La lluvia, un castigo más para el Museo Néstor

Inundaciones y caída de cascotes