Jorge Maronna, Martín O'Connor, Tomás Mayer Wolf, Roberto Antier, Horacio Tato Turano y Carlos López Puccio. / Borja Sánchez-Trillo / Efe

Les Luthiers, como el buen vino

La formación argentina inicia el 1 de octubre una gira por España con el espectáculo 'Gran reserva', una antología de algunas de sus mejores piezas a lo largo de sus 55 años de historia

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

«Prometemos que es el último recopilatorio que hacemos. Es el tercero y, de todos, es el más aburrido y largo. Solo tiene dos chistes, lo que es todo un mérito para las dos horas de actuación. No, en serio, es un espectáculo muy bueno y, de las tres antologías que hemos hecho, es la que más me divierte», bromea Carlos López Puccio con su habitual sorna en la Casa de América de Madrid. No es la mejor carta de presentación para la gira que Les Luthiers inicia por toda España a partir del 1 de octubre, pero sí es única, al igual que el grupo cómico musical que desde hace más cincuenta años llena de risas los auditorios de medio mundo.

Les Luthiers vuelven a la carga con 'Gran reserva', un espectáculo que deja claro que, como el buen vino, estos orfebres de la palabra e ingenieros ingeniosos de la música y los instrumentos imposibles mejoran con los años. «Es bonita, divertida y variada en todos los sentidos», coincide Jorge Maronna, el otro integrante histórico de la formación, presente en la banda desde su fundación. «Yo entré dos años después, sí, pero a él lo llevábamos de la mano», contrarresta López Puccio.

Ahora bién, ¿qué es lo que se va a poder ver en 'Gran reserva'? Cuenta Maronna que de las tres antologías, esta es la que tiene más piezas antiguas, de los ochenta y los noventa. «Creo que han envejecido muy bien y se mantienen en buen estado, a pesar de que con tantos cambios sociales hoy uno desconfiaría de una pieza de humor que tenga más de dos años o tres», apunta a sus 74 primaveras. López Puccio, «decano etario» de la formación -cumplirá 76 años en octubre-, va más allá: «Nosotros nos jactamos normalmente de la atemporalidad de nuestro humor. Tratamos de trabajar siempre con material no perecedero, que tenga más que ver con el ser humano que con las circunstancias que lo rodean como la política, la economía o la portada de un periódico. Creo que esa es una de las razones que hace que nuestro humor permanezca a lo largo de más de cinco décadas». La otra, reconoce, es que han echado mano de obras «muy remotas». La gente se sigue divirtiendo «porque quienes las vieron en el estreno ya no existen, así que todos se asombran casi como si fuera una novedad».

Entre las piezas que forman parte del espectáculo se encuentran 'La balada del 7º regimiento', 'San Ictícola de los peces', 'Entreteniciencia familiar', 'La hora de la nostalgia' o 'Música y costumbres de la isla de Makanoa'. Pese a todo, explica Martín O'Connor, «hemos recurrido a un buen cirujano estético para rejuvenecerlas un poquito, así que los fanáticos que se saben las letras de memoria pueden encontrar algunos cambios que no se esperaban».

Como no podía ser de otra manera, durante la presentación también hubo espacio recordar las figuras de Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich, dos de los integrantes ya fallecidos. «Fueron dos pérdidas tremendas, tanto en lo artístico como en lo afectivo. Eran cómplices, amigos, compinches... Les echo más de menos en la vida que sobre el escenario», se sincera López Puccio. La formación, por cierto, ha aprovechado la pandemia para trabajar en un nuevo espectáculo, el primero en catorce años, que se estrenará a final de año en Argentina, pero que a buen seguro saltará el charco con posterioridad. «Representamos, y lo digo con orgullo, una especie de puente cultural entre España y Latinoamérica porque ademas sentimos que España es nuestra segunda casa desde hace muchos años», afirma López Puccio.

Con tantos años a sus espaldas, ¿cómo es posible que mantengan la frescura y la espontaneidad sobre el escenario? «Creo que el arte es justamente que lo que hacemos en el escenario parezca espontáneo, el mayor trabajo es fingir esa espontaneidad. Los espectáculos de Les Luthiers están minuciosamente planeados y probados y el toque permanente tiene que ser que parezca que está ocurriendo en ese momento, los errores, los tropiezos... El público, tiene que ser complice, por supuesto, pero tiene que creer que es espontáneo», asegura López Puccio. Por su parte, Roberto Antier afirma que el problema del actor siempre ha sido que «el personaje no sabe lo que va a pasar, pero el actor sí». «El gran cariño que le tenemos al material es lo que nos ayuda a fingir eso y no anticiparse. Nos gusta y nos divierte tanto, que recorrer cada noche el material es un placer». Una pregunta más: ¿Se puede vivir la vida sin humor? «Yo conozco varios casos, pero ¿eso es vida?», responde Antier.

Próximas fechas

  • Gijón 1 y 2 de octubre, en el Teatro Jovellanos

  • Oviedo 5, 6, 7 y 8 de octubre en el Auditorio Palacio de Congresos Príncipe Felipe

  • Girona 11 y 12 de octubre, en el Auditorio de Girona

  • A Coruña 14, 15 y 16 de ocubre, en el Palacio de la Ópera

  • Salamanca 18 y 19 de octubre, en el Centro de las Artes Escénicas y de la Música

  • Vigo 21, 22 y 23 de octubre en el Auditorio y Palacio de Congresos Mar de Vigo

  • Madrid Del 31 de mayo al 11 de junio de 2023, en el Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío