de aquel inmenso espacio natural que, con mayor o menor fortuna, según los casos, se ha convertido en el motor turístico y económico que hoy conocemos.

Algunas imágenes que se exhiben en la muestra. / c7

La exposición incluye fotografías tomadas por Fachico de inmuebles como los Apartamentos Buenavista, el Hotel Folías, el Templo Ecuménico, los poblados San Fernando y Fanabé, los apartamentos Nueva Suecia y Los Caracoles, El Abanico en Playa del Inglés o el Costa Canaria en San Agustín.

«Algunas de las construcciones originales de Manuel de la Peña ya no existen y otras están totalmente modificadas», aclara la comisaria que subraya el valor de sus propuestas. «Fue el paradigma de arquitecto moderno en su época», destaca sobre quien se preocupaba por «el paisaje» y bebía de las mismas corrientes que colegas del prestigio de Richard Neutra y Mies van der Rohe, entre otros.

La carpeta

El segundo hito fue la carpeta del estudio De la Peña, diseñada por Enric Satué en 1972 para describir la producción de esta empresa y cuyas imágenes llevaban la firma de Fachico. «Lo que diferencia su fotografía es su visión estética, fruto de su conexión con los grupos de vanguardia del momento, entre los que figuraban César Manrique, Manolo Millares, Martín Chirino o Pepe Dámaso», aclara Gemma Medina.

En uno de los apartados de la muestra se incluyen imágenes de Fachico o tomadas por él que figuran en su archivo y que muestran su estrecha relación con los creadores más adelantados de la época en las islas. Y es que 'Fachico y De la Peña, convergencias modernas' también guarda un espacio para situar al visitante en la forma de trabajar de este fotógrafo, cuyo archivo cuenta con unas 243.000 imágenes.

Dentro de una vitrina figura su cámara Leica y varios de los objetivos que utilizaba, las revistas fotográficas que leía y que le ayudaron a acentuar su manera artística y creativa de capturar el mundo que le rodeaba, así como algunos de los contactos con los que trabajó tras pasar por el cuarto de revelado.

Junto a las construcciones más significativas de ese Sur que comenzaba a abrirse al turismo de masas, la exposición también incluye fotografías de Fachico de construcciones diseñadas por De la Peña en otros enclaves grancanarios, como es el caso del Real Club Náutico, el Mesón de la Montaña de Arucas, el Jardín de Infancia o el albergue de Arinaga.

Este viernes, el 20 de mayo y el 3 de junio se llevarán a cabo visitas guiadas por la muestra, siempre a partir de las 18.00 horas.