Manel Loureiro en Santiago de Compostela.

Manel Loureiro cubre de misterio el Camino de Santiago

Resuelve en la Ruta Jacobea una intriga que conecta Compostela con el espionaje soviético y el trafico de armas. «Mi gran reto es entretener al lector y llevarlo en una montaña rusa de emociones», dice el autor de 'La ladrona de huesos»

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Santiago de Compostela

«Es un desafío a la inteligencia del lector, a quien aspiro, sobre todo, a entretener». Así presenta Manel Loureiro (Pontevedra, 46 años), 'La ladrona de huesos' (Planeta), un 'thriller' ambientado en el Camino de Santiago y que este martes llega a las librerías. El narrador gallego vuelve a mezclar intriga y muchos misterios en su octava novela, una historia en la que espías, robos imposibles, mentiras y engaños se entrecruzan. Resuelve en la Ruta Jacobea una compleja aventura que protagoniza una mujer víctima de un chantaje que tendrá solo siete días para robar los huesos del apóstol Santiago, custodiados en un cripta bajo extremas medidas de seguridad. En su neblina mental se mezclarán la catedral compostelana, el KGB soviético, el amor y el tráfico de armas.

«El Camino de Santiago tiene un halo mágico. Todos los que se han animado a recorrerlo hablan de la experiencia transformadora que ha supuesto para ellos», explica Loueriro en la cima del Monte do Gozo. En ese punto mágico desde el que los peregrinos divisan por primera vez la catedral Compostelana, el escritor reunió a un nutrido grupo de periodistas para presentar su novela y cubrir a pie los últimos kilómetros del Camino.

Quiere que su novela surta en el lector mismo efecto transformador que el Camino en el alma del peregrino. «Todo está pensado para que se sumerja de tal manera en la trama que nunca podrá adivinar qué va a suceder en el siguiente episodio, y para que se olvide del mundo real hasta llegar a la última página», precisa.

Como con 'La Puerta', la novela anterior de Loureiro, Galicia, su clima, su gente y su paisaje «son otrra vez el escenario ideal para contar esta historia». «El reto era hacerlo en el Camino y entreteniendo al lector que es mi gran pasión, llevándolo en una montaña rusa de emociones», insiste.

Planificación cuidadosa

Laura Plaza, la protagonista, se enfrenta a un dilema «aparentemente imposible», explica su autor marchando hacia Compostela. Tras ser víctima de un salvaje atentado en el santuario de Guadalupe, en México, pierde completamente la memoria y es incapaz de recordar nada. Solo el cariño de Carlos Posadas, el médico que la salvó y del que está enamorada, le ayuda a percibir destellos de su misterioso pasado.

Durante una cena en un albergue del Camino, Carlos desaparecerá de forma inexplicable y sin dejar rastro. Una llamada al móvil anunciará a Laura que si quiere volver a verle con vida deberá aceptar un peligroso reto de insospechadas consecuencias: robar las reliquias del Apóstol en la catedral de Santiago. «A medida que avance en el Camino irá recuperando piezas de su memoria y el lector entenderá por qué está allí, cuál es su objetivo y cómo ha acabado en esa situación», explica el autor recorriendo los tejados de la catedral de la que se sustrajo el Códice Calixtino.

Es una obra de ficción, «pero muchas de las cosas que se cuentan y de los escenarios son reales», destaca Loureiro, que ha realizado un trabajo de investigación de año y medio. «He visitado lugares cerrados al público desde hace décadas, me he sumergido en viejos archivos y rebuscado en la escasa información que existe sobre los centros secretos de formación de espías de la antigua Unión Soviética», cuenta. Y es que la maltrecha memoria de Laura retorna a su infancia en Madrid, su paso por el Moscú soviético bajo la tutela del espía Mijaíl Tarasov, y su fatal estancia en México. Arabia Saudí y Suiza, dos eslabones del tráfico de armas, son también escenarios en la compleja trama.

Es una historia coral, con un sinfín de personajes y con numerosos saltos temporales. «Necesité una cuidadosa planificación para que cada descubrimiento llegara al lector el momento justo y desvelara los secretos de la historia al mismo tiempo que a los protagonistas». «Como en todo buen 'thriller', había que hacer encajar todas las piezas del relato de forma muy sutil. Eso solo se consigue planificando muy bien el ritmo y la estructura» explica Loureiro. A pesar del esfuerzo, confesa haberlo pasado «muy bien» escribiendo esta novela que alterna «momentos de pánico y duda, de sensación de revancha y sobre todo mucho, mucho misterio».

Fenómeno viral

Abogado, escritor, guionista y presentador de televisión, además de articulista y comentarista, Loureiro se dio a conocer en internet con 'Apocalipsis Z'. Lo que comenzó como un 'blog' se transformó en un fenómeno viral con más de un millón y medio de lectores 'on-line' publicado por Editorial Dolmen como novela en 2008. La reeditó en 2010 Plaza & Janés, sello en el que también aparecieron 'Los días oscuros' y 'La ira de los justos', que completaban la serie. Ya fichado por Planeta publicó 'El último pasajero', su gran 'best seller', con el que consiguió entrar en las listas de los libros más vendidos de Estados Unidos, 'Fulgor' y 'Veinte'. Su novela anterior, 'La Puerta', cosechó más de 100.000 lectores.

Es Loureiro uno de los pocos autores españoles actuales que ha superado la barrera de los 200.000 ejemplares vendidos en EE UU, junto a Juan Gómez-Jurado, Javier Sierra o Carlos Ruiz Zafón. Su neva novela llega este miércoles a las librerías con una edición de 50. 000 ejemplares.

Temas

libro